ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


2 comentarios

Intervención de Manuel Ferrer Muñoz en el acto de presentación de Benamocarra y sus gentes

Antes de reproducir este texto remitimos al enlace desde el que puede descargarse el libro.

_____

Nuestro propósito, explicitado en la investigación que desemboca en este libro, ha sido engarzar el pasado con el presente. Y ejemplifican muy bien este objetivo las dos ilustraciones de una de las primeras páginas: una calle del pueblo, tal y como la retrató Diana Golledge a principios de siglo, y según puede observarse en su aspecto actual. Y esa misma es la razón de las más de 60 ilustraciones que encontramos en el libro.

Precisamente gracias a Diana, esta querida vecina nacida en el suroeste de Inglaterra y radicada en Benamocarra desde 2002, disponemos de un testimonio fresco y veraz de las impresiones que recibía hace veinte años quien, procedente de tierras lejanas, decidía quedarse a vivir entre nosotros. Según cuenta, le entusiasmó a su llegada la vista de gentes sentadas a las puertas de sus casas que charlaban amistosamente mientras tomaban el fresco ─o el sol, según la estación del año─, en abierto contraste con la reserva habitual de los británicos, contagiados de la tendencia al retraimiento y del horror a los ruidos que imprime su condición de isleños. Esas tertulias, que antaño constituían una agradable y casi institucional vía de sociabilidad que incluía a ancianos y jóvenes, van siendo cada vez­ menos frecuentes, y ceden terreno a otros espacios de reunión y esparcimiento, como las terrazas de algunos bares. Por supuesto, funerales y entierros siguen brindando ocasiones para charlas entre viejos amigos —amigos viejos, sobre todo—, que comparten recuerdos y se felicitan por seguir en la brecha.

El título del libro ─Benamocarra y sus gentes─  remite  a  los  variados  orígenes  de quienes habitan nuestro pueblo, y sugiere la existencia de una sociedad plural, integrada por personas dotadas, cada una de ellas, de sus propias conciencias, a través de las cuales se entienden a sí mismas y conciben el mundo que las circunda. Así se expresa en los renglones con que se cierra la Introducción:

No hemos perseguido una “memoria histórica‟ exclusivista, parcializada, ni instrumentalizada al servicio de visiones simplonas. Rehuimos, con convencimiento pleno, los intentos de cosificar “una” memoria histórica sacralizada, instrumentalizada para justificar la hegemonía o la condición superior de un grupo. Porque la sociedad es plural, plural ha de ser la plasmación de la imagen que, a partir de testimonios del pasado, construye el historiador; y plural también la perspectiva de análisis, nunca monocolor ni apegada a estereotipos predeterminados.

El recurso a la historia oral ha permitido “captar y transmitir incontaminada la frescura del sentir genuino que late en las memorias de nuestras gentes”, después de conversar con calma sobre el tiempo que se fue,  los amores, las penas, las heridas, las risas, las fiestas, los padres y los abuelos, las esposas y los esposos, los amigos.

El amor a la tierra es el común denominador de este modesto intento de ‘historia local’ consagrado a rescatar y revivir, a veces con orgullo, a veces con dolor o vergüenza, la trama cotidiana de este pueblecito de la Axarquía al que nuestros mayores solían referirse como ‘el lugar’, porque aquí radicaba su mundo, estrecho si se quiere, pero también tangible, real, rebosante de vida.

En la recogida de testimonios se ha priorizado el acercamiento al pasado de Benamocarra a través de voces femeninas, atentas examinadoras de un día a día a la vez magnífico y miserable, feliz y aciago, envuelto en ropajes humildes y contenedor de tesoros encubiertos. Se ha buscado así que la recogida de noticias del ayer benamocarreño tradujera la sensibilidad femenina, tan orillada por lo general en los trabajos de reconstrucción del pasado.

La gran mayoría de las entrevistadas son mujeres entradas ya en años, que han aportado una muy interesante perspectiva de género desde la que se aprecia la existencia de muchos dramas familiares soterrados entre cuyos componentes invariables figuran casi siempre el alcohol, los celos y la violencia. El matrimonio, a lo que se ve, representaba muchas veces el final abrupto del falso camino de rosas de un noviazgo: como si, al formalizarse la relación entre hombre y mujer, se desvaneciera el amor, y aquél adquiriera la clara conciencia de que, como ‘cabeza de familia’, debía imponer su autoridad sobre la esposa reproductora y sometida.

Esta publicación sobre Benamocarra representa sólo un primer pasito para que muchos vecinos dejen atrás la barrera y salten al ruedo, y coadyuven así a plasmar la memoria colectiva de nuestro querido pueblo. Con esto nos proponemos ampliar el espacio de convivencia y de respeto que hemos tratado de construir con el apoyo y la ilusión de muchos de los nuestros. Todas las voces y todas las sensibilidades han de ser acogidas y tratadas con respeto, sin miedo a que el cuadro resultante incluya tonos oscuros que no deben opacar un sentimiento de respeto y reconocimiento hacia las personas que nos precedieron. Ciertamente cometieron errores y esparcieron dolor ─el mismo que arrastraban clavado en sus corazones─, pero también se esforzaron por sacar adelante a sus familias, amaron a su manera… y dieron el salto que, al final de la vida, nos corresponde acometer a todos. No nos quepa duda: también ellos tienen mucho que reprocharnos. Así, pues, seamos magnánimos y agradecidos.

