ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Vijay Prashad. The Coup in Bolivia Has Everything to Do With the Screen You’re Using to Read This

canada

When you look at your computer screen, or the screen on your smartphone or the screen of your television set, it is a liquid crystal display (LCD). An important component of the LCD screen is indium, a rare metallic element that is processed out of zinc concentrate.

The two largest sources of indium can be found in eastern Canada (Mount Pleasant) and in Bolivia (Malku Khota). Canada’s deposits have the potential to produce 38.5 tons of indium per year, while Bolivia’s considerable mines would be able to produce 80 tons per year.

Canada’s South American Silver Corporation—now TriMetals Mining—had signed a concession to explore and eventually mine Malku Khota. Work began in 2003, two years before Evo Morales and the Movement for Socialism (MAS) won their first presidential election in Bolivia. South American Silver conducted several studies of the region, all of which found substantial deposits that were poised to make this Canadian firm one of the major players in the mining industry.

A study done by Allan Armitage and others for South American Silver, and delivered to the company in 2011, showed that the Malku Khota mine would produce substantial amounts of silver, indium, lead, zinc, copper, and gallium. “The indium and gallium,” the study noted, “are regarded as strategic metals that give the project future upside potential.” Gallium is used for thermometers and barometers, as well as in the testing side of the pharmaceutical industry. There is Fort Knox level treasure to be made from these minerals.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Álvaro García Linera. El odio al indio

garcía linera

Este texto de quien fuera vicepresidente de Bolivia desde el 22 de enero de 2006 hasta su dimisión el 10 de noviembre de 2019 denuncia el odio racial como el lenguaje político de la clase media tradicional. Y, ante el hecho consumado del “golpe de Estado”, plantea un interrogante:

“La pregunta que todos debemos responder es ¿cómo es que esta clase media tradicional pudo incubar tanto odio y resentimiento hacia el pueblo, llevándola a abrazar un fascismo racializado y centrado en el indio como enemigo? ¿Cómo hizo para irradiar sus frustraciones de clase a la policía y a las FF. AA. y ser la base social de esta fascistización, de esta regresión estatal y degeneración moral?

Aunque el texto de García Linera está inevitablemente sesgado por razón de origen, y carece de veracidad en algunos pasajes (no es cierto que “Evo Morales gan[ara] las elecciones con más de 10 puntos de distancia sobre el segundo”, pues está más que probada una tosca y descarada manipulación de los resultados tras un ‘casual’ apagón que permitió una inexplicable recuperación de la candidatura de Morales), no deja de constituir una ocasión para reflexionar acerca de los conflictos interétnicos en Bolivia como caldo de cultivo para la crisis que, larvada durante años, ha estallado recientemente.

Acceso al texto completo en fuente original


1 comentario

Raúl Zibechi. Bolivia: un levantamiento popular aprovechado por la ultraderecha

protestas-bolivia-420x278

El levantamiento del pueblo boliviano y de sus organizaciones fue lo que en última instancia provocó la caída del gobierno. Los principales movimientos exigieron la renuncia antes de que lo hicieran las fuerzas armadas y la policía. La OEA sostuvo al gobierno hasta el final. La crítica coyuntura que atraviesa Bolivia no comenzó con el fraude electoral, sino con el sistemático ataque del gobierno de Evo Morales y Álvaro García Linera a los movimientos populares que los llevaron al Palacio Quemado, al punto que cuando necesitaron que los defendieran, estaban desactivados y desmoralizados.

Texto completo en fuente original


3 comentarios

Raúl Peñaranda. Por qué no hubo golpe de Estado en Bolivia

bandera

A diferencia de quienes le han precedido en los artículos del blog dedicados a la actual coyuntura de Bolivia, Raúl Peñaranda entiende que el hecho de que el Ejército no tomara el poder y de que el país viviera sumido en un vacío de poder durante varios días demuestra que Evo Morales no fue expulsado ilegítimamente de la Presidencia.

Peñaranda se pregunta: ¿Cómo puede creerse que en Bolivia hubo un golpe de Estado si los supuestos perpetradores, los comandantes de las Fuerzas Armadas, no tomaron después el poder? ¿Qué clase de golpe de Estado deja a un país durante los dos días siguientes sin Gobierno? ¿Y cómo el supuesto golpista, después de su presunta acción, es destituido por la presidenta que tuvo que proclamarse tras 48 horas de vacío de poder?”

“Morales cayó por una acumulación de eventos que vienen de mucho atrás, como abusos cometidos contra sus adversarios y la Prensa, y numerosas transgresiones al Estado de derecho. Las favorables reformas sociales y políticas que impulsó el líder indígena, y una enorme popularidad previa, fueron eclipsadas por su angurria de perpetuarse en el poder”.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Bolivia: La noche de los cristales rotos, por María Galindo

cristales rotos

Recogemos aquí esta colaboración que responde a puntos de vista no siempre coincidentes con los del director de SAICSHU, como muestra del respeto al pluralismo ideológico que ha caracterizado desde siempre a nuestro blog.

