ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Escrache feminista a Pablo de Lora. La tolerancia, un valor a la deriva

pablo de lara

La noticia de este boicot, del que nuestros lectores podrán informarse con detalle por medio del enlace que figura al final de este texto, nos sugiere la conveniencia de abrir un amplio debate en torno a la tolerancia, a la que muchos pretenden expulsar de nuestras sociedades para que nada estorbe al pensamiento único.

Ciertamente, Voltaire, el primero que asumió de modo sistemático la defensa de la tolerancia -en su empeño por deslegitimar el cristianismo, del que no era muy partidario, por usar un eufemismo-, no dudó en establecer unos límites más que discutibles para su ejercicio: sólo debería permitirse que los ciudadanos se guíen por su razón y su pensar cuando el ejercicio de esa actividad intelectual no perturbe el orden, porque su obligación es “respetar las costumbres de su patria” (Tratado sobre la tolerancia, capítulo XI, in principio).

Permítasenos cerrar este breve texto con el relato de una experiencia reciente, que se relaciona con la última entrada del blogSilenciados (cuando los maltratados son ellos)-, que a nadie ha dejado indiferente: y, en efecto, nuestra intención al hacernos eco de ese documental era precisamente presentarlo como punto de partida para promover un debate en torno a la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, vigente en España desde enero de 2005.

Reproducida la mencionada entrada en un grupo de Facebook, uno de sus miembros suscribió el siguiente comentario: “me voy del grupo. Creo que se sale del tema y creo que te has salido del tiesto”. Ni parece justificado el exabrupto, ni los administradores del grupo pueden ser responsabilizados de ‘tamaña afrenta’, ni es correcta la referencia a la salida del tiesto, pues el indignado personaje -obnubilado quizá por la ira- desvirtuó el texto del refrán, ya que debió decir: “te has meado fuera del tiesto”, que es la expresión popular que tal vez tenía en mente y que, recatado y tolerante con la sensibilidad de los miembros del grupo, obvió, para no escandalizar. Habrá que reconocer en honor de quien así expresaba su discrepancia que, al menos, no recurrió a un insulto directo, pero no podrá alabarse su capacidad de diálogo.

¿Apreciaremos como la actitud más correcta y tolerante que una persona se descuelgue de una red social porque no comparte las opiniones expresadas en un documental al que se recurría como apoyo para sustentar un análisis de la ley española sobre violencia de género, desde una perspectiva poco común? ¿O tal vez no hubiera sido preferible que el apasionado comentarista argumentara las razones de su disconformidad?

Acceso al audiovisual que recoge la noticia del escrache padecido por el profesor Pablo de Lora


Deja un comentario

Chéjov y la buena educación

chéjov

Aunque el concepto esté hoy poco de moda, como ha podido verse en Madrid hace unos días, en el Congreso de los Diputados, a Chéjov le preocupaba mucho

Para Chéjov, la gente educada “respeta al individuo, y por eso siempre es indulgente, blanda, cortés y condescendiente”. “Disculpa el frío, la carne demasiado hecha, la acritud y la presencia de los extraños en la casa”.

La gente educada “paga impuestos”; “es honrada y teme la mentira como el fuego”; “no se humilla con la finalidad de suscitar compasión en el otro”; “no es vanidosa”; “si tiene talento, lo respeta”; “educa su gusto estético”…

La educación no es un tema baladí sino una dedicación exigente. “Para educarse y no estar por debajo del nivel medio -señala- hace falta el trabajo constante día y noche, la lectura permanente el estudio, la voluntad”…”Hay que tener el coraje de renunciar y arrimar el hombro”.

Sí, nos conviene seguir escuchando y leyendo a Chéjov.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

La ciencia necesita tiempo para pensar: el movimiento que quiere acabar con la cultura de “publicar o morir”

la ciencia

«Sólo porque contar el número de publicaciones sea una forma fácil y rápida de evaluar la investigación, no significa que sea una buena forma de medir su calidad. La ciencia es un proceso lento, constante y metódico. No debemos esperar que los científicos proporcionen soluciones rápidas a los problemas de la sociedad».

