ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Desarrollo de la identidad de adultos jóvenes: una guía para padres

desarrollo

El artículo que reproducimos aporta claves muy interesantes para el complejo acompañamiento a los hijos que dejan de ser niños para convertirse en jóvenes adultos, que reclaman respeto a sus decisiones y no se resignan a ser monitoreados desde instancias “superiores”.

_____

The role you play in their identity development is one of support, by taking an interest in their budding independence and autonomy. They are trying to figure out their career, new and changing relationships, and where they fit in the world. Education consultant Jennifer Miller says this age is full of tests that young adults often use to understand if they are “worthy.” These tests can be a job interview, fraternity acceptance, dating, or building new friendships. All of those tests can be really overwhelming, but they are important for young adults to experiment with their own boundaries and rules. They have been used to rules at school and at home, but as their new adult life emerges, they get to redefine their own rules.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Urvio. Revista Latinoamericana de Estudios de Seguridad. Convocatoria de artículos para el núm. 27

urvio

  Tema central: Seguridad e intereses marítimos

Coordinación: Ángel Sarzosa Aguirre, vicealmirante en servicio pasivo de la Armada del Ecuador, especialista y consultor en seguridad y defensa.

Envío de artículos: hasta el 27 de enero de 2020

Publicación: mayo de 2020

Envío de artículos: sólo a través de la plataforma de la revista (http://revistas.flacsoandes.edu.ec/urvio/index)

En el globo terráqueo, las aguas de los mares y océanos ocupan las tres cuartas partes de la Tierra. Debido a este detalle, los espacios acuáticos se han constituido a través de los años en un elemento fundamental para el desarrollo de la humanidad por permitir la comunicación entre los pueblos, al poder transportar un gran volumen de mercancías y materiales indispensables para el desarrollo industrial o comercial, extracción de recursos vivos y no vivos de los fondos marinos, así como actividades de investigación científica.

Por su gran extensión, las áreas marítimas constituyen un escenario muy vulnerable por la presencia de varias amenazas transnacionales que afectan a las actividades propias de esta área, incrementándose delitos en la mar como el contrabando, tráfico de migrantes y la piratería, entre otros. Otra amenaza resulta el transporte de sustancias prohibidas, actividad que involucra a una gran cantidad de personas por los cuantiosos réditos económicos que ello significa.

Las regulaciones internacionales para las actividades en el área marítima, la prevención de la contaminación por las actividades del hombre en los buques, las normas y niveles de seguridad contra el terrorismo, sabotaje, explosivos y armas han sido modificadas periódicamente no solo para ofrecer seguridad, sino para brindar protección integral, por ejemplo, al medio ambiente marino costero.

La existencia de la Convención sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) establece conceptos de mar territorial y soberanía plena, zona económica exclusiva y derechos soberanos, así como explotación de los recursos vivos y no vivos, permite tener un marco legal de las actividades, así como la reglamentación en de uso de las áreas marítimas establecidas para proteger la soberanía en la jurisdicción de los países. La presencia e incremento de las actividades ilícitas en la mar ha forzado a los gobiernos de los países a trabajar de forma coordinada y a modificar sus políticas en el ámbito de la seguridad en el área marítima, lo que ha provocado que las Fuerzas de seguridad de los Estados reconfiguren su estructura y roles haciéndolas más flexibles, asumiendo las tareas de policía marítima como un rol principal en sus misiones.

Las fuerzas de seguridad marítima de los países tienen la finalidad de salvaguardar la vida humana en el mar, gestionar la protección marítima y la seguridad de la navegación, evitar la contaminación marina, los actos ilícito en los espacios marítimos, así como fomentar y facilitar el desarrollo sostenible de los intereses marítimos de cada país, en el marco de los convenios internacionales y regulaciones nacionales.

El presente dossier de Urvio. Revista Latinoamericana de Estudios de Seguridad pretende contribuir a ese debate, abordando diferentes aristas que presentan los estudios y regulaciones sobre la Seguridad Marítima, entre ellos:

o   Legislación marítima internacional.

o   Legislación marítima de cada país de Latinoamérica.

o   Combate y neutralización de las actividades ilícitas en el área marítima.

o   La naturaleza y características de las amenazas en el sector marítimo.

o   Los desafíos de la inteligencia de cara a las amenazas en el sector marítimo.

o   El rol de las fuerzas de seguridad marítima como policía marítima, en cada país.

o   Coordinación interagencial para el combate y neutralización de actividades ilícitas en la mar.

 
Envío de artículos: sólo a través de la plataforma de la revista, hasta el lunes, 27 de enero (http://revistas.flacsoandes.edu.ec/urvio/index).

