ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Crisis migratoria en el Mediterráneo

aquarius

Traemos al blog de RIIN este importante texto de Lorenzo Silva, que viene a ser una reflexión en profundidad sobre un fenómeno que debiera avergonzar las conciencias de más de un dirigente político de la Unión Europea.

Es tal la miseria moral de quienes perseveran en una cerril negativa a la búsqueda de soluciones a este drama humano de magnitudes estratosféricas, que se ya se han difundido en las redes sociales noticias mentirosas sobre el supuesto tratamiento de favor que se dispensará en España a esas más de seiscientas personas que a punto estuvieron de perder sus vidas en el mar.

Para esos miserables embusteros importa más la personal comodidad, la seguridad de un cobijo bajo el paraguas del Estado que la verdad y la solidaridad con quienes aspiran a encontrar salida a unas situaciones que los emplazaban a una muerte segura en el breve o medio plazo.

Cedamos la palabra a Lorenzo Silva:

_____

La fortuna es caprichosa y distingue a quien quiere cuando quiere. Si es que es fortuna encontrar un puerto seguro después de haber nacido en un lugar donde tus expectativas vitales eran desastrosas, haber tenido que cruzar un desierto pavoroso en condiciones infames, haber vivido jornadas interminables en un estado fallido y, encomendándote a una organización criminal, haberte echado a las aguas traicioneras del Mediterráneo con unas cuantas papeletas para acabar ahogándote en ellas.

Esa es la fortuna que ha tocado a los recogidos del canal de Sicilia por el buque Aquarius, para ser luego rechazados por el nuevo gobierno italiano y distribuidos entre otros dos barcos, a fin de transportarlos a Valencia con la promesa de acogida por parte del nuevo gobierno español y del francés para aquellos que deseen trasladarse a su territorio. España y Francia, dos países que -no está de más recordarlo- intentan alcanzar a diario centenares de inmigrantes que hoy por hoy se tropiezan con las concertinas de Melilla y Ceuta o con la frontera cerrada que los lleva a amontonarse en la ciudad italiana de Ventimiglia.

[…]

Queramos creer, sintamos que en la oferta del nuevo presidente del gobierno español, en el respaldo del presidente de la República Francesa, en la convocatoria por parte de la canciller alemana de una cumbre europea, palpita por fin una verdadera toma de consideración del asunto, que atienda a su seriedad y no quede en proclamas para la galería. Que de la foto de los desheredados del Aquarius llegando a Valencia, tras ser repelidos por una Italia exhausta y llena de rabia tras haber sido dejada a su suerte por sus socios -o por la parte de Italia que ha elegido a quienes hoy la gobiernan-, puede salir el proceso de reflexión profunda y análisis riguroso que permita una política europea de inmigración digna de ese nombre.

Una política que, de entrada, actúe mucho antes de que un hombre, una mujer o un niño -en tantas ocasiones traficados y en demasiados casos destinados a ser pasto de explotación delictiva en suelo europeo, tras haber visto pisoteada su dignidad cien veces por el camino- viajen a la deriva en una embarcación con más posibilidades de hundirse que de seguir flotando.

Mientras vemos las imágenes de los que bajan al puerto de Valencia, sería bueno recordar a todos los Aquarius del mundo, que llegan sin cámaras ni recibimientos oficiales y que seguirán zarpando cada noche, por la fuerza persistente e irrefrenable que empuja a quienes están y malviven al otro lado de la grieta.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Represa Pérez, Fernando (coordinador), De Quito a Burgos: Migraciones y Ciudadanía, Burgos, Editorial Gran Vía, 2006

de quito a burgos

Al recoger esta reseña bibliográfica resulta imposible resistirse a la tentación de pensar que, si este libro se hubiera escrito ocho años más tarde, tal vez llevaría por título De Burgos a Quito

Lo que son las cosas.

 

Reseña de Carlos Peláez Paz

Un mapa, físico e intelectual, es lo que ofrece Fernando Represa en un viaje imaginario de Quito a Burgos, caminando a través de la compleja y tupida red tejida por los flujos migratorios de nuestro tiempo. En este mapa mental quiere señalar varios puntos clave que puedan servir para diseñar una hoja de ruta, un nuevo modo de representación del fenómeno migratorio. El subtítulo del libro, Migraciones y ciudadanía, es una declaración de intenciones, situando en el horizonte de la titularidad de derechos y deberes, de la participación activa e inclusión en nuestra sociedad a esos “hombres y mujeres, que por muy diversos motivos han abandonado sus hogares para recorrer grandes distancias, físicas o simbólicas, éstas últimas en muchas ocasiones más duras e insalvables.

Texto completo


3 comentarios

Francisco Denis. Las migraciones masivas: un fenómeno del nuevo orden mundial neoliberal

migraciones masivas

Nos encontramos desde hace unos treinta años en lo que sin duda son las mayores migraciones de la historia de la humanidad, en términos cuantitativos. Jamás, ni durante el siglo XIX ni en los años centrales del XX, se han producido tantos desplazamientos humanos. La pregunta que espera respuesta sería: ¿por qué y cuáles son las causas de esta enorme aceleración migratoria?

