ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


2 comentarios

Manuel Ferrer Muñoz. Indagando en el curriculum académico de un miembro correspondiente de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Algunos lectores del blog han expresado su sorpresa y admiración por la heterogeneidad de temas tratados en los libros en que Naranjo Toro, designado hace dos años miembro correspondiente de la Academia Nacional de Historia del Ecuador, comparte autoría con otros. Es importante que los más ingenuos de esos lectores estén advertidos y no piensen que se las ven con un hombre de amplio saber, una especie de genio del Renacimiento redivivo, pues la realidad es menos romántica: simplemente se trata de estudios realizados por otros autores que, por razones oportunistas, invitaron a Naranjo a que sumara su firma a la portada de sus libros como coautor, cuando no fue el propio Naranjo quien sedujo a los verdaderos autores con ofrecimientos de dudosa ética profesional, si accedían a incorporar su nombre como uno de los autores.

La foto que preside este texto reproduce una síntesis curricular de la peregrina trayectoria académica de Naranjo Toro, incluida en un libro publicado en 2019 con el título Vivienda vernácula de Chalguayacu, que recoge su tesis de doctorado. Curiosamente, el texto aparece suscrito también por su directora de tesis, Diana María Cruz Hernández, de la Universidad de Oriente, Cuba: y no deja de resultar inusitado que la directora de una tesis doctoral figure como coautora del libro en que se plasmó una tesis doctoral realizada bajo su dirección.

Basta una lectura rápida de los cinco párrafos de esa síntesis curricular de Naranjo Toro para captar el pintoresco recorrido pseudo académico de un licenciado en ‘Filosofía y ciencias socioeconómicas’, que parece manejarse con idéntica soltura tanto en investigación educativa y didáctica de la educación ­ -de la que es ‘Posdoctor’ (novedosa titulación académica)- como en ‘ciencias sobre arte’.

El ejercicio por Naranjo Toro de la vicepresidencia de la Asociación de Facultades Ecuatorianas de Filosofía y Ciencias de la Educación, que no se caracteriza precisamente por su dinamismo, no parece que le haya supuesto excesivos desvelos, por lo que su inclusión en el resumen curricular no añade muchos merecimientos a su carrera académica.

La alusión en ese curriculum al supuesto liderazgo académico y político de Naranjo Toro no puede estar más fuera de lugar; como también resultan conmovedores, aunque ajenos a una trayectoria académica convencional, sus desvelos por lo deportivo y el desarrollo social, y sus acciones filantrópicas en favor de los grupos vulnerables.

Como síntesis provisional de la síntesis habría que concluir que en el curriculum de Naranjo Toro sólo hay humo e inconsistencias; y que, por supuesto, no hay ningún argumento que sustente su condición de miembro correspondiente de la Academia Nacional de Historia del Ecuador.

La reseña del libro donde se inserta este resumen curricular de Naranjo Toro revelaría nuevas miserias que no viene al caso exhibir. Bastará de momento repasar la bibliografía de Vivienda vernácula de Chalguayacu para verificar que Naranjo cita como libros de su personal y exclusiva autoría algunos que han escrito investigadores que le invitaron a incorporar su firma como coautor, y que incluye títulos de su supuesta autoría que no aparecen en ningún elenco bibliográfico, como sería el caso de Los afroecuatorianos de los pueblos del Chota, Salinas y La Concepción siglos XVI y XVII (Ibarra, 2016), retirado de la página web de la Universidad Técnica del Norte -UTN- (https://www.utn.edu.ec/wp-content/uploads/2021/07/Dr.-Miguel-Naranjo.pdf), sin ninguna explicación.

Conclusión: si el actual rector de la UTN estaba al corriente de esas mañas de quien es vicerrector académico de la institución, es cómplice de una mentira formidable; y, si desconocía esas circunstancias -lo que resulta poco verosímil-, debería ponerlas en conocimiento de la Academia, instando la retirada de su designación como miembro correspondiente. Por supuesto, tendría que apartar a Naranjo del Vicerrectorado Académico de la Universidad, que, con esa carga delictiva a sus espaldas, desprestigia y envilece.


