ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Un testimonio de primera mano: Joel Ortega Juárez y el movimiento estudiantil mexicano de 1968

adios68

En las entrevistas que recogemos en esta entrada del blog, Joel Ortega Juárez, que fue uno de los dirigentes estudiantiles del movimiento de 1968, recuerda lo ocurrido en Tlatelolco hace 51 años, sugiere desmitificar el movimiento y cerrar el ciclo, y se hace eco de algunas incongruencias de quienes hoy se dicen de izquierdas en México y desmienten con sus hechos esa supuesta identificación.

México se nos presenta como un país que no quiere lidiar con el pasado ni reconocer errores y responsabilidades. Tal vez el ejemplo más claro de esa amnesia selectiva y perversa sea la impunidad de que todavía a estas alturas goza el Ejército. Perdura, quizá incluso fortalecida, la decisión del Estado de reprimir, de acabar con cualquier agitación que pueda comprometer el status quo.

Y también da toda la impresión de que las lecciones de libertad del 68 no han sido asimiladas por quienes debieran ser sus herederos ideológicos, como son los grupos de jóvenes anarquistas promotores de episodios violentos que los descalifican a ojos de personalidades que, como Ortega Juárez, se proclaman libertarias.

Aquella ‘dictadura perfecta’ que funcionaba como máquina represora en 1968 sigue siendo un Estado con un grave déficit democrático. Y ya no cabe atribuir toda la responsabilidad al PRI, porque ya ha dejado de ser el Partido Gobernante por excelencia, para pasar el relevo a otras formaciones situadas a su derecha y a su izquierda. La primera, el PAN, ya tuvo su oportunidad y, a decir verdad, pasó sin pena ni gloria (tal vez más pena que gloria), y MORENA aún tiene mucho que demostrar, si bien el primer año de andadura de López Obrador, el eterno aspirante, deja más sombras que luces.

El mensaje que explicita Joel Ortega en el título de su último libro, publicado por la Editorial Grijalbo en 1918, no puede ser más explícito: Adiós al 68. Se entienden así sus amargas expresiones al referirse a los protagonistas del gran movimiento del 68 “como una generación quebrada, como una generación extraviada o simplemente como el final de un viaje que no arribó a su meta”.

Permítannos que cedamos la palabra al protagonista de hoy, viejo luchador estudiantil y aguerrido periodista durante décadas, que explica el porqué de esa conclusión en sucesivas entrevistas.

Acceso a las entrevistas:

https://noticieros.televisa.com/videos/es-la-hora-de-opinar-programa-completo-2-octubre-2019/

https://www.youtube.com/watch?v=nNXpiCgQ3O8&feature=share&fbclid=IwAR2DHM8me0P-Qosvc8N30N3e9ibvabYhs1TgzJvbzdoIwfrxTXKUj_LPkzo

https://twitter.com/RuidoEnLaRed/status/1047156520494886912

https://mukuarimi.blogspot.com/2019/10/os-fantasmas-de-tlatelolco.html?fbclid=IwAR2f8kxOuWb2PlOeHlvjs_TFAl6aRVHpCDO5tR5WVr0xsD6GxeWLD1g0DAA


1 comentario

Un repaso a México de la mano de Joel Ortega Juárez

mexico

En algunas recientes entradas de este blog hemos aludido a situaciones intolerables que se registran en el mundo académico en países como España o Ecuador; y, por supuesto, la lista de países podría crecer de forma exponencial: bastaría que nuestros colaboradores y lectores facilitaran los materiales correspondientes, a los que daríamos inmediata salida.

Hoy queremos dar un repaso general a un gran país que, a pesar de las esperanzas que pudieron suscitarse en momentos puntuales de su historia, parece condenado a permanecer indefinidamente en el limbo de los que esperan en vano una redención que no llega. Y lo hacemos de la mano de Joel Ortega Juárez, un ‘militante libertario’ como él mismo se define, dirigente estudiantil en el movimiento de 1968, muy crítico con los principios ideológicos que sustentaron la supremacía del Partido Revolucionario Institucional durante largos decenios y que, con ligeros cambios estéticos, siguen sosteniendo los pilares del Estado mexicano, cuya inestabilidad y frágil equilibrio tienen mucho que ver con la supervivencia de la “Presidencia Imperial” y con las acentuadísimas diferencias sociales generadoras de flagrantes injusticias. En palabras de Ortega Juárez, la desigualdad en que se basan esos contrastes desequilibradores “no es un asunto accesorio ni se debe a la corrupción”.

Antes de ceder la pluma a Ortega Juárez, extendemos una invitación a colegas mexicanos que deseen compartir con nuestros lectores su percepción sobre el México contemporáneo y su valoración sobre la gestión presidencial de Andrés Manuel López Obrador, cuya llegada al poder tantas ilusiones despertó y que, como es casi habitual, no logra colmar las aspiraciones de quienes lo auparon a una Presidencia cuyo ejercicio sigue pareciendo “imperial” a sus críticos.

_____

“Hace casi veinte años publiqué mi primer artículo en Milenio. Era en torno a la huelga de la UNAM, entonces tenía una plana entera, como muchos otros. No había aún tanto peso de la imagen tanto en la prensa nacional como la internacional. Mis comentarios abordaron múltiples temáticas. He tratado de hacerlo desde la óptica de un militante libertario que ha luchado por cambiar la sociedad capitalista de raíz.

“Siempre he considerado que en México es fundamental vencer a la ideología dominante, la cultura, la práctica, las costumbres que mantuvieron al PRI durante varios decenios y que está presente en el actual gobierno de la llamada cuarta transformación. Esa ideología narcotizó a una inmensa parte de la sociedad y paradójicamente, basada en ella, se produjo el fenómeno insólito del 1 de julio de 2018.

“Continuaré combatiendo esa ideología, a su Estado y al gobierno actual. No callaré. La libertad es una causa fundamental de la humanidad. Sin ella no puede vivir el ser humano. Único ser vivo de esta galaxia que tiene la facultad de pensar. No somos hormigas o abejas. Por la falta de libertad se derrumbó el socialismo realmente existente”.

Texto completo en formato original