ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Alberto Vergara. La democracia peruana agoniza

Por 105 votos contra 19, el congreso peruano destituyó el 9 de noviembre al presidente Martín Vizcarra y al día siguiente asumió el poder quien era el presidente del Congreso, Manuel Merino. En los últimos tres años, hubo cuatro procesos de vacancia presidencial, se disolvió un congreso y Merino resulta el tercer mandatario. La democracia peruana se muere.

Diagnosticar la enfermedad que la está matando es difícil. Porque las democracias suelen sucumbir ante tiranos formidables, mientras que la peruana está muriendo de insignificancia. No muere a manos de Gulliver, sino de unos enanos ciegos que chocan entre sí ad infinitum y han generado un régimen impredecible, caótico y, ahora ya, agonizante: la democracia peruana es un dilema del prisionero desbocado. Como es natural, en este río revuelto hay unos malos pescadores que tratan de sacar provecho. Pero la agonía solo puede explicarse de la comunión entre pescadores y el sempiterno río.

El sistema político peruano en los últimos años ha funcionado como una tómbola corrupta. El negocio es así: en tiempos de campaña los dueños de inscripciones electorales (hiperbólicamente llamadas “partidos”) reciben aportes y subastan los puestos en sus listas para el Congreso. A más dinero, más encumbrada tu candidatura.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Manuel Ferrer. La Navidad que se nos va

Hace años adapté estos versos de la Novena de Aguinaldos al gusto actual, porque el lenguaje de la versión tradicional resultaba ininteligible, por anticuado. Fue un regalo que quise hacer a Diana, mi esposa, como reconocimiento de amor a Colombia, su tierra.

_____

Gozos ante la Venida del Niño Dios

-Dulce Jesús mío,

mi niño adorado,

¡ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


-¡Maravilla inmensa

de mi Dios amado,

que hasta hacerte un niño

Tú te has rebajado!

-¡Oh Divino Niño,

ven para enseñarnos

la prudencia que hace

verdaderos sabios!

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


-¡Oh, Dios poderoso

que, amoroso hablando,

al pueblo de Israel

diste los mandatos!

Ven, no te retrases,

para rescatarnos.

Y que un niño débil

muestre fuerte brazo,

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


-¡Oh raíz sagrada

de Jesé, en lo alto

erguida y alzada,

muestras el camino

a tu pueblo santo!

-¡Niño de mi alma,

que has sido llamado

lirio de los valles,

bella flor del campo!

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


¡Llave de David

que abre al desterrado

las cerradas puertas

del regio palacio!

¡Sácanos, oh, Niño,

con tu blanda mano,

de la cárcel triste

que labró el pecado!

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


¡Oh, lumbre de Oriente

sol de eternos rayos,

que entre las tinieblas

tu esplendor veamos!

¡Niño tan precioso,

dicha del cristiano,

luzca la sonrisa

en tus dulces labios!

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


¡Espejo sin mancha,

Santo de los santos,

sin igual imagen

del Dios soberano!

¡Borra nuestras culpas,

salva al desterrado

y, en forma de Niño,

da a este pobre amparo!

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


¡Rey de las naciones,

Mesías esperado,

de mi alma anhelo,

pastor del rebaño!

¡Niño que apacientas

con blando cayado

a la oveja arisca,

y al cordero manso!

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


¡Ábranse los cielos,

baje de lo alto

bienhechor rocío,

como riego santo!

¡Ven, hermoso Niño!

Ven, Dios tan amado;

luce, hermosa estrella;

brota, flor del campo.

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


¡Ven, que ya María

extiende sus brazos,

prepara sus risas

al Dios humanado!

¡Ven, que ya José,

con anhelo santo,

se dispone a darte

amoroso abrazo!

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


¡Del débil auxilio,

del doliente amparo,

consuelo del triste,

luz del desterrado!

¡Vida de mi vida,

mi dueño adorado,

mi constante amigo,

mi divino hermano!

¡Ven a nuestras almas!,

¡ven, no tardes tanto!


Véante mis ojos

de ti enamorados.

