ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Convocatoria abierta para presentar artículos en la revista Mundos Plurales

Plazo: hasta el 31 de enero de 2023

Esta revista de FLACSO-Ecuador es un foro abierto a investigadores para contribuir al desarrollo y la difusión de la reflexión teórica y metodológica dedicada al análisis y evaluación de las políticas y la acción pública, particularmente a partir de las experiencias de América Latina.

Más información: https://revistas.flacsoandes.edu.ec/mundosplurales

Política editorial y normas de presentación de originales


Deja un comentario

Una joven de catorce años imparte una charla magistral a estudiantes universitarios

Un experimentado profesor universitario del Ecuador, José Manuel Castellano Gil, ha llevado a cabo una muy interesante actividad en el aula, con la finalidad de poner sobre la mesa social y educativa uno de esos graves problemas silenciosos y dañinos que sufren nuestras niñas y niños, con idea de sensibilizar a las instituciones del Estado en la introducción y adaptación de normativas adecuadas para la prevención y aplicación de una justicia verdaderamente social, imprescindible para impulsar un cambio profundo en las conductas sociales.

Liuba Mora, estudiante de catorce años que cursa décimo grado de Educación Básica, ha sido la encargada de desempeñar esa tarea, que permite dar voz a los niños siempre silenciados; ha cumplido su compromiso con madurez intelectual, locuaz oratoria y naturalidad, y constituye un ejemplo para todos nuestros jóvenes, como podrán apreciar en el siguiente fragmento de vídeo.


Deja un comentario

Sólo sí es no, sólo no es sí

“Apoyé sus decisiones cuando dijo que no podía dormir tranquilo con Podemos en el Gobierno, cuando dijo que lo del 2017 no era sedición, que era rebelión, cuando dijo que agravaría las penas, cuando dijo que tipificará el delito de convocatoria de referéndum, cuando dijo que no habría indultos, y no digamos cómo le apoyé cuando dijo que nunca habría pacto con Bildu. Ahora, cuando apenas quedan unos días para que termine 2022, nada queda de sus palabras, sus gestos y actuaciones han demostrado justo todo lo contrario”.

Esto piensa Alfonso Guerra, uno de los líderes históricos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), sobre Pedro Sánchez, sepulturero del PSOE y enterrador de Franco, su título más honroso a juzgar por sus propias palabras (aunque no conviene tomarlas al pie de la letra, pues su significado cambia siempre con el tiempo).

Por eso, el mendaz Sánchez acrecienta su leyenda que le acredita como el más cualificado entre los más destacados y conspicuos histriones, saltimbanquis, fantoches, volatineros, titiriteros, charlatanes incluidos en el Catálogo para la Memoria Histriónica de Políticos y Pseudointelectuales.

Acceso a las declaraciones de Alfonso Guerra, en fuente original


Deja un comentario

Manuel Ferrer Muñoz. ¿Niños asilvestrados?: la culpa no es de ellos, es nuestra

Apenas hace unos días, al glosar una noticia sobre la movilización de profesores en España, inconformes con los lineamientos y las improvisaciones de la última ley de educación, deslicé este comentario sarcástico: “Parece que a alguien empieza a importarle la educación de nuestros hijos. Pero no hay que preocuparse: sigamos idiotizándolos con los jueguitos de móviles y tabletas, que esos profesores inconformistas y protestones no van a hacernos daño mientras tengamos narcotizados los cerebritos de los niños”.

Podría parecer que ignoramos aspectos claves en la educación de los hijos: la confianza en sus capacidades y el recurso al estímulo y a la motivación –nunca al castigo- para alentarlos a cumplir sus obligaciones en casa y en el centro escolar (si estuvieran escolarizados), sin que se sientan juzgados ni condenados en sus pequeños aparentes fracasos; el interés por las causas de sus alegrías y tristezas, por sus amigos, sus aficiones, sus temores…; la comunicación gestual nunca amargada ni regañona y siempre cordial y amorosa; la disponibilidad de espacios y actividades que estimulen su creatividad; el recorte del tiempo dedicado a las pantallitas y a los juegos con el celular (¡cuántas veces asistimos al demencial espectáculo de niños de pocos meses que se entretienen con un móvil en sus manitas!); la práctica de juegos que exciten su inclinación innata a la aventura, que es su principal medio de acceso a nuevos conocimientos; el cuidado de una alimentación balanceada, que huya del exceso de azúcar, tan dañino para sus organismos.