En este artículo, la artista boliviana María Galindo, fundadora de Mujeres Creando, trata de desentrañar lo que está sucediendo en Bolivia desde una perspectiva muy crítica con lo que considera “un golpe de Estado impulsado por la CIA y la oligarquía fascista terrateniente cruceña”. Y admite la dificultad grande que entraña la identificación de su génesis y de su evolución: “no es fácil de explicarlo porque este conflicto aún no ha terminado. Fue creciendo y metamorfoseándose por horas. El conflicto vació ojos, paralizó tres corazones y apaleó incontables piernas y cabezas hasta convertir las calles de la ciudad de La Paz en un escenario de guerra, que se tranquilizó por pocas horas con un motín policial generalizado”.

Los primeros párrafos del texto de Galindo responden a una visión apasionada que, indudablemente, es la de un sector significativo de la población boliviana que hasta hace unos días ha sostenido mayoritariamente a Morales, aun a pesar de sus flagrantes violaciones a unos preceptos constitucionales que excluían expresamente la reelección:

“Quemar las whiphalas -bandera que ha representado en todo el continente a los pueblos indígenas- de todas las instituciones públicas es un acto fascista, pero igualmente fascista es todo embanderamiento de las ideas, los cuerpos y los espacios.

“Entrar al Palacio de gobierno con una biblia y una carta en la mano para arrodillarse ante cámaras con ningún mandato popular de legitimidad es un acto fascista y golpista.

“Quemar las casas de integrantes del gobierno de Evo Morales es fascismo.

“Quemar la casa del rector de la Universidad Pública, Waldo Albarracín, que ha sido siempre un defensor de derechos humanos es un acto fascista de amedrentamiento social contra cualquiera que ose tomar la palabra, asumir una postura disidente contra Evo Morales o cuestionar el fraude electoral”.

Resulta relevadora la crítica que Galindo dirige al caudillismo de Evo Morales, causante en último término de la crisis:

“Me cansa volver a repetir que El Movimiento al Socialismo (MAS) está exportando al mundo la idea de que lo que está aconteciendo en Bolivia es un bloque popular progresista contra una derecha extrema y fundamentalista. El gobierno de Evo Morales fue desde hace muchos años el instrumento de desmantelamiento de las organizaciones populares dividiéndolas, convirtiéndolas en dirigencias corruptas y clientelares, haciendo pactos parciales de poder con los sectores más conservadores de la sociedad incluidas las sectas cristianas fundamentalistas a las que les regaló la candidatura ilegal fascista de un pastor evangélico coreano, que fue avalado con el beneplácito del MAS.

“Al mismo tiempo Evo Morales fue construyendo en torno de su figura un caudillismo que nos ha llevado al país entero y al propio proyecto masista a un callejón sin salida.

“Él es la figura única convertida de forma delirante en el símbolo y la concentración de poder irreemplazable, en la figura portadora del mito del “presidente indígena” cuyo único poder simbólico es el color de la piel, pues lleva adelante un gobierno habitado por un círculo corrupto de intelectuales y dirigentes que lo veneran porque lo necesitan como careta. Tal cual titulaba Franz Fanon en su libro Piel Negra, Máscaras blancas, Evo es el caudillo y la máscara nada más. Todo su contenido popular es meramente retórico y eso ha llevado al hecho de que hoy esté al frente de un proyecto político agotado, vacío y cuya única posibilidad de continuidad ha sido la destrucción de toda forma de disidencia, critica, debate, producción cultural o económica. Su modelo es neoliberal consumista, extractivista, ecocida y clientelar.

“Es por esa razón que frente al fraude electoral fue surgiendo rápidamente el repudio concentrado en una generación sub 25, muy joven y urbana, que fue la protagonista de esta resistencia de casi 20 días”.

Pero vale la pena que nuestros lectores accedan al texto íntegro, para formar sus propias opiniones.


Deja un comentario

Carlos Pagni. La pesadilla chilena

pagni

Recientemente Evo Morales asumió por tercera vez la presidencia de Bolivia. En el colorido juramento indígena hubo una presencia fantasmagórica: la de Francisco, el Papa. La última reunión del Pontífice con Morales produjo un cimbronazo regional. Al salir del Vaticano, Morales dijo que el jefe de la Iglesia le había pedido los antecedentes del reclamo de su país con Chile para obtener una salida al mar. Las alarmas chilenas están encendidas. Detrás de esta tensión se perciben varios signos de estos tiempos. El activismo diplomático de Bergoglio, las contradicciones del Gobierno de Michelle Bachelet, y el contraste entre dos modos de ser de América latina.

El de Bolivia y Chile es uno de los innumerables conflictos limítrofes entre los países surgidos del derrumbe del imperio español. Esa querella, que desencadenó la Guerra del Pacífico de 1879, pretendió ser resuelta en 1904 con un tratado de paz por el que los bolivianos cambiaron la clausura por un ferrocarril desde La Paz hasta el puerto de Arica, derechos especiales para que sus mercaderías salgan al océano, y una indemnización de 300.000 libras esterlinas.

Texto completo en fuente original