ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


7 comentarios

Manuel Ferrer Muñoz. Carta abierta al presidente Lenin Moreno

comunicado lenin moreno

El presidente Lenin Moreno ha hablado. Por medio de un breve y conciso comunicado ha querido tranquilizar a los ecuatorianos, después de que el asesinato por su pareja de una joven embarazada haya desatado la furia incontrolada de gente que se siente amenazada por la presencia en Ibarra de muchos venezolanos que huyen de las precarias condiciones de vida en su país.

Moreno ha hablado, y ha abierto la caja de los truenos al establecer de modo temerario un vínculo directo entre la presencia en el país de venezolanos indocumentados y la muerte de una mujer a manos de su novio venezolano.

Ha anunciado la constitución de brigadas para controlar la situación legal de los inmigrantes de esa nacionalidad, no sólo en la frontera sino también en las calles y en los lugares de trabajo.

Ha prometido que se aplicará el peso de la ley a quienes “no hicieron nada ante la violencia, la injusticia y el ejercicio criminal del poder”. Pero tal vez no recuerde que hay un policía encarcelado y pendiente de juicio por haber causado la muerte de una persona que participaba en una violenta manifestación en Mascarilla. ¿Ignora el presidente Moreno que las fuerzas policiales carecen de la preparación y del equipo que se precisan para este tipo de intervenciones? ¿Cree que un solo policía va a exponer su vida y la de su familia en el enfrentamiento con un delincuente, conocedor de las consecuencias que pueden sobrevenirle si causa un daño físico al agresor? ¿Acaso no sabe que policías de Ibarra huyeron como conejos en el Parque Pedro Moncayo ante la violencia promovida por un hombre ayudado por dos mujeres?

El presidente Moreno ha desatado la xenofobia latente en un amplio sector de la población ecuatoriana, por su desmemoria histórica: ya ha olvidado que hace poco más de veinte años miles de ecuatorianos “invadieron” países como España, Italia y Estados Unidos, y que entre ellos hubo quienes cometieron delitos contra la propiedad y, lo que es peor, propagaron la violencia de género.

Cuando en diciembre de 2004, un ecuatoriano, que ya había acabado con la vida de ocho mujeres en su país, asesinó a una joven estudiante en Lérida (España), ¿hubiéramos tolerado la caza del ecuatoriano, el asalto a sus viviendas, el terror desencadenado en los barrios donde vivían, en represalia por ese crimen?

El presidente Moreno ha callado ante la brutal cacería de venezolanos que se llevó a cabo con total impunidad en las calles de Ibarra la misma noche del crimen. No ha tenido una sola palabra de conmiseración para las víctimas inocentes de una histeria desatada por sembradores de odio, por más que entre sus víctimas hubiera mujeres y niños, tan inocentes como la inmensa mayoría de los venezolanos varones que pululan por las calles de una ciudad que esa noche dejó de ser blanca para ensuciarse con las cobardes agresiones promovidas por gente enloquecida.

El presidente Moreno olvida que el crimen carece de nacionalidad y de etnia. La perversión es personal, no colectiva. No son “malos” los venezolanos, ni los gitanos, ni los españoles, ni los peruanos, ni los judíos. Repase los libros de historia y aprenderá que la noche de los cristales rotos costó la vida a casi cien judíos estigmatizados por el régimen nazi, y que decenas de miles fueron detenidos durante esas horas, para ser deportados horas después a campos de concentración. Eso ocurrió en noviembre de 1938, como prólogo al holocausto que se consumaría durante la Segunda Guerra Mundial.

Y, si la memoria le flaquea y no le alcanza para remontarse tan lejos, pregunte por los más de quince mil ecuatorianos que se instalaron en Venezuela durante la dictadura de Rodríguez Lara. ¿Todos ellos observaron buena conducta en todo momento y ninguno de ellos se topó con la justicia?

Por favor, presidente Moreno, rectifique, ofrezca disculpas públicas a la población y admita que se dejó arrebatar por un ciego apasionamiento. Y permítame un consejo: la misoginia no se cura con xenofobia.


1 comentario

Alfonsina Andrade y Manuel Ferrer, “Educación superior: una visión crítica desde el Ecuador”

capitalismo academicoa 1

En línea con algunas de las últimas publicaciones del blog, que analizan varios retos de la institución universitaria en el Ecuador, recomendamos la lectura de esta ponencia que sus autores presentaron en el II Congreso Universidad Ecuador. La universidad y la agenda 2035 para el desarrollo sostenible.

