ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Álvaro García Linera. El odio al indio

garcía linera

Este texto de quien fuera vicepresidente de Bolivia desde el 22 de enero de 2006 hasta su dimisión el 10 de noviembre de 2019 denuncia el odio racial como el lenguaje político de la clase media tradicional. Y, ante el hecho consumado del “golpe de Estado”, plantea un interrogante:

“La pregunta que todos debemos responder es ¿cómo es que esta clase media tradicional pudo incubar tanto odio y resentimiento hacia el pueblo, llevándola a abrazar un fascismo racializado y centrado en el indio como enemigo? ¿Cómo hizo para irradiar sus frustraciones de clase a la policía y a las FF. AA. y ser la base social de esta fascistización, de esta regresión estatal y degeneración moral?

Aunque el texto de García Linera está inevitablemente sesgado por razón de origen, y carece de veracidad en algunos pasajes (no es cierto que “Evo Morales gan[ara] las elecciones con más de 10 puntos de distancia sobre el segundo”, pues está más que probada una tosca y descarada manipulación de los resultados tras un ‘casual’ apagón que permitió una inexplicable recuperación de la candidatura de Morales), no deja de constituir una ocasión para reflexionar acerca de los conflictos interétnicos en Bolivia como caldo de cultivo para la crisis que, larvada durante años, ha estallado recientemente.

Acceso al texto completo en fuente original


1 comentario

Raúl Zibechi. Bolivia: un levantamiento popular aprovechado por la ultraderecha

protestas-bolivia-420x278

El levantamiento del pueblo boliviano y de sus organizaciones fue lo que en última instancia provocó la caída del gobierno. Los principales movimientos exigieron la renuncia antes de que lo hicieran las fuerzas armadas y la policía. La OEA sostuvo al gobierno hasta el final. La crítica coyuntura que atraviesa Bolivia no comenzó con el fraude electoral, sino con el sistemático ataque del gobierno de Evo Morales y Álvaro García Linera a los movimientos populares que los llevaron al Palacio Quemado, al punto que cuando necesitaron que los defendieran, estaban desactivados y desmoralizados.

Texto completo en fuente original