No pretendo ni mucho menos responder a todas las causalidades que se refieran a este fenómeno sin duda ligado a la globalización neoliberal, pero sin lugar a dudas algunas pistas pueden ser las que siguen.

Desde que la informatización de las inversiones bursátiles provocó que los capitales pudieran moverse a velocidad de infarto, sin que existiera ninguna obligación para los inversores de retener una acción un periodo de tiempo razonable, y desde que se permitieron las propiedades financieras abstractas, la especulación bursátil y los grandes fondos de inversiones globales son los que dirigen el ritmo de la economía productiva. Esto (más allá de la quiebra fáctica del sistema financiero actual) ha provocado que el ritmo de la economía bursátil y financiera sea muchísimo más rápido del que puede asumir la economía productiva, provocando un crecimiento altamente especulativo en cuanto la coyuntura económica se vuelve favorable y los programas que dirigen la mayoría de las inversiones globales comienzan automáticamente a realizar avalanchas de inversiones y una auténtica retirada masiva de inversiones, apenas llega la inevitable crisis de sobreproducción heredera de la especulación y del dinero barato. Ni que decir tiene que estos capitales que ahora ya no obtienen rentabilidad en los países a los que han conducido a la crisis económica (y probablemente financiera) buscan otros lugares del globo donde la rentabilidad sea la mayor posible.

Este nuevo tipo de economía financiera desregulada e informatizada ha provocado que los ciclos de expansión-recesión sean más volátiles y acentuados respecto a los tiempos en que el mercado estaba todavía en su etapa de gestación. El caso de la historia económica del Chile de Pinochet pone explícitamente de manifiesto que el propio neoliberalismo genera estos problemas económicos: me refiero a los dos “milagros económicos” acaecidos durante el gobierno del dictador y los Chicago Boys de Milton Friedman, los cuales son llamados “milagros” porque se producen entre lo que probablemente sean las caídas del PIB más elevadas de la historia de la humanidad.

Más allá de explicar que la globalización actual no es más que un proceso que se caracteriza porque los estados-nación dejan de tener capacidad para gestionar su economía nacional, y actúan como empresas (o estados-marca) que compiten entre sí para atraer a los grandes fondos de inversiones que poseen el oligopolio del crédito mundial y no caer en recesión o estar desfinanciados, podríamos decir que los ciclos migratorios actuales se adaptan según los ciclos económicos de expansión-recesión de cada estado-marca, lo que claramente beneficia a la oligarquía financiero-empresarial, que se asegura de que siempre exista una enorme avalancha de mano de obra que huye de un contexto de recesión y paro, y se moviliza a los lugares que se encuentran en expansión económica, dispuesta a ser explotada en todos los lugares del globo que se encuentran en expansión económica.

Si el sistema consigue que los individuos-mercancías, desesperados por la imposibilidad de acceder a un puesto de trabajo en su país, se muevan en tromba hacia los lugares que demandan mano de obra coyunturalmente, logra al mismo tiempo que el precio del trabajo en los lugares donde el ciclo económico es expansivo sea menor, debido a que existe más competencia por obtener un trabajo. Esta situación consiste en el fondo en el aumento de la oferta de mano de obra de un país para, de este modo, hacer descender el precio del trabajo o estancarlo en un contexto de expansión especulativa.

Si a estas reflexiones sobre los porqués de las migraciones masivas sumamos que los estados-marcas compiten entre sí no sólo regulando para blindar legalmente los intereses de los grandes inversores, o haciendo que las grandes fortunas y empresas no paguen impuestos, sino presentándose como estados competitivos, gracias a un precio del trabajo lo más bajo posible y unas condiciones y derechos laborales pésimos, podemos llegar a comprender quiénes son los grandes beneficiados de todo este contexto global, los cuales no son otros que quienes defienden y han venido realizando este proceso de globalización: las superélites económicas globales (quizás algún día puedan ser definidas como clase social).

Por mucho que estos cínicos desalmados, que viven a nuestra costa y que se atreven a moralizarnos y a insultar constantemente a nuestra inteligencia, quieran vendernos lo contrario, los inmigrantes no son individuos en busca de aventuras y experiencias en el extranjero, sino gente que está siendo expulsada como si fueran perros del país que les vio nacer, huyendo de un contexto de pobreza y miseria creado cuidadosamente por unos pocos, que les obliga a dejar atrás a familias y amigos: todo ello para ir a trabajar, en la mayoría de los casos, en empleos inestables como mano de obra barata y mal pagada.


Deja un comentario

Una historia migratoria poco conocida: jamaicanos en el Ecuador

jamaica

El estudio de la inmigración de jamaicanos al Ecuador en el tránsito del siglo XIX al XX constituye una de las muchas tareas pendientes que esperan a los historiadores ecuatorianos.

Imposible tratar de la ejecución de los trabajos del ferrocarril Guayaquil-Quito sin fijar la mirada en estos protagonistas anónimos.

Por eso, los jóvenes historiadores deberían explorar esta veta interesantísima y prácticamente ignorada.

En esto radica el interés del blog que hoy les recomendamos:

http://jamaicaenelecuador.blogspot.com/