Son palabras de Uta Frith, profesora emérita en el Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres y una de las impulsoras del movimiento Slow Science. Cuenta en uno de sus artículos que, al igual que con la producción de alimentos, la lentitud puede ser una virtud.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Desarrollo de la identidad de adultos jóvenes: una guía para padres

desarrollo

El artículo que reproducimos aporta claves muy interesantes para el complejo acompañamiento a los hijos que dejan de ser niños para convertirse en jóvenes adultos, que reclaman respeto a sus decisiones y no se resignan a ser monitoreados desde instancias “superiores”.

_____

The role you play in their identity development is one of support, by taking an interest in their budding independence and autonomy. They are trying to figure out their career, new and changing relationships, and where they fit in the world. Education consultant Jennifer Miller says this age is full of tests that young adults often use to understand if they are “worthy.” These tests can be a job interview, fraternity acceptance, dating, or building new friendships. All of those tests can be really overwhelming, but they are important for young adults to experiment with their own boundaries and rules. They have been used to rules at school and at home, but as their new adult life emerges, they get to redefine their own rules.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Manuel Ferrer. Universidad Técnica del Norte (Ibarra, Ecuador): el cacique se perpetúa

lo que no

No hace todavía veinticuatro horas difundí la imagen que preside esta entrada, con el siguiente comentario: “La fotografía es expresiva de la trágica evolución de la Universidad Técnica del Norte -UTN- (Ibarra, Ecuador), presa de un cacicazgo que se las ha ingeniado para perpetuarse, cooptando a quienes en conciencia lo reprueban pero carecen de arrestos para enfrentarlo”).

Un buen amigo, cuya calidad humana está por encima de toda sospecha, reaccionó malhumorado: “por favor, deja de compartirme esos artículos tan vengativos e hirientes sobre Ecuador. Los que queremos sacar el país adelante tenemos suficiente con tener que lidiar con la situación social de Ecuador. No hace falta que nadie ponga el dedo en la llaga”.

Transcribo mi respuesta, porque me parece indicativa del propósito que nos mueve cuando desde el blog de SAICSHU señalamos conductas erradas o poco honradas, sin escatimar detalles que ponen en el candelero esas actuaciones fraudulentas.

______

Lamento de veras que consideres “vengativos e hirientes esos artículos sobre Ecuador”. Y, como te aprecio mucho, quiero brindarte explicaciones respetando, por supuesto, tus puntos de vista y tu sensibilidad, aunque no los comparta (precisamente en la aceptación cortés de las discrepancias se halla la base de la convivencia). No pretendo que cambies de criterio, ni trato de apuntar ningún supuesto error de tu parte, por la sencilla razón de que no lo hay; pero sí me importa que me entiendas: y, sobre todo, que adviertas que los destinatarios de esas diatribas son personas de carne y hueso de cualquier parte del mundo, de muchas nacionalidades -estadounidense, alemana, colombiana y ecuatoriana, entre las últimas que recuerdo- vinculadas todas al mundo de la educación superior, que han protagonizado comportamientos indignos o cometido abusos de poder. Al exponerlos a la luz pública nos proponemos contribuir a la erradicación de esas arbitrariedades, en Ecuador y en otros países. ¿Cómo podría albergar la más mínima hostilidad hacia un país que me acogió durante cinco años, donde fui muy feliz y donde conservo muchísimos amigos?

En todo caso, queda tranquilo, que, en lo sucesivo, no compartiré contigo escritos de este género, porque por encima de todo aprecio la amistad de personas nobles como tú, y no deseo que por mi causa te lleves malos ratos.

Publicaciones como la que ha causado tu enojo apuntan por lo general a responsables de universidades incursos en conductas escandalosas que causan un daño social de enorme magnitud, especialmente sensible cuando se trata de instituciones que se sostienen con recursos públicos. Y el caso de la UTN es paradigmático, como reconoce cualquiera que haya vivido de cerca sus manejos internos, prácticamente desde su fundación. En pocas ocasiones he visto un mayor descaro en el modo en que se gestiona y administra una institución, como si fuera un coto privado de caza donde se hace y se deshace según la libre inspiración y el capricho del cacique de cabello teñido, y donde se violan normativas laborales que muchos hemos dejado de denunciar por la simple razón del costo económico y el desgaste moral que requeriría el recurso a los tribunales.

