ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Octavio Paz y los partidos políticos

partidos

Paz comprendió con mucha perspicacia que el gran instrumento para la transformación social en el siglo XX no iban a ser los sindicatos, de los que pudo pensarse que constituirían “la rebelión del proletariado organizado democráticamente”, sino los partidos políticos, “agentes efectivos de casi todos los cambios operados después de la primera Guerra Mundial”.

Y también definió al partido único de los países comunistas como “secta cerrada y omnipresente”, instrumento para la sacralización del Estado y la divinización de los jefes.

Transcurrida una década del siglo XXI, los partidos políticos de los países democráticos aspiran a representar el papel de los partidos únicos del pasado comunista.

Vivir para ver.

 

Cfr. El laberinto de la soledad, Madrid, Cátedra, 2007, pp. 333-336


Deja un comentario

Cien años de Octavio Paz

paz

El próximo 31 de marzo se cumplen cien años del nacimiento de Octavio Paz.

A nadie se oculta que, como ocurre en la vida de todo hombre, la existencia de Paz está entreverada de luces y de sombras, de coherencias y de pasos atrás.

Hoy nos quedamos con lo mejor de Octavio Paz, autor de una obra maestra –El laberinto de la soledad– y de poesía de altísima calidad.

En próximas entradas glosaremos pasajes laberínticos. Hoy nos quedamos con el siguiente poema:

 

México: Olimpiada de 1968

La limpidez

(Quizá valga la pena

escribirlo sobre la limpieza

de esta hoja)

no es límpida:

es una rabia

(amarilla y negra

acumulación de bilis en español)

extendida sobre la página.

¿Por qué?

    La vergüenza es ira

vuelta contra uno mismo:

                              si

una nación entera se avergüenza

es león que se agazapa

para saltar.

(Los empleados

municipales lavan la sangre

en la Plaza de los Sacrificios.)

Mira ahora,

manchada

antes de haber dicho algo

que valga la pena,

la limpidez.