Los datos editoriales completos son:

Educación superior: una visión crítica desde el Ecuador”, en II Congreso Universidad Ecuador. La universidad y la agenda 2035 para el desarrollo sostenible, Otavalo, Universidad de Otavalo-Secretaría ejecutiva del Comité Organizador del 11º Congreso Internacional de Educación Superior “Universidad 2018”, Cuba- Coordinación zonal 1 y 2 Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, SENESCYT- Universidad Tecnológica Equinoccial, 2017, pp. 207-214.

La ponencia invita a una reflexión y una clarificación conceptual en torno a nociones que, en el actual contexto académico, se han convertido en claves de la política universitaria: excelencia, calidad, innovación, autonomía y responsabilidad social. Se atiende también al modo en que se concretan esos valores en las instituciones ecuatorianas de educación superior que, aun habiendo experimentado una mejoría indiscutible respecto al nivel en que se hallaban antes de la ‘Revolución Ciudadana’, siguen lastradas por defectos estructurales muy difíciles de remover: inexistencia de una cultura de investigación; sobrecarga de tareas docentes y administrativas que absorben casi toda la jornada laboral de los profesores; desconocimiento de las metodologías aplicables en las áreas de sus especialidades; desmotivación, pasividad y desmoralización de muchos profesores; subordinación de la meritocracia a controles administrativos asfixiantes y de dudosa eficacia….

Puede accederse al texto a través del siguiente enlace:

http://investigaciones.uotavalo.edu.ec/images/stories/pdfs/2018/01/MemoriasIICUE.pdf

Reiteramos la importancia que en ese contexto adquiere nuestra propuesta de asesoría en ciencias sociales y humanidades:

Arranca el Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades (SAICSHU)

Novedades del Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades

Redacción de ensayos científicos. Propuesta de lanzamiento del Servicio de Asesoría para Investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades (SAICSHU)

 


Deja un comentario

Del Teide a los Andes tras las huellas de Humboldt

chimbo

El canario Isidoro Sánchez y el hispano-peruano Manuel Méndez han emprendido un proyecto académico titulado “Tras las huellas de Humboldt”, que incluye una excursión al Chimborazo para redescubrir al naturalista y la esencia de su paso por tierras ecuatorianas, donde, al igual que en el Teide (Tenerife), descubrió la variedad de pisos climáticos del país andino.

El proyecto, explicó Méndez a Efe, busca “construir una ruta que destaque los valores culturales, paisajísticos y naturales que tiene Ecuador” pero, también, “descubrir a esas poblaciones (indígenas) que recibieron a Humboldt, tanto incas como preincaicas”.

Se trata de “retomar esas enseñanzas para que las poblaciones revaloricen ese patrimonio cultural y lo potencien”, añadió.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

José Manuel Castellano. ¿Sabemos historia de Ecuador?

Jose-Manuel-Castellano

No estaría de más que los profesionales realizáramos una auto-indagación introspectiva sobre una serie de cuestiones iniciales: preguntémonos si realmente estamos fracasando como docentes en la creación de lazos y vínculos identitarios; ejercitémonos en una autocrítica sobre nuestra capacidad para trasladar y resaltar la transcendencia de la Historia y sus períodos en la configuración social actual; y predispongámonos a una profunda revisión sobre nuestros métodos y estrategias de enseñanza-aprendizaje.

Texto completo en fuente original


1 comentario

Manuel Ferrer Muñoz. Ecuador ¿ya cambió?

descarga

Pareció que diez años de vendaval revolucionario ciudadano traerían a Ecuador la bonanza económica, limarían las hirientes desigualdades sociales y extirparían el cáncer de la corrupción.

Muchos de nosotros, ecuatorianos de nacimiento o de corazón, soñamos con una nueva era liberada del lastre de siglos de oprobio y discriminación.

Sin embargo, el balance de esta década contradice el eslógan de la Revolución Ciudadana que preside tantos espacios públicos de tantas localidades, pequeñas y grandes, de la costa, de la sierra y de la Amazonía: Ecuador no cambió.

Al carro de la Revolución Ciudadana treparon muchos advenedizos, atraídos por las perspectivas de rápido enriquecimiento que brindaba un ciclo económico próspero basado en el monocultivo del petróleo, y por la cercanía al centro del poder que excitó su codicia y les hizo soñar con el hallazgo de un redivivo El Dorado. La corrupción empezó a enseñorearse del país.