En este sentido no deja de resultar más que significativo que de los casi cincuenta “PhD” que ingresamos en 2015 apenas hoy queden tres o cuatro en la UTN. Los demás escapamos por piernas, porque considerábamos intolerable la vida en una universidad donde hasta hace muy poco se desconocían los mecanismos más elementales que rigen la investigación, y donde la adscripción de tareas docentes se realiza de espaldas a la capacitación profesional de quien ha de impartir unas materias que en muchos casos le han sido asignadas por personas incompetentes, carentes de un mínimo de trayectoria académica y sobradas de ínfulas y de ridícula autocomplacencia.

En algunos casos, la denuncia de casos como éste nos ha permitido obtener importantes victorias, como la salida del rector de la UNAE, cuya trayectoria escandalosa desnudamos ante los ojos de Senescyt. Y también paliamos algunos de los efectos perniciosos de una convocatoria de plazas docentes en Yachay, que algunos aprovechados se propusieron usar en su propio beneficio o en el de sus allegados.

Si yo viviera en Ecuador, tal vez ahora me plantearía el recurso a la administración de justicia para denunciar algunas de las irregularidades que me ha tocado padecer. Pero estando fuera resulta muy costoso y de resultado incierto. Por eso empuño el arma de la palabra y de la razón, y empleo una ironía a veces ácida para sustentar estas denuncias respetuosas: pero nunca encontrarás insultos groseros en ninguno de mis escritos ni en los de otros colaboradores del blog.

Cada uno contempla el mundo desde su perspectiva. Yo, en lo personal, asumo que hay que luchar por regenerarlo, cada uno desde su leal saber y entender. Quiero mejorar las cosas diciendo obviedades (que está mal lo que está mal), y esforzándome para que empiecen a arreglarse tantos desafueros, se corrijan errores o se minimicen arbitrariedades y abusos: y esta aspiración empieza a ser posible cuando una masa crítica adquiere conciencia de las vergüenzas que se sacan a relucir.

Por tanto, mi convicción profunda es que sí hay que poner el dedo en la llaga: nada arreglan los paños calientes ni el disimulo del que dirige la mirada hacia otra parte para no ver lo que le incomoda. Más aún: la denuncia puede llegar a constituir un imperativo moral en muchos casos. ¿O te parece justa la impunidad de quienes, aseguradas sus espaldas y llenos sus bolsillos, hacen de su capa un sayo y actúan de modo tiránico como caciques que ante nadie han de responder?

Te aseguro que dispongo de muchas evidencias, muy fuertes, de que las cosas son como las describo, ya que no me fundo sólo en mi experiencia personal sino en las observaciones practicadas por muchos colegas con quienes compartimos información en el blog.

También quienes propalamos vergüenzas ajenas luchamos por sacar el país adelante. Tal vez la diferencia con otras mentalidades partidarias del silencio es que entendemos que los grandes problemas requieren grandes remedios y, a veces, dolorosas cirugías.


Deja un comentario

La triste realidad de Bolivia: sí hubo trampa masiva en las elecciones

evo

Más allá de los torpes e inconfesables manejos de unos ineptos diplomáticos españoles, detenidos por vecinos de la Embajada de México en Bolivia cuando trataban de ingresar en la delegación diplomática con pretextos inverosímiles, conviene no olvidar, aunque cause dolor y vergüenza ajena, que sí hubo manipulación descarada y tramposa de los resultados electorales. Evo Morales cavó, con esto, su propia tumba política.

La misión electoral de la Unión Europea acaba de hacer público su dictamen, en línea con lo que ya había denunciado la Organización de Estados Americanos, en el sentido de considerar probado que hubo graves «errores e irregularidades generalizadas».

Texto completo de la información en fuente original