Abrace tu cuello,

estreche tus manos.

Aun hecho de barro

te aprieto en mis brazos,

te canto la nana,

te miro extasiado.

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


-Ven, Salvador nuestro,

por quien suspiramos,

¡Ven a nuestras almas,

ven, no tardes tanto!


Deja un comentario

Juan Luis Cebrián y los idiotas

Son tiempos de pandemia y Cebrián acaba de publicar un libro dedicado, en buena parte, a la estulticia de los poderosos en tiempos de crisis de las democracias occidentales. Se titula Caos, el poder de los idiotas y lo ha publicado Espasa. 

“Idiotas”… En su libro se refiere a unos cuantos gobernantes con esta palabra. En concreto, con la segunda acepción del diccionario, que los define como “engreídos sin fundamento para ello”. ¿Es España actualmente un ejemplo paradigmático de idiotez, en este sentido?

No es paradigmático, pero es un ejemplo, pues muchas de las cosas que suceden por aquí también pasan en otros países. La mediocridad de la clase política no es exclusiva de España, sino que también se da en Reino Unido, en Estados Unidos, en América Latina… en muchos países democráticos donde los grandes partidos se han degenerado y la clase política se ha hecho progresivamente mediocre. También ha aumentado el sectarismo, el populismo y el nacionalismo después de la caída del Muro de Berlín. Son enfermedades del siglo XXI que nos afectan también a nosotros.

¿No tiene la sensación de que el mundo se gobierna desde hace décadas a golpe de populismo?

Bueno, ha crecido el populismo… Vamos a ver, el populismo tiene sus raíces en el cambio del orden mundial y en la globalización. La democracia representativa está en crisis ante un modelo de globalización que es muy fuerte desde el punto de vista del liberalismo económico, pues no existen muchas reglas que lo controlen. Éste es un capitalismo que Adam Smith no pudo ni soñar, pues él creía en el capitalismo regulado. ¿Cómo se regula ahora el capitalismo financiero internacional si no hay una autoridad competente para ello?

La globalización…

Es la que explica el auge del populismo identitario, de los nacionalismos, del yihadismo…todos esos populismos vienen del miedo a la globalización y del desencanto con el sistema. El sistema está en crisis y eso explica el auge del populismo. No hay que olvidar que el modelo liberal-capitalista genera mucho crecimiento en el mundo, pero también muchas desigualdades. Y las clases medias se empobrecieron a partir de la crisis de 2008 y eso ha potenciado esta ola populista.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

José Buenaventura Navas Villafuerte, un referente imprescindible para el estudio histórico de la costa ecuatoriana a principios del siglo XX

Recogemos aquí una escueta información sobre la vida y la obra de este poeta y periodista ecuatoriano, cuyos escritos arrojan luces para el conocimiento de las provincias de Guayaquil y Manabí durante el primer tercio del siglo XX. Como ocurre con excesiva frecuencia, por la desidia de quienes debieran velar por la conservación de las memorias históricas de la costa ecuatoriana, los escritos de Navas resultan de muy difícil acceso y sólo de modo excepcional han sido objeto de reediciones.

_____

José Buenaventura Navas Villafuerte (+1940) realizó una intensa labor periodística, plasmada en diversas publicaciones de la época, algunas de las cuales vieron la luz gracias a su impulso: Luz y SombraPrimavera LiterariaEl PensamientoJuan MontalvoOlmedoLa Pluma y Bandera Roja. Fue, además, director y propietario de la revista mensual Variedades, que se vendía en Ecuador, México y Bolivia.

Navas Villafuerte es autor de monografías cantonales de gran interés, que retratan con viveza las condiciones de vida, la política local y la microeconomía de diversas poblaciones de la costa sur ecuatoriana: Manabí, Guayaquil, Milagros, Urdaneta, Balzar, Daule, Santa Elena, Jipijapa. Realizó modestas e inteligentes incursiones en el pasado histórico de algunos de esos lugares, como es el caso de Evolución social del obrero en Guayaquil (1920, reeditada en 2015), o Monografía histórica e ilustrada de la provincia de Manabí (1936).