De otra parte, se han multiplicado las llamadas de atención sobre los daños que acarrea a los niños una exposición excesiva a las pantallas de los dispositivos móviles (dificultades a la hora de hablar y de expresarse, déficit de atención, desarrollo cognitivo tardío, rendimiento escolar bajo, aumento de la impulsividad y de la falta de autocontrol, entre otros). Pero la mayoría de las familias desatienden esas advertencias, porque la comodidad que les reporta la ocupación de los hijos en esos entretenimientos se antepone a cualquier tipo de consideración sobre su bienestar y su equilibrio psicológico.

Nos han dicho muchas veces que si los niños se sienten respetados y valorados volarán muy alto, pero no acabamos de creerlo, y una y otra vez les recortamos las alas y empequeñecemos sus espíritus: los presionamos o los chantajeamos para que realicen los deberes que, muchas veces de modo imprudente, les encargan en la escuela; los criamos tontos cuando en esos parques infantiles –cuyo diseño parece inspirado en jaulas de hámsteres-, recortamos su libertad de movimientos advirtiendo hasta el aburrimiento del peligro de caídas o de resbalones; les imponemos formas de resolver conflictos entre hermanos, sin atender sus justas demandas ni sus propuestas para el restablecimiento de la paz alterada.

Que no nos engañen: el Estado no puede arrebatarnos a nuestros hijos, porque no le pertenecen (como se atrevió a decir, temerariamente, ese señor senil que ocupa la Presidencia del estado más poderoso de la tierra). Persuadámonos de que, juntos –padres e hijos-, formamos un núcleo muy poderoso, capaz de resistir los embates de los que se han propuesto destruir la familia. Y luchemos por la pervivencia de los lazos de unión, disculpando, perdonando, rectificando.

Estrechemos vínculos de complicidad con nuestros hijos, ganémonos su respeto sin autoritarismos, preparemos el caldo de cultivo de una convivencia familiar grata. Y no nos desanimemos al constatar nuestros fracasos, nacidos de la impaciencia, del cansancio, de las preocupaciones del trabajo, de las estrecheces económicas o de los conflictos entre esposos (que siempre pueden resolverse si hay buena voluntad en las dos partes).

El entorno en que nos desenvolvemos está contaminado. La mayoría de los dirigentes políticos son incompetentes cuando no corruptos, cantamañanas, dilapidadores o malversadores. Pero la inteligente complicidad de los padres, nacida del compromiso que adquirieron al traer hijos a este mundo, posee la fuerza necesaria para crear cordones sanitarios que nos aíslen de la bellaquería, la estulticia o la frivolidad de quienes administran los recursos públicos.

Aboguemos por el reconocimiento del derecho a educar a nuestros hijos en casa, que comporta la asunción de una tremenda carga de responsabilidad. Incluso si nos hemos visto obligados a escolarizarlos, por imperativo legal, defendamos el espacio familiar como lugar privilegiado para el desarrollo de las capacidades y la formación de mentes libres, capaces de descubrir los afilados colmillos de lobo camuflados bajo mentirosa piel de oveja; de distinguir la belleza de la monstruosidad, la verdad de la mentira, la nobleza de espíritu de la vulgaridad, la sabiduría de la petulancia.

Inculquemos en las mentes de los chicos el respeto a los demás: a las personas y a las instituciones. Que aprendan a no insultar, a no escupir obscenidades por la boca, a comportarse con educación, a no temer el ridículo, a comportarse como personas, no como animalitos.