Todo cambió, para no cambiar nada. Cambiamos de collar al perro, pero la ciudadanía continuó arrastrando sus enfermedades congénitas, propias de sociedades marcadas por el autoritarismo y el arribismo: entre ellas, las prácticas corruptas. Y el cirujano de hierro, hombre de indiscutibles méritos y valía, pero autoritario como ningún otro de sus inmediatos antecesores en la Presidencia de la República, digno émulo de García Moreno[1] (un parecido que muchos vislumbrábamos en nuestro interior, sin sacarlo a relucir para no ser tachados de blasfemos), carecía del talante necesario para impulsar un cambio en profundidad, que requería una mutación radical de mentalidades, que en nada se beneficiaba de las improvisaciones ni de las estadísticas, y que reclamaba la transparencia y la participación de todos, y no sólo de quienes comulgaban a pie juntillas con las ideas del caudillo.

Cabría mencionar ejemplos emblemáticos de corrupción de la época correísta aireados por la prensa todos los días desde que se perdió el miedo a la libre expresión: ahí están nombres tan familiares ya como Petroecuador, Odebrecht, Carlos Pareja o Carlos Pólit, todos ellos asociados a vergonzosos abusos protagonizados por gentes insaciables de riquezas.

Pero cada uno de nosotros, en su personal y diaria experiencia, se halla en condiciones de aportar evidencias de primera mano. Como botón de muestra podría citarse la imposición a muchos empleados públicos de un cierto nivel, en la provincia de Imbabura, de que destinen una cantidad porcentual que oscila en torno al 20% de sus salarios al financiamiento de Alianza País. Quien diga lo contrario miente, aunque habrá muchos empeñados en negar la realidad: ya se sabe que no hay peor ciego que aquél que no quiere ver, ni peor sordo que el que se tapa los oídos.

Con la llegada de Lenin Moreno a la Presidencia descubrimos que el panorama no era tan halagüeño como lo pintaba la propaganda correísta, y que los casos de abusos y de latrocinio del erario distaban de ser simples fantasmas agitados arteramente por una oposición cainita.

Desvanecido así el fervor patriótico de una Revolución Ciudadana devorada por sus propios hijos, y comprometido el futuro de un socialismo que, apenas iniciado el tercer lustro del siglo XXI, ha perdido todo su fuelle, habrá quien piense en un leninismo del siglo XXI capaz de poner el cascabel al gato. Pero tampoco las individualidades ni la buena voluntad de un gobernante que parece seriamente empeñado en una cruzada contra la farsa y la mentira pueden lograr revertir un estado de cosas que nos llena de vergüenza y de confusión.

Por supuesto, los utópicos, dogmáticos y periclitados marxistas -algunos preferimos llamarles marxianos, como decimos hegelianos a los filósofos formados en el pensamiento de Hegel- que aún vegetan en algunos recintos universitarios ecuatorianos son incapaces de articular un programa que vaya más allá de las condenas de la brutal colonización española y de los nefastos colonialismos y neoliberalismo, de la nostalgia de los tiempos de la bienaventurada y extinta Unión Soviética o del culto a personajes mitificados como el Che Guevara, Fidel Castro, Sandino o Hugo Chávez.

Es hora de sumar fuerzas para combatir la corrupción en todas sus modalidades, en todos los estratos sociales, en todos los grupos de edades: maestros, políticos, legisladores, jueces, contratistas, madres y padres de familia, funcionarios, médicos, periodistas, ingenieros, arquitectos, estudiantes… todos ellos han de asumir su responsabilidad, conscientes de que la corrupción de la clase política es sólo el iceberg de una sociedad gravemente enferma.

[1]         Benjamín Ortiz Brennan acaba de realizar su primera incursión literaria a través de una novela titulada A la sombra del magnolio, que transcurre durante los primeros períodos presidenciales de Gabriel García Moreno y de Rafael Correa.


Deja un comentario

Identidades ecuatorianas

loja

Nuestro amigo Yovany Salazar Estrada nos hizo llegar esta interesante bibliografía acerca de las peculiares señas de identidad de la población lojana.

Hubiéramos deseado hacer preceder el listado bibliográfico de unas breves reflexiones acerca de las especificidades de los habitantes de esa provincia sureña del Ecuador, confinante con Perú y poseedora de una rica tradición musical (pasillo, yaraví, albazo, bolero, requinto, pasacalle…).