Los artículos deberán ajustarse a las directrices para autores de la revista (descargar). Para la selección de artículos se utiliza un sistema de evaluación por lectores pares (peer review). El mes de publicación de URVIO Nº 27 será mayo de 2020. Se puede contactar con la revista (revistaurvio@flacso.edu.ec) para aclarar dudas y perfilar propuestas.

Informes: revistaurvio@flacso.edu.ec – (593 2) 2946800 ext. 3673


1 comentario

Un libro denuncia el genocidio silenciado que Simón Bolívar aplicó a los españoles en América

bolívar

Pablo Victoria, en El terror bolivariano (La Esfera de los Libros, 2019), presenta a un libertador muy alejado del mito.

Valga esta simple anécdota, a título de ejemplo. A principios de 1814, tropas del bando de los llamados libertadores se afanaron en ejecutar a españoles cautivos en las mazmorras de Caracas. Dado que la pólvora era escasa y cara, también se emplearon sables y picas para asesinarlos, sin importar que estuvieran heridos e inmóviles. Este tipo de matanza desplegada en las Guerras de Emancipación no fue un hecho aislado, sino parte de una estrategia establecida para la eliminación total de «la malvada raza de los españoles».

Tras una investigación de doce años, Victoria pretende en su nueva obra, dividida en dos volúmenes, romper con el discurso -hegemónico en ambos lados del océano- que divide la Guerra de Emancipación entre patriotas y traidores, amantes de la libertad y opresores, americanos y españoles. Porque el Rey de España no era un invasor o un extranjero que se había implantado allí de la noche a la mañana, sino el señor natural, frente al que algunos españoles americanos se rebelaron y otros, en cambio, se mantuvieron leales. Lo que viene a ser una guerra civil repleta de odios, cuentas pendientes y villanos como Bolívar.

«Es un personaje histórico que no ha tenido biógrafos sino aduladores que le representan como alguien magnánimo, despegado de pasiones, inteligente y culto. Ciertamente era ilustrado, y por eso hay que señalarle y juzgarle con más rigor por ser capaz, aun así, de cometer tantos asesinatos y de una crueldad tremenda», apunta.

Acceso a la reseña extensa del libro


Deja un comentario

Manuel Ferrer. Universidad Técnica del Norte (Ibarra, Ecuador): el cacique se perpetúa

lo que no

No hace todavía veinticuatro horas difundí la imagen que preside esta entrada, con el siguiente comentario: “La fotografía es expresiva de la trágica evolución de la Universidad Técnica del Norte -UTN- (Ibarra, Ecuador), presa de un cacicazgo que se las ha ingeniado para perpetuarse, cooptando a quienes en conciencia lo reprueban pero carecen de arrestos para enfrentarlo”).

Un buen amigo, cuya calidad humana está por encima de toda sospecha, reaccionó malhumorado: “por favor, deja de compartirme esos artículos tan vengativos e hirientes sobre Ecuador. Los que queremos sacar el país adelante tenemos suficiente con tener que lidiar con la situación social de Ecuador. No hace falta que nadie ponga el dedo en la llaga”.

Transcribo mi respuesta, porque me parece indicativa del propósito que nos mueve cuando desde el blog de SAICSHU señalamos conductas erradas o poco honradas, sin escatimar detalles que ponen en el candelero esas actuaciones fraudulentas.

______

Lamento de veras que consideres “vengativos e hirientes esos artículos sobre Ecuador”. Y, como te aprecio mucho, quiero brindarte explicaciones respetando, por supuesto, tus puntos de vista y tu sensibilidad, aunque no los comparta (precisamente en la aceptación cortés de las discrepancias se halla la base de la convivencia). No pretendo que cambies de criterio, ni trato de apuntar ningún supuesto error de tu parte, por la sencilla razón de que no lo hay; pero sí me importa que me entiendas: y, sobre todo, que adviertas que los destinatarios de esas diatribas son personas de carne y hueso de cualquier parte del mundo, de muchas nacionalidades -estadounidense, alemana, colombiana y ecuatoriana, entre las últimas que recuerdo- vinculadas todas al mundo de la educación superior, que han protagonizado comportamientos indignos o cometido abusos de poder. Al exponerlos a la luz pública nos proponemos contribuir a la erradicación de esas arbitrariedades, en Ecuador y en otros países. ¿Cómo podría albergar la más mínima hostilidad hacia un país que me acogió durante cinco años, donde fui muy feliz y donde conservo muchísimos amigos?