Nuestro personaje incursionó también en la poesía. En el país del ensueño (Guayaquil, 1916) se nos muestra profundamente amargado por sus amores fracasados y por los avatares de la vida política de su país, manejada por indignos ‘politiqueros’, que le arrancan expresiones tan dolorosas como éstas: “Hija de maldición: en sus entrañas / ha alimentado a todos los tiranos / que regaron los valles i montañas / con la sangre infeliz de sus hermanos […] / ¡Política menguada!… Yo quisiera / verte a polvo i escombros reducida, / i ver hecha pedazos tu bandera / que es símbolo de infamias en la vida”. La muerte en combate de su primo, Horacio Villafuerte, le hace maldecir con horror la guerra civil que desangraba la costa pacífica del país en 1914: “Toda guerra entre hermanos es una guerra impía / que siempre he aborrecido de todo corazón, / porque detesto el crimen, i sé que en las contiendas / civiles i sangrientas impera la traición”.

Por último, cabe destacar la reiterada presencia del suicidio en la producción poética de Navas Villafuerte, en la línea de otros poetas ecuatorianos contemporáneos, algunos de los cuales, como Medardo Ángel Silva (1898-1919), pusieron fin a su existencia en plena juventud.


Deja un comentario

Anécdotas de la democracia republicana en Cataluña. Miquel Badia, el ‘capità Collons’

Este artículo de Luis Mauri, que se publicó en El Periódico, se ocupa de un personaje siniestro, el capità Collons, jefe de la policía de la Generalitat en tiempos de Companys, que tenía atravesados a los anarquistas.

_____

El capità Collons era un hombre de acción. Un soldado sin uniforme. Un ultranacionalista fascinado por la virilidad fascista de los años 30, fundador de las milicias paramilitares de Estat Català. El capità Collons también tenía un nombre oficial como todo el mundo: Miquel Badia. 

Badia fue jefe de la policía de la Generalitat desde diciembre de 1933 hasta septiembre de 1934. Fue destituido por Companys tras haber ordenado a sus hombres apresar en los juzgados al fiscal que dirigía la acusación contra un amigo suyo.

Antes de su cese, se había ganado una acreditada fama como represor y torturador de anarquistas y sindicalistas. El periodista Víctor Alba, comunista antiestalinista del POUM, evocaba en 1998 en el Avui: “Los hombres de Badia, los escamots de un Estat Català que no tenía nada que ver con el de Macià y que inspiraba mucha desconfianza a ERC, se dedicaban no a perseguir fascistas, sino a gente de la FAI, a cenetistas y, sobre todo, a las juventudes libertarias. Los conducían a la Via Laietana, les sacaban la camisa, los ponían de cara a la pared y anunciaban que iban a matarles; desde detrás, uno disparaba por encima de las cabezas y otro, simultáneamente, lanzaba piedrecitas contra las espaldas de los detenidos. Más de uno se desmayó e incluso alguno perdió la cabeza”.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Lucas Molina Franco. Persecución y sectarismo en la Cataluña de Companys

El fracaso de la sublevación militar de julio de 1936 en Barcelona propició que el poder real en las calles pasara a manos de las milicias de la CNT (Confederación Nacional del Trabajo) y de la FAI (Federación Anarquista Ibérica) sobre el resto de organizaciones izquierdistas o nacionalistas. Más de 40.000 milicianos deambulaban por la capital catalana el día 20 de julio, autodenominándose, con selectividad excluyente, «el pueblo», pese a que el pueblo, por lo general, estaba en sus casas, amedrentado tras los terribles sucesos de aquellos días de lucha.

Lluis Companys Jover, presidente de la Generalidad de Cataluña desde el 26 de mayo anterior, tuvo los reflejos suficientes –tragándose los sapos y las culebras de rigor– para cortejar y halagar a los anarcosindicalistas tras su victoria en las calles barcelonesas. Éstos, que necesitaban un personaje manejable al frente de la presidencia del gobierno autónomo y la apariencia pública de un poder institucional real mientras seguían dominando la calle con su ideario libertario, se dejaron querer y lo mantuvieron al frente de la Generalidad.