Y convenzámonos: nuestra generación se aboca a un fracaso colectivo que pagarán nuestros hijos. En nuestras manos está emprender una lucha empeñada contra los sembradores de odio; contra los infames que no reparan en arruinar la vida de los niños para sostener los ingresos que se derivan del tráfico de drogas; contra los hombres bestializados que ejercen violencia sobre sus esposas o sus novias; contra las mujeres enloquecidas que, amparadas por leyes ignorantes del principio de presunción de inocencia, dirimen ante tribunales de manera torticera sus contratiempos matrimoniales; contra la gente de mente estrecha que no ve más allá de sus narices.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Educar en casa en España (Tertulia en la Mitad del Mundo: Café de altura para cuatro, 11 de diciembre de 2022)

La Tribuna Internacional La Clave y la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina presentan la «Tertulia en la Mitad del Mundo: Café de altura para cuatro», que aborda la situación actual de “Educar en casa en España”, con la participación de Josune Segovia (directora de Clonlara en España), Hugo Padilla (joven que vivió la experiencia de educación en casa durante un año) y Tavo de Armas (tío de Hugo y copartícipe, junto a sus padres, en el proyecto de educar en casa), bajo la moderación de Manuel Ferrer.

La videoconferencia atiende específicamente esta práctica educativa, tal y como ha sido vivida por una familia de Las Palmas de Gran Canaria (España).

Acceso al vídeo


Deja un comentario

Lenguaraz, ignorante y pusilánime

Así califica al presidente del gobierno español un veterano y reconocido periodista de ABC, después de que la lamentable falta de perspectiva de Pedro Sánchez devolviera a los titulares a Franco, que ya había desaparecido de la memoria de la inmensa mayoría de los españoles, excepto de la de aquéllos que lo odiaban o lo veneraban.

Ciertamente, el Catálogo para la Memoria Histriónica de Políticos y Pseudointelectuales debería dedicar un volumen íntegro para el registro y el análisis crítico de la insustancial verborrea de un equilibrista que no distingue entre la mentira y la verdad, entre el compromiso y la trampa, entre la rectitud y la trapacería, y que tiene la audacia de calumniar a la oposición, a la que acusa de anticonstitucionalista, cuando él, desde la Presidencia del Gobierno, se prepara a dinamitar la estructura constitucional de España, con el rastrero fin de asegurarse el apoyo parlamentario de formaciones políticas independentistas que apuestan por la segregación de sus territorios del Estado español.


1 comentario

Convenio de colaboración entre la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina (Cuenca, Ecuador) y la Asociación Somos Axarquía (Benamocarra, Málaga, España)

Hoy, 5 de diciembre de 2022, se ha suscrito este convenio, del que destacamos los siguientes contenidos.

_____

La Asociación Somos Axarquía y la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina entienden de su común interés la conveniencia de impulsar lazos de colaboración y cooperación, con el fin de aunar esfuerzos que permitan desarrollar actuaciones en el campo de las ediciones y en el mundo cultural. Para tal fin desean  establecer relaciones en todas aquellas materias que, siendo objetivo común en ambas instituciones, contribuyen al cumplimiento de sus fines.

El presente Convenio se llevará a la práctica mediante la suscripción, entre las dos Entidades firmantes, de Programas Anuales de Actividades (docentes o de consultoría), comprensivos de las actividades en las que ambas instituciones hayan de intervenir conjuntamente en mutua colaboración. Las actividades que se desarrollen en el marco de  este Acuerdo podrán adoptar, entre otras, las siguientes modalidades de   colaboración:

  • Diseño y desarrollo de actividades culturales
  • Celebración de eventos (jornadas, conferencias, foros, etc.)
  • Edición de publicaciones (libros, series, etc.)

Acceso al vídeo de presentación


Deja un comentario

Bildu es un partido filoetarra

Al pan, pan; y al vino, vino.