2 comentarios

Manuel Ferrer Muñoz. Rechazo de los nombramientos de Académicos de la Historia de algunos docentes de la Universidad Técnica del Norte (Ibarra, Ecuador). Dos años de oprobio institucional

En diciembre de 2019, hace ya dos años, Diario el Norte de Ibarra informó de que el PhD Miguel Posso Yépez había pasado a formar parte de la Academia Nacional de Historia, en la condición de miembro correspondiente. Junto a él, refería el mencionado periódico, ingresaron otros cuatro miembros de la Universidad Técnica del Norte (UTN). Hasta ahí, bien; a medias, por cuanto sorprende que pueda cultivarse la historia en territorio hostil, como es el de la UTN: el mismo Miguel Posso debería obrar milagros si, como resulta obligado en un investigador que se proponga profundizar en el conocimiento de la historia, quiere consultar documentación de archivo; porque los obstáculos que impiden la realización de esta tarea son innumerables y casi insuperables. De otra parte, no obstante su talento y su valía personal, el perfil investigador de Miguel Posso en el ámbito de la historia dista mucho de lo que cabe esperar de un académico de la historia, por cuanto su formación no es de historiador y la mayoría de sus trabajos incursionan en otros ámbitos, y no en el de la historia.

Algunos nombres de los otros cuatro nuevos académicos rechinan como meritorios acreedores a un reconocimiento de tanta trascendencia como el conferido en diciembre de 2019. Si bien la formación de Raúl C. Cevallos tampoco es la de historiador, sí ha llevado a cabo investigaciones rigurosas e innovadoras en el ámbito de la historia. Sin embargo, Juan Carlos García labora en el campo de la tecnología e informática, muy respetable, pero ajeno por completo a la historia. El Ing. Marcelo Gómez Terán es eso, un ingeniero que ha tenido la sensibilidad de interesarse por los artesanos de San Antonio de Ibarra. ¿Justifica eso su consideración como académico de la historia? ¿Y qué decir de la desfachatez de otorgar el reconocimiento de académico de la historia a Naranjo Toro cuyo perfil investigador es una monumental estafa? ¿No invita a la chanza su presunta autoría de libros en terrenos tan variopintos como la educación, la historia, la historia del arte, el derecho, la psicología, el turismo, las energías renovables, la antropología, las artesanías, el patrimonio cultural, la ecología, la enfermería, la cosmovisión andina, la arquitectura afrodescendiente, la economía o la gastronomía?

Resulta escalofriante la declaración del PhD Miguel Posso a raíz de la terminación del libro La cosmovisión andina en Cotacachi, cuando, al expresar su alegría por la culminación de ese trabajo, afirma que lo llevó a cabo “junto con dos compañeros más”. Y, sin embargo, en el Repositorio Digital Universidad Técnica del Norte, en la ficha correspondiente al PhD Posso se atribuye la autoría de ese libro a los siguientes autores: Raúl C. Cevallos Calapi, Miguel Ángel Posso Yépez, Miguel Edmundo Naranjo Toro, Iván Bedón Suárez y Rolando Soria Flores. La lógica sospecha que provoca esa contradicción en un caso de tanta gravedad ameritaría la exigencia de una explicación razonada, cuando no una demanda judicial ante la probable falsedad en la autoría de ese libro: porque, repetimos, según el PhD. Posso, fueron tres los autores; y en el mencionado repositorio y en la portada del libro aparecen cinco. ¡Sobran dos ‘autores’! Y éste no es sino un ejemplo meramente testimonial de la sistemática farsa en la atribución de autorías de libros a Naranjo Toro que ha alimentado la UTN desde tiempo inmemorial. Pero se impuso la ley del silencio.

No corresponde a quien suscribe estas líneas señalar actuaciones concretas para promover la remoción de los nombramientos de académicos de la historia recaídos ¡hace dos años! en algunos de los docentes de la UTN a los que se concedió esa distinción. Pero ante un escándalo de tal magnitud debiera registrarse una iniciativa ciudadana para presentar una queja formal ante la Academia Nacional de Historia. Si no se da marcha atrás, la academia habrá enlodado su nombre para siempre, y el mundo de la cultura de Imbabura se hará cómplice de esa infamia.

Han pasado dos años de pasmoso e indignante silencio de quienes deberían haber puesto el grito en el cielo. Nadie se atrevió a decir nada en público. Y el daño ya está hecho. Sin embargo, el hecho de que hayan transcurrido ya veinticuatro meses desde la comisión de un acto tan denigrante, que descalifica a una institución centenaria, no justifica la pasividad. Por prudencia hemos callado, cediendo la palabra a quienes tendrían que haber actuado. Resulte o no de utilidad esta denuncia, a título personal queremos dejar este testimonio de protesta, de amor a la verdad y del respeto que merece la Academia Nacional de Historia de Ecuador.

Lamentaríamos que esta voz clamara en el desierto, sin que sirva de alarma ante el pérfido maridaje de la cultura y de los intereses de un grupo familiar de Ibarra, que secuestró una institución universitaria y la mantiene aún bajo su férula.