Con una hipocresía sublime que denotaba la demagogia del personaje, Companys afirmó en su discurso a los cenetistas el mismo 20 de julio lo siguiente: «Ante todo he de deciros que la CNT y la FAI no han sido nunca tratadas como se merecían por su verdadera importancia. Siempre habéis sido perseguidos duramente y yo, con mucho dolor, pero forzado por las realidades políticas, que antes estuve con vosotros, después me he visto obligado a enfrentarme y perseguiros. Hoy sois los dueños de la ciudad y de toda Cataluña porque solo vosotros habéis vencido a los militares fascistas y espero que no os sabrá mal que en este momento recuerde que no ha faltado la ayuda de los pocos o muchos hombres leales de mi partido, de los guardias y de los mozos…».

[…]

Un esclarecedor informe oficial republicano, fechado tras los sucesos de mayo de 1937 y conservado en el Archivo General Militar de Ávila, pone los pelos de punta y señala la deriva del orden público vivida en Cataluña durante los diez primeros meses de la contienda. El documento comienza así: «En todos los aspectos la situación política de Cataluña se manifestaba dentro de un proceso caótico con tendencia a empeorar. La intervención de los anarquistas dentro del gobierno aumentó el ritmo de dicho proceso y la autoridad del gobierno de la Generalidad decrecía en la misma medida en que aumentaba la influencia anarquista (…) Economía, Abastos, Sanidad y una influencia preponderante en Orden Público eran los reductos de los anarcosindicalistas (…) Esta preponderancia de los hombres de la FAI se debe a la cobardía de la Esquerra, la cual se sometía por completo al dictado de los anarquistas…». Cobardía de la Esquerra. Eso pensaban y afirmaban los propios republicanos.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Alfonso López García. Si todo es fascismo, nada es fascismo: el peligro de banalizar

Hace unos días la vicepresidenta del Gobierno de España, Carmen Calvo, animaba al Partido Popular a realizar algún tipo de valoración sobre los mensajes de WhatsApp filtrados a militares retirados, a los que definió como un ¡grupo de fascistas’. Es, al menos, la tercera vez en poco tiempo que la vicepresidenta utiliza el término fascista para referirse a un grupo de personas en concreto, o a un adversario político. En septiembre, mientras presentaba la nueva ley de Memoria, destacó que la misma serviría para “defender la democracia frente al fascismo de Vox”, a los que ya antes había acusado de representar el ‘fascismo organizado’ del siglo XXI.

Al mismo tiempo que Calvo sacaba de paseo esta semana el fascismo por el ámbito político, la red social Twitter se convertía en sede de un nuevo y acalorado enfrentamiento entre dos famosos usuarios. En esta ocasión se batían en duelo tuitero el exdiputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta y el pianista James Rhodes, quien publicó un post en el que se burlaba de la estatura del alcalde de Madrid, que desencadenó la guerra entre ambos. Entre descalificaciones varias, a las que acabó sumándose otro habitual de la gresca, el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch, Rhodes terminó por invitarles a crear ‘un club para fascistas y solitarios’, antes de anunciar acciones legales.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

José Manuel Castellano. El petróleo blanco (La guerra del agua)

La semana anterior algunos medios de comunicación de carácter internacional, como El País, recogían la noticia que el derecho de uso al agua comenzaba a cotizarse en Wall Street. Evidentemente, ese escenario era muy previsible que sucediera desde hace algún tiempo, dado que determinadas compañías norteamericanas, como el caso de “The Coca-Cola Company”, vienen negociando desde años atrás con las distintas repúblicas -al Sur de río Grande (como es denominado en la tierra del Tío Sam) o Río Bravo (designado así, ese mismo curso fluvial, por nuestros hermanos mexicanos)- licencias administrativas o concesiones sobre los derechos de agua, además, de adquirir masivamente empresas punteras de agua envasada, marcas cerveceras y de bebidas gaseosas.

