ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Llamada a los colaboradores del Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades (SAICSHU)

aviso urgente

Este texto va dirigido en particular a aquellas personas que ofrecieron su disponibilidad para colaborar en esta iniciativa, con objeto de recordar una serie de compromisos que todos debemos asumir para que prospere la Asesoría; y se difunde por este medio público, con el deseo de recabar más apoyos de quienes consideren que pueden aportar experiencia, saber y tiempo.

Las dos últimas entradas del blog sintetizan lo que se ha avanzado y remiten a las demás que han ido apareciendo en relación con SAICSHU. Por favor, léanlas con atención.

Se ha adelantado mucho desde que a fines de septiembre del año pasado empezaron a sentarse las bases de la Asesoría, y muchos colegas se han acercado a expresar su apoyo y ofrecer su concurso. Con todos hemos mantenido una comunicación regular, solicitando ideas, encargando tareas, reiterando asuntos considerados claves. Pero, como es inevitable, ha habido una amplia gama de respuestas, desde las que revelan mayor compromiso hasta el silencio observado por algunos colegas que tal vez no midieron bien sus fuerzas o se olvidaron de su ofrecimiento.

El propósito de estas líneas es señalar cuáles son los temas pendientes para que podamos arrancar el Servicio de modo formal, con el blog que lo acogerá ya en funciones. Según lleguen o no las respuestas, les incluiremos o dejaremos fuera del listado de asesores.

No disponemos aún de una foto que identifique al blog como tal Asesoría. Debería ser de características semejantes a la que preside este blog, de 1042 x 330.

Seguimos necesitando algunas Hojas de Vida actualizadas, estructuradas tal y como se indicó en su momento: Biografía, Proyectos, Publicaciones. Todas deben ir acompañadas de una fotografía, en formato libre.

No todos, aunque sí la mayoría, han respondido a un mensaje en el que se solicitaba que, de una manera muy breve, señalaran sus Habilidades y Competencias más características, que nos ayuden en la asignación de tareas, conforme vayan produciéndose solicitudes de usuarios. Para responder con la mayor eficacia a esta consulta les ayudará mucho el listado de servicios que, según comunicamos a finales de octubre, pensamos ofrecer.

En octubre facilitamos a quienes ya se habían registrado ese listado pormenorizado, y solicitamos que hicieran una evaluación en euros (puede ser en dólares) del costo de esos servicios. Han llegado pocas respuestas, casi todas coincidentes en expresar su desorientación. Seguimos precisados de esas referencias, para lo que pueden cotejarse páginas web análogas.

Seguimos esperando respuesta de muchas de las personas consultadas sobre su opinión acerca del porcentaje de los ingresos que debería corresponder al colaborador que se hace cargo de la atención de un servicio solicitado por un usuario.

Hemos dejado para el final el punto que, a fin de cuentas, determinará el éxito o el fracaso del blog: dar a conocer nuestro servicio a todo el público potencial. Para ello deben llevarse a cabo dos tareas:

  • informar a personas de su entorno que pudieran acceder a algunos de estos servicios: profesores y estudiantes universitarios, sobre todo los que están en tesis de doctorado, maestría o grado;
  • preparar un mailing de posibles interesados en diversas universidades, a partir de la información que puede recogerse de páginas web, y hacerles llegar noticias de la Asesoría, tal vez remitiendo a algunos de los enlaces que aparecen en las dos entradas anteriores de este blog. Por sugerencia de uno de los asesores, estamos diseñando un afiche para esta difusión que, para que sea eficaz, ha de ser masiva. Además es muy importante que todos ustedes se comprometan a difundirlo en su medio de trabajo y a imprimirlo para su exposición en espacios públicos.

Esto es todo, y no es poco. Esperamos con urgencia las informaciones que se solicitan, y en los casos en que se considere necesario, confirmación de su disponibilidad actual para trabajar en la Asesoría.

Si entre los lectores de esta entrada del blog hay personas que se consideren capacitadas para llevar a cabo estas tareas, y disponen del tiempo necesario, les agradeceremos que tomen buena nota de estos requerimientos y que se comuniquen a esta dirección de correo electrónico, de carácter provisional: ferrermuma@gmail.com

Reciban un saludo cordial.


2 comentarios

Manuel Ferrer. Metaformosis de la Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales

metamorfosis

Mis queridos amigos:

Como consecuencia de la evolución natural de RIIN y de mis personales proyectos profesionales, una vez persuadido de que mis tiempos en la Universidad Técnica del Norte (Ibarra, Ecuador) habían tocado a su fin, desmotivado por la rigidez de los procedimientos de una institución anclada en esquemas periclitados, y por el discreto y mal disimulado comienzo de hostilidades de parte de un decano más preocupado por su status y sus deudas de gratitud con quien le proporcionó esa posición que por impulsar la auténtica excelencia investigadora, el blog adopta un nuevo enfoque y se compromete a apoyar en sus proyectos de investigación a profesionales de ciencias sociales y en humanidades que deseen crecer y estén dispuestos a afrontar nuevos retos.