Desafortunadamente, Yovany comparte con muchos de sus compatriotas el hábito de blindarse ante los mensajes que llegan a su correo, y ha resultado imposible reanudar la comunicación. Por tal motivo, la bibliografía que nos remitió va sin esa deseada introducción explicatoria.

 

AGUIRRE AGUIRRE, Patricio. 2000. Características biológicas y psicológicas de la población lojana. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo Provincial de Loja. 107 p.

ALBÁN, Fernando y otros. 2006. La cuadratura del círculo. Cuatro ensayos sobre la cultura ecuatoriana. Quito, Corporación Cultural Orogenia. 297p.

CONDE SALINAS, Ángel. 2004. Identidad y transmisión cultural del migrante lojano: en el contexto de la ciudad de Santo Domingo de los Colorados. Loja, Casa de la Cultura de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, Núcleo Provincial de Loja. 133p.

CUADRA, José de la. 1937. El montubio ecuatoriano (Ensayo de presentación). Buenos Aires, Imán. 92p.

DONOSO PAREJA, Miguel; PAREDES RAMÍREZ, Wellington. 2006. Identidad guayaquileña (referentes socioculturales de aproximación). Guayaquil, Archivo Histórico del Guayas.

ESPINOSA APOLO, Manuel. 2000. Los mestizos ecuatorianos y las señas de identidad. Tercera edición. Quito, Tramasocial. 292p.

ESPINOZA TAMAYO, Alfredo; ROIG, Arturo Andrés (Estudio Introductorio). 1985. Psicología y sociología del pueblo ecuatoriano. Segunda Edición. (Colección Básica del Pensamiento Ecuatoriano).Quito, Banco Central del Ecuador. 363p.

ESTRADA ICAZA, Julio. 1977. Regionalismo y migración. Guayaquil, Archivo Histórico del Guayas. 311p.

GALLARDO MOSCOSO, Hernán 1977. 400 años de cultura lojana. Loja, Universidad Nacional de Loja.

_____. 1979. Presencia de Loja y su Provincia. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo Provincial de Loja.

_____. 1985. 1000 años de cultura aborigen. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo Provincial de Loja. 2 tomos.

GUERRERO CARRIÓN, Trotsky. 2003. Espejismo y realidad de la emigración lojana. Loja, Universidad Nacional de Loja. 224p.

HURTADO LARREA, Oswaldo. 2007. Las costumbres de los ecuatorianos. Quito, Planeta. 302P.

JARAMILLO ALVARADO, Pío. 1983. El indio ecuatoriano: contribución al estudio de la sociología indo-americana. Prólogo de Gonzalo Rubio Orbe. Quito, Corporación Editora Nacional.

_____. 1991. Historia de Loja y su provincia.3 ed. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo Provincial de Loja. 479 p.

_____.s.f. Crónica y documentos al margen de la historia de Loja y su provincia.3 ed. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo Provincial de Loja. 479 p.

JARAMILLO ALVARADO, Clodoveo. 2006. Loja contemporánea 1920.2 ed. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo Provincial de Loja. 213p.

MARTÍNEZ  AMADOR, Joaquín. 2003. Los caminos del tiempo. Quito, El Conejo. 166p.

MORA, Luis Felipe. 2008. El Ecuador austral: monografía de la provincia de Loja con interesantes datos sobre el cantón Zaruma (1930).  Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo Provincial de Loja. 490p.

MORA MORENO, Eduardo. S.f. Loja, fisonomía y paisaje de una provincia. Loja, Editorial Surco. 73p.

ORDÓÑEZ CHIRIBOGA, Ricardo. 2005. La herencia sefardita en la provincia de Loja. Quito, casa de la cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”. 336p.

PACHECO OCHOA, David. 1996. Leyendas, tradiciones y relatos lojanos. 4 ed. Quito, Taller Gráfico Fajardo. 296p.

_____. 2005. Estampas lojanísimas. Loja, Offset Imagen. 173p.

PALADINES, Félix. 2000. Identidad y raíces. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo Provincial de Loja. 264p.

PUCHA SIVISACA, Eduardo. 2004. Cántaro de eternidad: leyendas y tradiciones lojanas. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo Provincial de Loja. 151p.

_____. 2006. Huellas: Leyendas y tradiciones. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo Provincial de Loja. 126p.

_____. 2006. Nahúm Briones: leyenda y tradición. Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo Provincial de Loja. 80p.