De modo, que este recurso natural, considerado un bien común de dominio público, tiene ya los días contados para reconvertirse en otra mercancía o producto especulativo de esta ingeniería financiera que soportamos y, por tanto, un engranaje más al control y dependencia del centro sobre las periferias.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

¿Quién se acuerda de los temporeros inmigrantes de España?

En estas fechas leemos, un día sí y otro también, sobre el traslado de personas a la Península desde Canarias, adonde llegaron en pateras desde la costa africana.

Y todos se hacen cruces. ¡Van a contagiarnos!, ¡qué peligro!

Su semipresencia -nadie los ve ni los oye, en realidad son semipersonas- sólo sirve de arma arrojadiza contra un Gobierno que, como en casi todo, actúa a hurtadillas, escondiendo aquellos desplazamientos para no alarmar más a una población a la que se ha encargado de aterrorizar durante meses.

Nadie piensa ni habla hoy de los temporeros, llegados también en su momento desde las costas de África, tratados casi siempre -hay honrosas excepciones- como carne de cañón sólo apta para el trabajo que, por su dureza, nadie acepta.

Durante un tiempo, los temporeros tuvieron que realizar sus labores en nuestros campos sin mascarillas, que no llegaban para todos: situados en el extremo de la ‘cadena alimenticia’, relegados a la condición de perros vagabundos, vivían en las calles, rodeados de miseria y, por consiguiente, se hallaban siempre al final de las colas de suministros de esos tapabocas reservados para gente de más categoría.

No sé si la situación habrá cambiado. Pero da igual. No se les ve en las grandes ciudades y ya no nos asustan, porque a fin de cuentas los emplazamos siempre al margen de los circuitos en que nos desenvolvemos quienes nos consideramos personas; ellos, encerrados en las jaulas en que los recluye nuestro egoísmo, se mantienen a una prudente distancia que evita el riesgo de contagio.

Pero se trata de seres humanos, aunque nos pese y aunque su condición de ‘ilegales’ -maldita sea la palabra- los oculte de nuestra mirada y nos los presente como incómodos fantasmas que insisten en llamar a las puertas de nuestras insensibles conciencias.

Así fue percibido Jesús cuando nació. No había sitio para su familia en las posadas. Y todo un rey se asustó tanto por el suceso de su llegada a este mundo que, para asegurarse de que no pondría en peligro el reino, desencadenó una matanza de los niños menores de dos años que había en Belén y alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los Reyes Magos.

Tampoco esto importa demasiado. Ya quedan muy pocos niños, y a los pocos que quedan los tenemos tapaditos con mascarillas (así molestan menos). Y de la Monarquía ya se encarga Podemos, con la ayuda involuntaria del rey emérito, utilizado como ariete por quienes pretenden subvertir el orden constitucional para instaurar una arcaica dictadura pseudocomunista.

En todo caso, y por si aún nos quedara un resto de conciencia, leamos esto que publicó Montse Espanyol en La Razón cuando todavía quemaba el fuego del verano en los campos que los temporeros regaban con sus sudores.

_____

Cuando en España todavía estaba limitada la libertad de movimiento, miles de migrantes se las ingeniaron para llegar a Aragón y Cataluña. Una docena de brotes en empresas hortofructícolas puso el foco en este colectivo. Las condiciones precarias en las que viven actuaron de caldo de cultivo para el virus, que saltó de las empresas a los domicilios y de los domicilios a la calle. En un abrir y cerrar de ojos ya había contagio comunitario.

[…]

“La culpa no es de los temporeros, es de los políticos que no han sabido anticiparse a su llegada. Vienen cada año, ¿por qué no iban a venir?”, pregunta Axel, a la puerta de su comercio, Bolsos La Parada, en Lérida. “La covid no ha hecho más que descubrir a la ciudadanía un problema social que Lérida y otros puntos como Huelva o Almería conocen hace tiempo”.

