ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


2 comentarios

José Manuel Castellano. A la mierda

Estos versos amargos de un gran amigo, encabezados por un título provocador y expresivo de un hondo hastío existencial, reflejan el sentir de muchos de nuestra generación que ya se sienten de vuelta, asqueados por casi todo lo que se encuentra a su alrededor. Pero también sé que el sentir de José Manuel no es arrojar la toalla, sino lanzar un grito de rebeldía y protesta que despierte almas dormidas. Nos quedan la esperanza y el compromiso quijotesco, pues, como dice Mario de Andrade en ‘Golosina’, el poema al que corresponde la entradilla con que se abre el texto de José Manuel, “sentimos la prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar” (Manuel Ferrer Muñoz, director y editor de SAICSHU, Servicio de Asesoría sobre Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades).

_____

“Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades” (Mario de Andrade)

_____

Después de surcar olas durante más de medio centenar de inviernos,

aquí me encuentro repasando el pasado,

un desfile de máscaras que el tiempo deshacen,

ambientes hipócritas que el paso estacional desmenuzan,

campo minado de falsedades y encerronas a posteriori desveladas,

fango maloliente de traiciones que a destiempo mal se depuran,

falsos amigos que tardíamente son desenmascarados,

amores vengativos que besan con dagas asesinas,

intransigentes represores que tiran a matar,

ambiciosos colegas lameculos, envidiosos, parásitos y correveidiles por doquier,

interesados disfrazados que te roban el tiempo, la energía y la esperanza.

Después de surcar olas durante más de medio centenar de inviernos,

aquí me encuentro buscando el sentido de la vida

a través de las experiencias y lecciones aprendidas,

para despreciar al manipulador y a los hombres de la guerra,

para mostrar indiferencia a los iluminados, arrogantes, presuntuosos y falsos predicadores sociales,

para ser irreverente ante el orden y el poder establecido,

para señalar a los impostores de la intelectualidad y la Academia,

para ser irrespetuoso ante la injusticia y los tramposos,

para ridiculizar a los ambiciosos acaparadores,

para desobedecer a los crueles explotadores y burlarme de sus esclavos consumistas,

para menospreciar a los traficantes de ideas,

para caricaturizar a los mentirosos, estafadores y mercachifles.

¡Todos fuera de mi vida! Que se vayan y se ahoguen en la mierda.

Después de surcar olas durante más de medio centenar de inviernos,

aquí me encuentro con la vista fija en este momento,

sabedor del corto tiempo que me resta

con la firme convicción de disfrutar cada instante

 con apasionada intensidad desde la integridad y la honradez,

vivir en paz conmigo mismo, con mi reducido y selecto círculo,

para amar profundamente desde la sinceridad del corazón y en plena libertad.

José Manuel Castellano

Cuenca (Ecuador), febrero de 2023

_____

Texto en fuente original

Lectura del poema por Jenny Padilla


1 comentario

El Programa Prometeo (Tertulia en la Mitad del Mundo: Café de altura para cuatro, 11 de septiembre de 2022)

La Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina y la Tribuna Internacional La Clave han inaugurado este 11 de septiembre un nuevo espacio de reflexión bajo la guía y moderación del Dr. Manuel Ferrer.

Esta primera cita, que hoy se publicita en videoconferencia, estuvo dedicada al “Programa Prometeo” y contó con la participación de los doctores Gustavo Vega, Efstathios Stefos y José Manuel Castellano.

_____

El programa Prometeo funcionó hasta 2017. Los últimos becarios, investigadores residentes en el extranjero con título de PhD, terminaron sus vinculaciones con el programa en octubre de ese año. Más de 54 millones de dólares se invirtieron en los pagos a estos investigadores académicos. 848 ‘prometeos’ acudieron al país para realizar su trabajo como investigadores. Y las principales áreas de investigación fueron ciencias naturales, matemáticas y estadística.

___

Estos encuentros de la Tertulia en la Mitad del Mundo, a los que puede accederse online, abordarán temas de interés general con una periodicidad mensual, y se emitirán cada segundo domingo de mes.