_____. 2009.Chuquiribamba, semillero de artistas. Loja, Universidad Técnica Particular de Loja. (Lojanidad / Literatura. Serie Loja de Transición Nº7). 174p.

TRAVERSO YÉPEZ, Martha. 2002. La identidad nacional en Ecuador un acercamiento psicosocial a la construcción nacional. Tesis de Doctorado presentada en el Departamento de Psicología Social, Facultad de Psicología, de la Universidad Complutense de Madrid.

WONG CRUZ, Ketty. 2012. La música nacional: identidad, mestizaje y migración en el Ecuador. La Habana, Fondo Editorial de la Casa de las Américas. 267p.


Deja un comentario

Yurien Portelles. Pueblos y nacionalidades indígenas de Ecuador buscan nueva etapa dentro del Estado plurinacional e intercultural

pueblos indígenas

Representantes de pueblos y nacionalidades  indígenas de Ecuador han entregado una propuesta para reinstaurar el canal de comunicación con el Gobierno y pasar a una nueva etapa de trabajo, que les otorgue beneficios a estos sectores específicamente contemplados en la Carta Magna de 2008.

Ésta no es la primera vez que se establece un diálogo pero, según dijeron en un debate en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas, las dirigencias indígenas se han enfrentado con el Ejecutivo y se han negado a conversar, con lo cual se han estancado sus reclamos para sus respectivas comunidades y pueblos.

Daniel Vinicio Aguavil, teniente político de la comunidad Colorados del Búa señaló que este encuentro fue “histórico” porque se dejó en claro que las bases de las agrupaciones ancestrales han apoyado el Gobierno del presidente Rafael Correa y reconocen los logros que alcanzaron durante los ocho años de la Revolución Ciudadana.

“Yo sí creo en el diálogo con el gobierno”, aseguró el líder comunitario, de 28 años  de edad, en la sede de la Gobernación de la nacionalidad Tsáchila, ubicada en la provincia de Santo Domingo, donde radica la emisora en la cual trabaja como locutor y conductor de programas en lengua nativa.

Afirmó que existen agrupaciones  que han obstaculizado el intercambio con las autoridades porque se han dedicado a la política por intereses personales y de grupos.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Sara España. Ecuador y la alternativa al petróleo

petroleo

Este artículo, publicado en El País, 9 de marzo de 2015, despliega las alternativas puestas en marcha por el Gobierno del presidente Correa para hacer frente a la disminución de ingresos provocada por la caída del precio del petróleo.

Sin embargo, la construcción de ocho grandes centrales nucleares que permitirán duplicar la generación de energía eléctrica en 2016 debería ser causa de reflexión, por los riesgos anejos a este tipo de instalaciones. Lean el texto completo, elaboren sus propios juicios y tomen sus personales decisiones.

—–

Mitad de precio, mitad de ingresos. Esta es la ecuación petrolera de la que quiere alejarse Ecuador mediante alternativas energéticas. Ocho nuevas centrales hidroeléctricas y la minería a gran escala son las grandes apuestas del Gobierno para reducir su dependencia financiera del precio del crudo.

Con el barril a una cotización de 50-60 dólares, el Estado ha tenido que recortar su presupuesto para el 2015 en 1.420 millones. Contaba con unos ingresos calculados sobre una cotización a 79,7 dólares por barril, una cifra que ya lleva meses sin repetirse y que no se volverá a ver en al menos medio año, según los analistas.

Texto completo en fuente original

Más información


2 comentarios

Migraciones de españoles al Ecuador

trabajo-ecuador

El 29 de agosto se colgó en el blog de la Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales la entrada Migraciones y nacionalidad: españoles en el Ecuador. Y anunciamos entonces el propósito de abrir una línea de investigación, a partir de octubre, sobre el flujo migratorio de españoles al Ecuador, que durante el último lustro ha adquirido una inusitada intensidad.

Con carácter auxiliar, y para socializar noticias y recabar apoyos, se abre hoy un grupo de Facebook, que constituirá el primer paso para formar una red de connacionales que proporcione la base inicial para ese estudio.

Como se expuso entonces, quienes deseen involucrarse en este proyecto pueden comunicarlo a través de comentarios a esta entrada del blog o a la siguiente dirección de correo electrónico: ferrermuma@gmail.com.

El grupo de Facebook que permitirá la conexión con colaboradores y amigos, ya creado, se llama Migraciones de españoles al Ecuador. Les animamos a solicitar el ingreso.