ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Los zapatistas desmienten a López Obrador: España no debe disculparse por la conquista

El texto que recogemos hoy, a pocos días de la compleja celebración del 12 de octubre, viene a ser una rectificación de las peregrinas exigencias del presidente mexicano, empeñado en reclamar al Reino de España y al Papa que ofrezcan sus disculpas por la conquista y consiguiente evangelización del territorio que, tras los recortes provocados por sucesivas guerras con Estados Unidos del Norte de América, constituye hoy los Estados Unidos Mexicanos.

_____

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) no cree que España ni la Iglesia Católica deban disculparse por la Conquista de México-Tenochtitlan, ocurrida entre 1519 y 1521. A diferencia del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien exigió a Felipe VI y al Papa Francisco pedir perdón por aquel acontecimiento acaecido hace 500 años, el EZLN cree que el pasado lejano sólo sirve de cortina de humo para no abordar los problemas que los indígenas mexicanos sufren hoy.

«Ni el Estado español ni la Iglesia Católica tienen que pedirnos perdón de nada. No nos haremos eco de los farsantes que se montan sobre nuestra sangre y así esconden que tienen las manos manchadas de ella», dijo el EZLN en un comunicado en el que anunció que una delegación viajará a Madrid el 13 de agosto de 2021 en el marco de una gira por Europa que comenzará en abril. Ese 13 de abril se cumplirán cinco siglos desde la caída de México-Tenochtitlan en manos del Ejército comandado por Hernán Cortés, conformado por un millar de españoles y miles de tlaxcaltecas y totonacas.

«¿De qué nos va a pedir perdón la España? ¿De haber parido a Cervantes? ¿A José Espronceda? ¿A León Felipe? ¿A Federico García Lorca? ¿A Manuel Vázquez Montalbán? ¿A Miguel Hernández? ¿A Pedro Salinas? ¿A Antonio Machado? ¿A Lope de Vega? ¿A Bécquer? ¿A la república? ¿Al exilio? ¿Al hermano maya Gonzalo Guerrero?», dice el comunicado. Gonzalo Guerrero fue un marinero español que, tras naufragar en 1511, vivió con los mayas y se unió a ellos para luchar contra las huestes de Cortés.

«¿De qué nos va a pedir perdón la Iglesia Católica? ¿Del paso de Bartolomé de las Casas? ¿De Don Samuel Ruiz García? ¿De quienes arriesgan su libertad y vida por defender los derechos humanos?», prosigue.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Álber Vázquez. “Juan de Oñate no era racista, se casó con una mestiza descendiente de Moctezuma y Cortés y adoraba a sus hijos”

Statue removal protest in New Mexico

Asistí con cierta perplejidad esta semana a los incidentes en torno a la estatua de Juan de Oñate en Alburquerque (Nuevo México, EE UU) esta semana, con disparos, heridos y la posterior orden de retirada del monumento. Pensé inmediatamente en Álber Vázquez (Rentería, 1969). El prolífico autor, que ha escrito varias novelas sobre la presencia española en lo que hoy es EE UU, publicó hace año y medio una novela titulada precisamente El adelantado Juan de Oñate (Esfera de los Libros, 2019). Para Vázquez, De Oñate no es sólo un personaje histórico, es un hijo literario. Por eso no dudé en ponerme en contacto con él y preguntarle sobre todo lo que está pasando en torno a este personaje…

¿Cómo vivió las imágenes de esta semana en Alburquerque en torno a la estatua de Juan de Oñate: intentos de derribo, disparos, heridos, orden de retirada…?

Con un pesar inmenso. Siento que una parte de mí está siendo demolida por bárbaros, por talibanes. Porque eso es lo que son: arrasan la parte del pasado histórico que no encaja con sus prejuicios actuales. Esto es peligrosísimo porque suspende el pensamiento crítico, el estudio en profundidad y los matices. Juan de Oñate es un gran explorador y conquistador español, y es el primer gobernador de Nuevo México. Lo es antes de que el primer angloamericano ponga sus pies en la costa americana.

Y Oñate no es un racista. Ya que se abate su estatua a causa de una acusación de racismo, como si fuera Joseph Goebbels, dejemos claras las cosas. Oñate se casa con una mestiza llamada Isabel de Tolosa Cortés Moctezuma, es decir, de una descendiente del mismísimo Moctezuma (y de Hernán Cortés, que tampoco tenía demasiados prejuicios a la hora de emparentarse con amerindios). Con ella, tiene dos hijos, mestizos también, a los que adora: Cristóbal y María. ¿Cómo un hombre cuya familia es mestiza puede ser un racista?

Pero, claro, en este macabro sainete, a nadie le interesa rascar la superficie. En la mente de la turba que ataca la estatua de Juan de Oñate en Alburquerque existe una reconstrucción ficticia y falsa del pasado. Para ellos, Oñate es un exterminador de indios. La realidad histórica es exactamente la contraria: fue un hombre que intentó convivir con las decenas de naciones indias que halló en su camino, las cuales, dicho sea de paso, se estaban matando entre sí.

Porque he aquí la auténtica verdad del mundo indígena americano: en todo el continente, desde Kansas hasta el Cuzco, los indígenas estaban masacrándose entre sí con una fiereza que convierte a las tropelías cometidas por los conquistadores en juegos de niños. Ejemplifiquémoslo mencionando a una nación india con la que se topa Oñate: los apaches. Los apaches son los auténticos genocidas de América, porque eliminan a todo ser vivo que existe en su entorno. Su economía, semiparasitaria, hace del ataque y el robo un modo habitual de vida. ¿Necesitamos, hoy en día, echarle la culpa a alguien de todo? Pues ahí están los apaches. ¿A que no tiene sentido cargar contra ellos? No lo tiene, ninguno. Los apaches del pasado hicieron lo que hicieron, y lo correcto es estudiarlo en su contexto histórico. Punto. Estaría fuera de lugar demoler sus estatuas.

Texto completo en fuente original


Congreso internacional ‘Hernán Cortés en el siglo XXI. V centenario de la llegada de Cortés a México’

congreso yuste

La Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste y la Federación Extremadura Histórica organizan el congreso internacional ‘Hernán Cortés en el siglo XXI. V centenario de la llegada de Cortés a México’, que reunirá a académicos y expertos de uno y otro lado del Atlántico para analizar la poliédrica figura de este personaje histórico.

El congreso se articula en torno a cinco líneas temáticas: Medellín y Hernán Cortés antes de la conquista; la conquista del Imperio Mexica; la conquista de México desde la perspectiva mejicana, los tlaxcaltecas y otros aliados de Cortés en la conquista del Imperio Mexica; Hernán Cortés después de la conquista y su proyección en el siglo XXI y el legado de los conquistadores.

Lugares y fechas:  Medellín y Trujillo, 4 a 6 de abril de 2019.

Se realizarán exclusivamente on-line, a través del siguiente formulario electrónico.

Texto completo en fuente original

Más información e inscripciones