Acceso al vídeo


Deja un comentario

Entrevista al Dr. José Manuel Castellano sobre educación universitaria en tiempo de Covid-19

unicovid

José Manuel Castellano es Doctor en Historia por la Universidad de La Laguna (España), Profesor Titular de la Universidad Nacional de Ecuador; profesor de posgrado en la Universidad Tecnológica Indoamérica; docente de la Universidad Católica de Cuenca; miembro de la Academia Nacional de Historia de Ecuador; Editor de la Revista de Historia, Patrimonio, Arqueología y Antropología de América (REHPA); Editor-Jefe de la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina; y Director de la Cátedra “Guadalupe Larriva González” de la Universidad Católica de Cuenca (Ecuador).

_____

¿Usted cree que la tecnología ha supuesto un avance en la Educación en estos tiempos de Covid-19?

Real y rotundamente no. Esa migración de emergencia de una modalidad educativa presencial a otra “supuestamente” online tiene un corte más de ficción que de real. Además, encierra un mensaje engañoso. Se pretende trasladar a la sociedad en estos momentos una aparente “normalidad” académica, que está sustentada en una improvisación absoluta y que tiene múltiples afecciones negativas de todo tipo. Esta realidad, desde mi punto de vista, supone en sí el adelanto de un proceso de intervención y control educativo más estricto, que se veía venir y que las circunstancias derivadas por esta crisis sanitaria mundial han acelerado su proceso. Una dinámica impulsada por el dominio y control social de las grandes empresas multinacionales del sector. En definitiva, no es otra cosa que otro fuerte golpe globalizador al proceso educativo y, por tanto, una consolidación de las relaciones de dependencia, desigualdad y en la construcción de individuos a imagen y semejanza a los valores que propugna este sistema.

¿Esta crisis ha puesto de manifiesto que no se estaba preparado para afrontar un traslado a una educación online?

La verdad es que uno se sorprende cuando oye esos comentarios, porque responde más a una justificación que a un análisis. En primer lugar, porque parece como si el sistema educativo presencial dispusiera de unas óptimas condiciones, cuando en la realidad cuenta con graves deficiencias y desequilibrios. Creo que esos comentarios intentan desviar la atención real del problema educativo al destacar las grandes carencias tecnológicas, como si no fuera un elemento estructural de una sociedad en desigualdad. Evidentemente esa es una lectura muy superficial que descontextualiza la educación del hecho social real. Esa visión también recurre a señalar esas carencias de dispositivos y conectividad como responsables de una modalidad que atenta al Derecho Universal de la educación como si no estaba presente en la fase prepandémica. Creo que habría que preguntarse si la modalidad presencial ha sido valedora en garantizar ese derecho y con calidad. Desde mi perspectiva tampoco ha cumplido con ello, por el simple hecho que la educación no es más que un reflejo del mundo social y de sus profundas desigualdades. La verdad es que uno no llega a comprender esas voces que apuntan a que la pandemia ha puesto de relieve los déficits y carencias de dispositivos tecnológicos en la Educación, porque esas insuficiencias estaban presentes. Evidentemente no se puede descubrir la pólvora en pleno siglo XXI, a no ser que esos mensajes escondan intereses y fines alejados de transformar la educación y la sociedad. En definitiva, como señalaba anteriormente, pueden cambiar las formas aparentemente pero se mantiene el mismo sistema educativo desigual y clasista.

Acceso al texto completo de la entrevista


Deja un comentario

José Manuel Castellano. ¿Sabemos historia de Ecuador?

Jose-Manuel-Castellano

No estaría de más que los profesionales realizáramos una auto-indagación introspectiva sobre una serie de cuestiones iniciales: preguntémonos si realmente estamos fracasando como docentes en la creación de lazos y vínculos identitarios; ejercitémonos en una autocrítica sobre nuestra capacidad para trasladar y resaltar la transcendencia de la Historia y sus períodos en la configuración social actual; y predispongámonos a una profunda revisión sobre nuestros métodos y estrategias de enseñanza-aprendizaje.

Texto completo en fuente original