ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Otra voz contra la apertura de los colegios

jcd

José Carlos Díez (Palencia, 1971) es uno de los economistas españoles más mediáticos. Es profesor de la Universidad de Alcalá, y en 2017 fue la persona encargada de la ponencia económica del PSOE, aunque en este momento no está vinculado al partido.

Ha escrito varios libros- entre ellos Hay vida después de la crisis– y ha trabajado en el pasado en el mundo financiero, ocupando entre otros cargos, el de economista jefe de Intermoney.

En la actualidad forma parte -junto con Daniel Lacalle y Miguel Sebastián- del grupo de economistas contratados por el Cabildo de Gran Canaria para trazar una hoja de ruta con la que las Islas Canarias puedan salir de la crisis generada por la covid-19.

___

Gran Canaria era un paraíso libre de covid cuando se abrió para el turismo y ahora se ha contaminado. Esto no es culpa de España, ha sido un protocolo europeo. El Gobierno canario quería hacer PCR en origen y la Comisión Europea dijo que no. Ha sido un error como el que se va a cometer con la apertura de los colegios para cerrarlos a las tres semanas o al mes.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Los grandes negocios montados alrededor del coronavirus

 

mascarillas

Este texto de Luis del Val es una llamada de atención sobre los abusos que una y otra vez se comenten contra la ciudadanía, con el mentiroso pretexto de protegerla. Claro que, a los ojos de los políticos que están arriba –(des)gobernando o jugando a la oposición-, estos pequeños detallitos carecen de importancia.

El precio de un producto que debemos llevar obligatoriamente -la dichosa mascarilla- ha subido un 2.500 por ciento. “Para hacerse una idea suponga usted que, en marzo, compraba una barra de pan que le costaba un euro, y que, ahora, esa misma barra le costase 25 euros, es decir 25 veces más cara”.

Y sigue el articulista: “eso es el mercado libre, y la ley de la oferta y la demanda, dirá alguno. Pues no señor. Soy un defensor del mercado libre, pero siempre y cuando no esté obligado a adquirir un producto y a usarlo todos los días. Si las mascarillas fueran voluntarias, pues que las hicieran con luces intermitentes y que su precio fuera veinte euros la unidad, y a mí me daría igual, pero es que nos obligan a comprar mascarillas y a usar una nueva cada día, y si no cumples con esa obligación consumidora, encima, te ponen una multa”.

“¿No hay un ministro de consumo entre las casi dos docenas de ministros de casi todo? ¿Y ese vicepresidente, que siempre dice que está preocupado por la gente y porque la gente llegue a fin de mes? Una familia, formada por los padres y dos niños, tiene un presupuesto mensual de mascarillas de casi 120 euros”.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Miguel A. Moreta-Lara. Manuel Ferrer vuelve a casa

Miguel Moreta Lara

Me encuentro con una obriella (como escribía el buen Gonzalo de Berceo, uno de los primeros cultivadores de la lengua castellana) o, si quieren, con un ejemplo de microteatro, como dicen ahora los teatreros à la page: es una obra minúscula con poco más de 3.000 palabras, muy bien editada, ilustrada y sabiamente presentada por ¡nada menos que cuatro prologuistas!: un prólogo de la poeta ecuatoriana Catalina Sojos, una nota preliminar del autor, una presentación institucional de la concejal de Cultura de Benamocarra Victoria Téllez y una presentación entrañable del amigo Antonio Clavero. Permítanme que desmienta el tópico taurino que cree que no hay quinto malo, algo muy fácil después de esas cuatro estupendas colaboraciones que sitúan atinadamente al microdrama y al autor en su contexto personal, histórico y literario.

El doctor Manuel Ferrer ha tenido una vida vagabunda. Se formó en los Maristas de Málaga y luego en las universidades de Sevilla, Granada y Navarra. Su profesión lo llevó a vivir en México y Ecuador, de donde finalmente ha regresado a su Málaga natal y a la Axarquía. Quizá esta deriva del profesor nos dé pie a explicar algunas de las tintas con que describe a su personaje principal, el fugitivo Miguel que, en un exótico periplo, acaba por enmaridar con una japonesa.

En su nota preliminar, Manuel Ferrer provee las principales claves de Volver a casa. Afirma que sintió “la necesidad de repasar mi vida y de plasmar esas reflexiones en papel escrito”, al tiempo que se declara historiador: sabemos que ha dedicado varios de sus muchos libros a la historia reciente de España. Por tanto, la trama de esta pequeña obra de teatro vehicula una compleja biografía personal ambientada en la no menos complicada trama de la guerra civil española de 1936.