Recordemos: Arnaldo Otegui, líder del partido abertzale, fue condenado y encarcelado por su pertenencia a Eta; y la portavoz en la Cámara Baja, Mertxe Aizpurua, condenada por enaltecimiento del terrorismo. Calificar de “filoetarra” a Bildu, por tanto, no es más que una descripción que se ajusta a la realidad.

Estamos ante una obviedad que no necesita ser argumentada. Los hechos mandan. ¿Qué necesidad hay de mentir cuando nadie da crédito a una mentira, que seguirá siendo mentira aunque se repita una y mil veces?


Deja un comentario

Rebeca Barriga Villanueva. Miedo a la palabra

El texto que aquí se reproduce forma parte del capítulo que, con el mismo título, publicó en su momento El Colegio de México en una obra colectiva: Speckman Guerra, Elisa, et al. Los miedos en la historia. El Colegio de México, 2009. Project MUSE muse.jhu.edu/book/74593. En él se afronta la delicada y compleja cuestión de las políticas lingüísticas en un país pluriétnico y multicultural.

_____

Por la naturaleza de este trabajo, resulta aventurado tratar de concluir acerca de un fenómeno tan versátil y complejo; primero, porque la interpretación siempre estará sesgada por los propios parámetros culturales, que impiden llegar a la esencia prístina del miedo de los otros, los indígenas; y segundo, porque, de hecho, es difícil verbalizar de manera objetiva todo lo que provoca el miedo; sin embargo, se pueden retomar los hilos más resistentes de la trama que hemos seguido. El miedo ha habitado al indígena y ha poblado su vida de ambigüedad.

El miedo del indígena construye una peculiar arquitectura de cimientos negativos: no ser, no participar, no hablar, vivirse invisible. El miedo que ha estado presente en la vida de los indígenas precipita grandes espacios de tensión y resistencia, callada, contenida, agresiva a la vez que sumisa. El miedo a la palabra de los indígenas mexicanos, no es reciente, se gestó en tiempos muy remotos, pero se ha ido transformando y ha tomado características y manifestaciones particulares en momentos significativos de la historia. Estos miedos comparten plenamente los rasgos distintivos de la diversidad indomexicana, tan positiva y promisoria, como negativa y desestabilizadora. En cada comunidad el problema se vive y transcurre de diversa manera, a veces, con manifestaciones diametralmente opuestas. Lo que para unos es estigma para otros es prestigio. Lo que para unos es desplazamiento para otros es motor de revitalización.

La apabullante diversidad lingüística del país ha sido un factor determinante que hizo que desde muy pronto se luchara por abatir el plurilingüismo e imponer el español con políticas lingüísticas por demás endebles y esencialmente discursivas. A pesar de permear todo el ambiente la actual política intercultural bilingüe, esperanzadora y en apariencia más sólida que las anteriores, no está consolidada y es aún aplicada en forma exclusiva para los indígenas de manera vertical. No hay tal interculturalidad para el mestizo.

Paradójicamente, ni con toda la fuerza del español, el indígena no ha sofocado del todo su lengua porque genera estrategias para mantenerla, una de ellas, acallando su voz, y solapándose en otra lengua. En este juego de fuerzas, el resultado no ha sido el óptimo, se da un bilingüismo mistificado, en la mayoría de los casos: ni se es competente en la lengua materna ni se es competente en español.

Hoy por hoy, la familia y la escuela son los escenarios idóneos para la reproducción del miedo y sus sinónimos de manera nítida y contundente; hay temor, vergüenza y negación; no obstante, siguiendo el patrón de las contradicciones generadas en un espacio de temor, son también los lugares clave para reivindicar la lengua indígena. Si bien, los actores de este drama, niños, padres y maestros se encuentran escindidos entre la ignorancia y el temor, están motivados por una avidez enorme por el conocimiento.

Por último, es preciso destacar que dentro de esta intrincada arquitectura de tensión y miedos, el indio no ha estado solo, ha ido siempre muy subrepticiamente acompañado por el mestizo, que en un extraño juego de espejos reproduce y soslaya el miedo, muy a su manera… negándolo.

Acceso al capítulo completo