Acceso al texto en fuente original


Deja un comentario

Aura Lucía Mera. Moscas contra el ventanal (a propósito de Maradona, que se nos fue)

Decía André Malraux, ese narrador y ensayista francés de pensamiento profundo y vertical como una estalactita que cala hondo y se queda pegado en los rincones de la memoria, decía, o se preguntaba a sí mismo: “¿Qué relación hay entre el hombre y el mito que ese hombre encarna?”. ¿Cuál es el verdadero? Se llegan a fusionar o, al contrario, se confunden y convierten en existencias paralelas, como las sombras que jamás se nos despegan, pero no las podemos tocar ni salir de ellas.

Me pregunto lo mismo ahora con la muerte prematura de Maradona, ese ídolo del fútbol, ese ser humano convertido en semidiós por la masa, arrasado por ella, aplaudido, esa masa que lo llevó a la cima traidora de la fama escindiéndolo para siempre de su verdadero yo, fracturándolo en pedazos, caído como Ícaro cuando incendió sus alas por querer tocar el Sol.

Pienso en Pambelé, en María Eugenia Dávila, Whitney Houston, Marilyn Monroe, Jimmy Salcedo, Michael Jackson, Amy Winehouse, Philip Seymour y Mike Tyson. Tantos empujados por la inmisericorde multitud que los llevó a la gloria, les permitió tener yates, jets, autos, piscinas, joyas, alabastros, mujeres, hombres, y los condenó a aislarse de su esencia, a olvidarse de sus temores, su soledad en medio del bullicio, sus angustias íntimas que los llevaron a buscar callar dolores internos con el consumo de drogas y alcohol, para poder reírse como Garrick, aquel que “reía en el llanto y lloraba a carcajadas”.

La droga y el alcohol siempre son los triunfadores. Nadie les mete el gol de la victoria. Son las sustancias adictivas las que ganan siempre metiendo los autogoles que necesitan hasta ganar la partida, mutilando vidas y sueños, sin importarles quiénes son sus víctimas, sin distinguir raza, profesión o credo, sin respetar riquezas ni aplausos. El suicidio por sobredosis, la locura, la cárcel, la demencia y la muerte segura son sus metas y siempre ganan la parada.

Tumbas de famosos, mausoleos en mármol, fosas comunes, da lo mismo, el olvido llega, los recuerdos se convierten en cenizas con el pasar de los años y nadie se acuerda de ese dolor interno que vivieron, el infierno en privado de alucinaciones, paranoias, episodios de irritabilidad incontrolable, ataques de culpa y promesas de redención frustradas.

La droga (y el alcohol es una droga líquida, tal vez la más peligrosa de todas por la negación que conlleva) es la que se lleva todas las copas, medallas y condecoraciones. Lo he vivido, he nadado en sus aguas nauseabundas, he buscado la salida de maneras poco ortodoxas, me he quemado las alas y caminado en el infierno. Sé de qué hablo.

Por eso pienso en ellos con infinita tristeza y ternura, seres humanos frágiles y sensibles que no pudieron encontrar la salida, la única que existe, reconocer con humildad y buena voluntad la impotencia ante las sustancias, reconocer que es una enfermedad primaria e incurable, buscar ayuda y permitirla, no consumir por 24 horas y hacer de esas 24 horas el proyecto de vida. Poco a poco, paso a paso, se van encontrando la luz y la libertad, se desatan una a una las cadenas, y ese desierto árido de la soledad interna empieza a encontrar oasis de agua y palmeras, agua limpia y amaneceres claros.

Ojalá la muerte prematura de este hombre de alma solitaria y torturada sirva para reflexionar sobre la adicción. Y que todos aquellos que le aplaudieron nunca olviden quién fue el que finalmente metió el gol.

Posdata I. Los adictos activos somos como moscas dándonos totazos tratando de salir por el ventanal. La salida está hacia dentro, no nos dejemos deslumbrar.

Posdata II. Nunca he pisado un estadio de fútbol, pero siempre recordaré a Maradona atrapado en su autogol. ¡Paz eterna!

Acceso al texto en fuente original