Este sangriento episodio de nuestra historia reciente, del que todavía nos resentimos, ha sido largamente tratado: su bibliografía investigadora es un bosque inmenso ya inabarcable. Pero todavía pululan las falsedades, al tiempo que se airean los datos más hipócritas, las manipulaciones más groseras y la desmemoria más vil… Sigue siendo una herida abierta. Como decía cierto historiador, la Historia es un cadáver que goza de una siniestra buena salud. De ahí la existencia de un cúmulo de obras literarias (novelas, poemas, películas, obras de teatro, cómics, etc.) con que los creadores alimentan el interés de un público numeroso que busca interpretar y descansar de una vez por todas de un pasado que, como una sombra cainita, no cesa de perseguirnos. Podemos afirmar que, en cuanto españolitos, es difícil sustraernos a un cierto sentimiento de bipolaridad: no hay ciudadano español que, a nivel personal y familiar o a ras de su localidad, no esté habitado por una historia de parientes o paisanos asesinados, encarcelados, represaliados o exiliados (como es el caso de los personajes principales de este microdrama, Miguel e Irina). Y, sin embargo, si queremos escapar a la lluvia de fakes y de tópicos, a esa vieja estrategia autoritaria que envenena nuestros sueños, es necesario acudir a las obras de historiadores foráneos, especialmente anglosajones, que nos expliquen la verdad de una guerra terrible y la maldad de una dictadura subsecuente que, en lugar de cerrar el conflicto, lo alimentó con ejecuciones y represiones de todo tipo.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

José Manuel Castellano Gil. Usted debe responder, Señor Pedro Sánchez

celaá

En recuerdo a Víctor Jara

La parálisis mortecina del mundo político, institucional y social de esa invertebrada o ficticia España actual, se refleja en el adagio manuscrito de uno de los grandes pensadores universales, que contribuyó al tránsito de las ideas hacia la contemporaneidad: “La política es el camino para que los hombres sin principios puedan dirigir a los hombres sin memoria” (François Marie Arouet, ‘Voltaire’).

Ese gobierno actual está integrado por comparsas desafinadas con partituras diversas, ilegibles que entonan exclusivamente para círculos e intereses cerrados. En esa dirección podríamos enunciar un cúmulo de despropósitos interminables en sus acciones de (des)gobierno pero para muestra un botón: la programada vuelta al cole.

Resulta, cuanto menos alarmante por no utilizar palabras mayores, dado el actual incremento de contagios, 46.000 en una semana, que se está produciendo en estos momentos en esa piel de toro ibérica, que la Sra. Ministra Isabel Celaá -según recogen diversos medios de comunicación- no sólo no tiene sobre su mesa una propuesta alternativa, con respecto al inicio del nuevo curso escolar programado para principios de septiembre, sino que, además, descarta totalmente cualquier retraso en el calendario previsto, que fue elaborado y acordado en meses anteriores, cuando la afectación del Covid-19 había disminuido considerablemente.

En síntesis, la Ministra apostaba, tan sólo hace dos días, por una vuelta a la modalidad presencial. Sin embargo, anunciaba posteriormente que dejaba en manos de las Comunidades Autónomas esa decisión. Y el Sr. Sánchez, tras el Consejo de Ministros de ayer martes 25 de agosto, informaba que las puertas de los colegios deben abrirse, basado en “la certeza de que se han gestionado bien los recursos para ello y ha garantizado a toda la comunidad educativa que los centros educativos van a ser seguros frente a la Covid-19”. Ante esa declaración uno se pone a temblar, porque si lo gestiona con tanta efectividad como lo ha realizado ante el conjunto de la sociedad española, estamos apañados, estamos muertos.

Otro aspecto que llama poderosamente la atención es la defensa que el Sr. Sánchez hace de la gestión de la Ministra. Mire Sr. Presidente, usted lo que debe hacer es trabajar por defender, proteger y ajustar los desequilibrios sociales de la ciudadanía y no defender a su ministra.

Desconozco, no soy jurista, si el Código Penal contempla responsabilidad derivada por inadecuadas o temerarias instrucciones o disposiciones por parte de un cargo público, o en este caso concreto, de un Presidente de gobierno y su Ministra de Educación. Si la hubiera aplíquese con la máxima dureza, por los daños que pudiera ocasionar, y si no existiera incorpórese a la normativa actual vigente.