En todo caso, queda tranquilo, que, en lo sucesivo, no compartiré contigo escritos de este género, porque por encima de todo aprecio la amistad de personas nobles como tú, y no deseo que por mi causa te lleves malos ratos.

Publicaciones como la que ha causado tu enojo apuntan por lo general a responsables de universidades incursos en conductas escandalosas que causan un daño social de enorme magnitud, especialmente sensible cuando se trata de instituciones que se sostienen con recursos públicos. Y el caso de la UTN es paradigmático, como reconoce cualquiera que haya vivido de cerca sus manejos internos, prácticamente desde su fundación. En pocas ocasiones he visto un mayor descaro en el modo en que se gestiona y administra una institución, como si fuera un coto privado de caza donde se hace y se deshace según la libre inspiración y el capricho del cacique de cabello teñido, y donde se violan normativas laborales que muchos hemos dejado de denunciar por la simple razón del costo económico y el desgaste moral que requeriría el recurso a los tribunales.

En este sentido no deja de resultar más que significativo que de los casi cincuenta “PhD” que ingresamos en 2015 apenas hoy queden tres o cuatro en la UTN. Los demás escapamos por piernas, porque considerábamos intolerable la vida en una universidad donde hasta hace muy poco se desconocían los mecanismos más elementales que rigen la investigación, y donde la adscripción de tareas docentes se realiza de espaldas a la capacitación profesional de quien ha de impartir unas materias que en muchos casos le han sido asignadas por personas incompetentes, carentes de un mínimo de trayectoria académica y sobradas de ínfulas y de ridícula autocomplacencia.

En algunos casos, la denuncia de casos como éste nos ha permitido obtener importantes victorias, como la salida del rector de la UNAE, cuya trayectoria escandalosa desnudamos ante los ojos de Senescyt. Y también paliamos algunos de los efectos perniciosos de una convocatoria de plazas docentes en Yachay, que algunos aprovechados se propusieron usar en su propio beneficio o en el de sus allegados.

Si yo viviera en Ecuador, tal vez ahora me plantearía el recurso a la administración de justicia para denunciar algunas de las irregularidades que me ha tocado padecer. Pero estando fuera resulta muy costoso y de resultado incierto. Por eso empuño el arma de la palabra y de la razón, y empleo una ironía a veces ácida para sustentar estas denuncias respetuosas: pero nunca encontrarás insultos groseros en ninguno de mis escritos ni en los de otros colaboradores del blog.

Cada uno contempla el mundo desde su perspectiva. Yo, en lo personal, asumo que hay que luchar por regenerarlo, cada uno desde su leal saber y entender. Quiero mejorar las cosas diciendo obviedades (que está mal lo que está mal), y esforzándome para que empiecen a arreglarse tantos desafueros, se corrijan errores o se minimicen arbitrariedades y abusos: y esta aspiración empieza a ser posible cuando una masa crítica adquiere conciencia de las vergüenzas que se sacan a relucir.

Por tanto, mi convicción profunda es que sí hay que poner el dedo en la llaga: nada arreglan los paños calientes ni el disimulo del que dirige la mirada hacia otra parte para no ver lo que le incomoda. Más aún: la denuncia puede llegar a constituir un imperativo moral en muchos casos. ¿O te parece justa la impunidad de quienes, aseguradas sus espaldas y llenos sus bolsillos, hacen de su capa un sayo y actúan de modo tiránico como caciques que ante nadie han de responder?

Te aseguro que dispongo de muchas evidencias, muy fuertes, de que las cosas son como las describo, ya que no me fundo sólo en mi experiencia personal sino en las observaciones practicadas por muchos colegas con quienes compartimos información en el blog.

También quienes propalamos vergüenzas ajenas luchamos por sacar el país adelante. Tal vez la diferencia con otras mentalidades partidarias del silencio es que entendemos que los grandes problemas requieren grandes remedios y, a veces, dolorosas cirugías.


Deja un comentario

La triste realidad de Bolivia: sí hubo trampa masiva en las elecciones

evo

Más allá de los torpes e inconfesables manejos de unos ineptos diplomáticos españoles, detenidos por vecinos de la Embajada de México en Bolivia cuando trataban de ingresar en la delegación diplomática con pretextos inverosímiles, conviene no olvidar, aunque cause dolor y vergüenza ajena, que sí hubo manipulación descarada y tramposa de los resultados electorales. Evo Morales cavó, con esto, su propia tumba política.

La misión electoral de la Unión Europea acaba de hacer público su dictamen, en línea con lo que ya había denunciado la Organización de Estados Americanos, en el sentido de considerar probado que hubo graves «errores e irregularidades generalizadas».

Texto completo de la información en fuente original