Ya en recientes entradas del blog se ha tratado del nuevo Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades. A ellas me remito:

Arranca el Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades (SAICSHU)

Novedades del Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades

Redacción de ensayos científicos. Propuesta de lanzamiento del Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades (SAICSHU)

Dentro de unos días, el blog de RIIN dejará de funcionar y se convertirá en la vía de comunicación de este Servicio de Asesoría; y, si todo discurre como está previsto, quienes accedan al blog de RIIN serán derivados al de la Asesoría. En el caso de que surgieran dificultades, les recomiendo la búsqueda del Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades a través de Google. Y, si aun así persistieran los problemas, pueden dirigirse a mi dirección de correo electrónico: ferrermuma@gmail.com.

Estoy seguro de que este replanteamiento constituye una apuesta valiosa, que revertirá en el apoyo a muchos colegas que carecen de interlocutores válidos en sus tareas investigadoras y que desean ampliar horizontes y acometer vías más exigentes en su trabajo investigador, que les permitan enfrentarse con éxito a la mentalidad enfermiza que se ha incrustado en tantos espacios universitarios, que denunciábamos en una reciente entrada: La burocratización del trabajo del docente: el cáncer del siglo XXI.

Por consiguiente, amigos, estas palabras no son una despedida sino una nueva cita en la que espero coincidir con tantas decenas de miles de colegas de todo el mundo que nos han acompañado desde marzo de 2014.


Deja un comentario

Jaime Siles y las Humanidades

siles

De nuevo volvemos al gran tema de nuestro tiempo: la actualidad de las Humanidades y el empobrecimiento de una sociedad que les vuelve la espalda.

Y lo hacemos de la mano de Jaime Siles, poeta y catedrático de Filología Clásica en la Universidad de Valencia:

¿Cómo se lucha a favor de las humanidades cuando todo parece conspirar a favor de los resultados, el sentido práctico de la vida, el beneficio constante y sonante, la cantidad sobre la cualidad, el dinero como medida de todas las cosas?

—Los clásicos son los únicos que nos hacen contemporáneos de nosotros mismos precisamente por su inagotabilidad: algo que descubrió Schlegel y ha repetido con frecuencia Borges. Las humanidades nos enseñan el sentido del tiempo y el valor de la vida, el significado y función del lenguaje y lo que supone el acto y el hecho de pensar. Constituyen, pues, lo que los griegos llamaron una «paideia»: esto es, un sistema educativo completo para la formación integral del ciudadano, que, a través de ellas, accedía tanto al conocimiento de sí mismo como al de las relaciones con el resto de la ciudadanía y, con ello, a sentirse partícipe tanto de la cultura como de la ciudad. Las humanidades enseñan a no confundir precio y valor, y desde Eurípides sabemos a qué puede conducir una sociedad que lo fíe todo al dinero y a los intereses materiales, que importan, pero que, claro está, no lo son ni pueden ser los únicos. Hay principios superiores que son precisamente aquellos que las humanidades nos hacen comprender y respetar.

Texto completo de la entrevista


1 comentario

Manuel Ferrer. Prometeo y las Humanidades

prometeo

Cuando se publicó esta entrada en la Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales (“Debate entre Ciencias y Humanidades”), el pasado 19 de mayo, creía de buena fe que en el Proyecto Prometeo de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de la República del Ecuador se valoraban las Humanidades.

Desafortunadamente la realidad me ha abierto los ojos. Las desprecian, y repudian a quienes las cultivamos.

La tramposa contraposición entre Ciencias y Humanidades que, en la mente de no pocos ignorantes, debería conducir a encerrar a las últimas en el más polvoriento y olvidado rincón del más deprimente y triste de los museos arqueológicos, se ve desmentida por el brillo de personalidades como Isaac Asimov, Stephen Jay Gould, Carl Sagan o Lewis Thomas, que desde el prestigio de sus quehaceres científicos enriquecen la nómina de los grandes humanistas de nuestro tiempo.

Y, sin embargo, los responsables de la mayoría de las universidades piensan que su objetivo es preparar a jóvenes para que se incorporen al tejido empresarial, por lo que se pliegan a las necesidades de la industria y la empresa, y dedican sus mayores esfuerzos a la formación técnica de los jóvenes.

Este planteamiento se sustenta en un gravísimo error de principio. Las universidades deben reconocer que sus clientes no son las empresas sino los estudiantes, y que éstos deben recibir una formación integral que los capacite no sólo para el trabajo científico y técnico, sino para ser actores útiles a la comunidad y a la sociedad.

Cierro esta breve consideración con una cita del filósofo Luis Enrique Orozco:

“La universidad representa aquel espacio para la búsqueda del conocimiento, la libertad de pensamiento, la excelencia, la posibilidad de crítica, de diálogo dentro de un clima científico de honestidad intelectual. Esta visión de la universidad contextualizada, enfocada y sintonizada dentro del más amplio concepto de desarrollo humano, de plano se contrapone a aquella que sólo ve en ella una máquina para producir profesionales”.