Usted. Sr. Presidente, está garantizando que esa exposición de estudiantes, docentes y familias no conllevará situación de riesgo alguno, por tanto, espero que no suceda nada, no por su gestión sino por el bien de mis conciudadanos. En caso contrario, si su decisión provocara alguna afectación o un terrible genocidio social, que no limpien sus manos toda la lluvia del Norte.

Acceso al texto en formato original


2 comentarios

Y el Estado pretendió arrebatarnos a nuestros niños

cole

No deja de resultar paradójico que la Junta de Andalucía, incapaz hasta ahora de establecer unos mecanismos que aseguren la integridad de los niños andaluces en el regreso al cole, exhorte a los padres a través de burdas amenazas, invocando incluso el artículo 226 del Código Penal y las penas que ahí se contemplan, para que lleven a sus hijos al colegio.

Al menos, el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, se distancia de las amenazadoras declaraciones de la viceconsejera de Educación y Deporte, y reconoce que los padres que decidan no llevar a los niños al colegio “están en su perfecto derecho a hacer lo que consideren por velar por la seguridad de sus hijos”.

En la misma línea que Marín, Emilio Calatayud, un prestigioso juez de menores de Granada, sostiene: “estamos ante una colisión de dos derechos fundamentales: el derecho a la protección de la salud y el derecho a la educación. Y las autoridades no pueden garantizar, porque es imposible, al cien por cien que no vaya a haber contagios en los colegios. Y el miedo es libre. No contemplo la posibilidad de que a unos padres se les acuse de favorecer el absentismo de sus hijos por no llevarlos a clase por el miedo la pandemia, que es un temor que se está extendiendo. En cualquier caso, una decisión de ese tipo, que no creo que nadie adopte, sería recurrible ante los tribunales”.

El también letrado Borja Adsuara añade que “hay dos bienes jurídicos protegidos: la educación y la salud de los menores” y que es una situación que se ciñe al ámbito civil, en la que es muy difícil demostrar el hecho de que no llevar al niño a clase suponga incumplir con la obligación de la educación. ¿Qué funcionario de Asuntos Sociales le dirá a un padre en plena pandemia que no vela por su hijo por no querer que vaya al colegio?”.

De hecho, ya son alrededor de doce mil las personas que han apoyado la iniciativa puesta en marcha por el Instituto andaluz contra el Acoso Escolar en Change.org, en la que piden al Defensor del Pueblo y al Ministerio de Educación una vuelta “voluntaria” de sus hijos al colegio, ante la situación sanitaria provocada por el coronavirus. “Si vuelve al colegio o estudia en casa, lo decidimos los padres”, expone la petición.

Enlaces recomendados:

https://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-vuelta-cole-andalucia-junta-confia-vuelta-cole-segura-y-presencial-y-presentara-nuevos-protocolos-proxima-semana-202008231334_noticia.html?fbclid=IwAR09HL0pNqzNhQDoxYDD2WyP28RBRvNzyAvQqgsxSC1QbzqQY8RpJ8v92qU

https://www.malagahoy.es/andalucia/Multas-Andalucia-no-llevar-ninos-colegio_0_1495350713.html?utm_source=facebook.com&utm_medium=smm&utm_campaign=noticias

https://www.granadablogs.com/juezcalatayud/2020/08/si-las-autoridades-no-se-mojan-sobre-la-vuelta-al-cole-no-pueden-exigir-a-los-padres-que-se-mojen/?fbclid=IwAR3r39UJi2Tg7zQwewJGviwn06XBp56B07rN73Q_D18lgZ_hA5vW2-h8Nc8

https://www.eldiario.es/andalucia/junta-andalucia-enreda-vuelta-cole-voluntaria-perfecto-derecho-vicepresidente-no-opcion-educacion_1_6181537.html

https://www.abc.es/sociedad/abci-vuelta-cole-educacion-preguntara-abogacia-general-como-actuar-caso-padres-rehusen-llevar-hijos-clase-202008260050_noticia.html


Deja un comentario

Putin y el coronavirus

coronavirus Rusia

Hace un mes se publicaba en La Razón un artículo que daba fe de la caída en picado de la popularidad de Putin, por el elevado número de contagios de covid-19. Como el objetivo de un gobernante de las características de Putin es mantenerse arriba a todo costo, caiga quien caiga, incluso si se requiere eliminar físicamente a adversarios políticos, Rusia abandera ahora supuestos éxitos en la obtención de una vacuna contra el coronavirus. ¿Alquien otorga algún crédito a esos cacareados logros?

Lamentablemente, la clase política instalada en el poder, en cualquier parte del mundo -salvo excepciones  contadísimas-, gobierna y toma decisiones exclusivamente en clave de intereses políticos partidistas y electoralistas. Incluso los que accedieron a esas esferas con programas supuestamente antisistema y con esperanzadores mensajes de revitalización de la gestión política apenas tardan unos meses en aprender los vicios de aquellos a quienes criticaron y denostaron. A los lectores españoles resultará familiar la deriva de Podemos, de la mano del matrimonio Iglesias-Montero, anticapitalistas de toda la vida y entregados hoy a lujos que debieran avergonzar a quienes confiaron sus votos a esos ‘redentores’, si dejase de operar el adoctrinamiento que les ciega y les impide pensar por cuenta propia.


Deja un comentario

Lluís Codina. Indicadores de la actividad científico-académica: el Manifiesto de Leiden y la Declaración de San Francisco

indicadores

La proliferación de métricas para medir la actividad científico-académica, y el aumento en paralelo de instrumentos para la obtención de las mismas, llevan al siguiente y necesario paso: reflexionar sobre las condiciones adecuadas de su utilización, sobre todo para la evaluación de carreras académicas, puesto que hablamos de vidas humanas.

Por fortuna, nos pueden ayudar dos declaraciones sumamente importantes (de 2014 y 2012, respectivamente), apoyadas por miles de investigadores de primera línea de todo el mundo, y que trataremos en lo que sigue. Se trata de las siguientes:

En los dos casos, lo que haré será reproducir los puntos esenciales de cada uno, como parte de una modesta contribución a su difusión, y después presentaré alguna síntesis. Creo que, como motivación para considerar ambas declaraciones, pueden servir dos párrafos seleccionados y procedentes de cada una de las declaraciones.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Entrevista a Manuel Ferrer, autor de la obra teatral “Volver a casa”

Foto MF

Manuel Ferrer Muñoz nace en Málaga (España) en 1953. Es Doctor en Filosofía y Letras, Sección de Historia, por la Universidad de Navarra (España) y Licenciado en Filosofía y Letras, especialidad de Historia por la Universidad de Granada (España). Cuenta con una amplia experiencia docente e investigadora en España, México y Ecuador, adonde llegó en octubre de 2013 como Becario Prometeo en el Instituto de Altos Estudios Nacionales (Quito, Ecuador).

Es autor de 24 libros, 30 capítulos en libros, 88 artículos y 49 ponencias en Congresos y se ha centrado en estudios sobre la II República, la Guerra Civil Española y en los procesos de formación y consolidación los Estados nacionales a lo largo del siglo XIX en Latinoamérica. Desde 2018 dirige el Servicio de Asesoría sobre Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades

¿Cree que el teatro puede ser concebido como un espacio de transformación social?

No me cabe la menor duda. El teatro constituye un medio privilegiado para transmitir ideas y para promover la reflexión del público en torno a cuestiones fundamentales. El discurso dramático posee, además, un valor añadido: no pretende imponer un criterio o una determinada toma de posición. Los espectadores, emplazados en una situación de casi contigüidad con los actores, se sienten atrapados como parte de la misma representación, y se comprometen y juzgan, interactúan, se posicionan y ensalzan o condenan, sin necesidad de un narrador sabelotodo que se empeñe en inculcarles valores o moralejas, o que espere mediatizar sus mecanismos mentales. Por supuesto, la tensión emocional que crea el teatro actúa de acicate para la atención del público, que se encuentra tan atrapado por lo que ocurre ante sus ojos que no se siente tentado por ningún otro tipo de distracciones.

¿Qué significa el título Volver a casa?

El título de la obra responde a uno de los mensajes de mayor calado que se quieren trasladar a los destinatarios de esta pieza teatral: la emoción del regreso a los orígenes de quien, por razones de la vida, hubo de alejarse de su tierra en la temprana juventud y retorna al cabo de los años. Es la emoción que han experimentado tantos emigrantes que siempre abrigaron en su pecho un amor incondicional y colmado de ternura hacia la patria. Las emociones de esa vuelta al pasado permean sus sentidos a cada momento: las plazas y las calles de la ciudad donde dieron sus primeros pasos y donde transcurrieron sus juegos de niños; las fachadas de las casas que fueron hogares familiares; los jardines donde correteaban vigilados por ojos amorosos; los pocos negocios que sobrevivieron al paso del tiempo; las iglesias a cuyos servicios religiosos acudían de las manos de sus padres… todo eso constituye una auténtica y genuina explosión de sentimientos en los que se entremezclan alegría y nostalgia, remembranzas felices y recuerdos de ausencias.

¿Qué le inspiró a escribir esta pieza teatral? ¿Cómo nace?

Se trata de una experiencia personalísima que marcó mi vida hace un año, y que un pudor tal vez excesivo me impide referir con pormenores. Diré sólo que fui hospitalizado en circunstancias del todo imprevistas que no auguraban nada bueno; que convertí las semanas de hospitalización en un observatorio privilegiado del dolor humano, de la esperanza, del poder vivificante de los vínculos familiares, del valor de la amistad… y de lo volátil de la vida.

¿Cómo esta obra se relaciona con la historia de España?

Se ambienta en un pequeño pueblo de la provincia de Málaga, Benamocarra, donde en el año 1936 se produjeron sucesos parecidos al que sirve de telón de fondo al texto: ajustes de cuentas y asesinatos ocurridos durante los primeros meses de la Guerra Civil que estalló en España aquel año, tras el fracaso de un pronunciamiento militar apoyado por diversos sectores de la ciudadanía. A partir de febrero de 1937 se invirtieron las tornas en la provincia de Málaga, y los llamados ‘nacionales’, con el apoyo de tropas italianas, tomaron el control de la situación y pusieron en jaque a los que habían manifestado su lealtad al bando ‘republicano’. Muchos -hubieran o no cometido delitos por los que se les pudieran pedir cuentas-, temerosos de la represión que se avecinaba, huyeron a pie por carretera, hacia Almería, con la pretensión de llegar hasta la frontera francesa (más de 1.000 km por carretera). A casi cien kilómetros de Málaga, a la altura de Motril, empezaron bombardeos desde barcos ‘nacionales», que causaron muchas bajas entre los fugitivos y marcaron una profunda impronta en la población local, que todavía rememora los horrores de la “Desbandá”. Aún deberían transcurrir más de dos años para que callaran las armas y se impusiera la lógica severa de los vencedores, que no dudaron en aplicar los métodos más expeditivos para acallar el menor vestigio de resistencia al Nuevo Régimen alumbrado tras el final de la guerra y la victoria militar del bando rebelde a cuya cabeza se había instalado el general Francisco Franco.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Científicos españoles cuestionan la gestión del Gobierno ante la pandemia del coronavirus

carballo

Va prendiendo en la comunidad científica el convencimiento de que es preciso redirigir las actuaciones del Gobierno, algunas de las cuales han despertado suspicacias cuando no el rechazo explícito de especialistas a los que no mueve ningún interés político partidista. Si ya hace unos días se postuló la imperiosa necesidad de un comité de expertos que lleve a cabo una auditoría independiente del trabajo desarrollado por las diversas administraciones, ahora, una treintena de virólogos, epidemiólogos, médicos, microbiólogos y economistas han propuesto recomendaciones para mejorar la actual respuesta, que conduce a pérdidas económicas cuantiosísimas.

Así se recoge esta noticia en ABC:

_____

Una treintena de expertos considera que «la estrategia actual basada exclusivamente en la “convivencia” con el virus —el coronavirus causante de la COVID-19— es mejorable» y que «conduce a unas pérdidas económicas enormes».

En un documento titulado «#unaestrategiaintegral», virólogos, epidemiólogos, médicos, microbiólogos y economistas han apostado por una aproximación «agresiva», enfocada en la prevención y en evitar nuevos confinamientos, para optimizar la respuesta ante el coronavirus (Aquí puede descargar el documento íntegro y aquí consultar quiénes son los firmantes).

Para ello, han hecho una serie de recomendaciones, entre las que está el uso universal de la mascarilla o aumentar el número de rastreadores de personas infectocontagiosas, hasta uno por cada 4.000 o 5.000 habitantes.

«Desde el grupo planteamos una estrategia basada en la prevención, intentando evitar en lo posible el aislamiento prolongado y la llegada del paciente al hospital, considerando ésta como un fracaso del sistema de contención», escriben los expertos. Para ello, abogan fundamentalmente por la «detección preventiva».

Texto completo en fuente original