Nos quedan las huellas de nuestras pisadas remotas y de los pasos de quienes nos precedieron: no para que se imiten esas andanzas, que el camino de la vida es responsabilidad de cada uno. Ni es cierto que cualquier tiempo pasado haya sido mejor, ni puede ignorarse la sabiduría que el tiempo permitió acumular, quizá gracias a la depuración de muchos errores cometidos. Aprendamos precisamente de las equivocaciones nuestras y de nuestros ancestros; pero tomemos buena nota de sus aciertos, de sus sacrificios, de su hondo sentido de la familia, de su amor al trabajo bien hecho, de su esmero en el cultivo de la tierra.

Por supuesto, regresando al grato presente de este acto de lanzamiento y puesta de largo de Benamocarra y sus gentes, es también hora de agradecer a los dos habituales aliados de los proyectos de la Asociación Somos Axarquía: la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina y el Excelentísimo Ayuntamiento de Benamocarra. Gracias de todo corazón.

Mentiría si negara que, al presumir ante ustedes de los logros y riquezas que contiene el libro, me asalta el pudor ante la conciencia de que estoy adornándome con méritos ajenos. Por eso, para poner en paz mi conciencia atormentada por el gusano roedor, quiero explicitar mi deuda de gratitud a los autores (Pepe, Loli, Remedios, Inma, Mari Carmen, Adeli), a quienes cito por el orden de sus relatos en el libro; a Diana y Lola, autoras respectivamente de la portada y de la contraportada, y a Diana, mi esposa, que ha cuidado amorosamente la edición del libro. Muchas de estas personas con quienes me unen lazos de hondo cariño viven momentos delicados, de dolor físico o moral. Y aquí están, con nosotros, apuntalando el éxito de tantas horas de trabajo. Es verdad que la palabra ‘éxito’, del latín exitus, significa en origen ‘salida’, y en este sentido la adoptaron los ingleses al incorporar a su lengua el término exit). Pero yo quisiera que, en nuestro caso particular, la mención del éxito’ apuntara más bien hacia la entrada y el comienzo de una nueva exploración en el pasado de Benamocarra que enlace con ésta y le dé continuidad.


Deja un comentario

Jacqueline Murillo Garnica. Itinerario de los días que fueron

En una anterior entrada del blog aludíamos a la próxima aparición de estos escritos de Jacqueline Murillo, que acaban de salir a la luz, editados por el Centro de Estudios Sociales de América Latina, con prólogo de Alejandro Vivas Benítez, que recogemos a continuación.

Desde SAICSHU expresamos nuestra alegría por este nuevo éxito editorial de Jacqueline Murillo, y nos felicitamos por haber puesto nuestro granito de arena a través del servicio de asesoría literaria, que da así un importante paso adelante.

Antes de ceder la pluma al prologuista, indicamos el enlace a través del cual puede descargarse el libro; recordamos la importancia que este tipo de colaboraciones ha cobrado en SAICSHU desde comienzos de año y reiteramos la oferta de asesorías individualizadas a escritores que deseen publicar sus textos, tanto en prosa como en verso.

_____

Itinerario de los días que fueron es un libro de cuentos de la literata colombiana Jacqueline Murillo Garnica. Son veinte retratos ágiles construidos de recuerdos, reflexiones, quizá premoniciones. El itinerario al que se refiere el título marca la ruta del campo a la ciudad, de unas formas de violencia a otras, y también de unas formas de humanidad a otras.

El lenguaje es espontáneo, ágil, vívido, lleno de figuras que elevan la imaginación. Los relatos están conectados por la búsqueda de sentido de cambios tan rápidos como los ocurridos en la sociedad colombiana en los últimos setenta años, y por el rechazo a distintas manifestaciones de violencia contra hombres y mujeres de todos los tiempos.

Los relatos nos hacen testigos de experiencias en distintos lugares de la geografía de Colombia, en un mosaico de culturas unidas por los despertares de las mañanas y por las oscuridades e incertidumbres de los anocheceres. Las violencias que recogen son las de los campos, en donde más se ensañaron las pobrezas y las violencias políticas, y también las de las ciudades, con sus nuevas formas y sus ecos de asfalto y concreto.

La voz de mujer de Jacqueline tiene el tono de lo auténtico, está alejada de estridencias y estereotipos, más bien refleja la sabiduría y la resiliencia milenaria de madres, hermanas y abuelas, y nos transmite la fortaleza de todas ellas.

Desde los primeros párrafos, el lector encuentra figuras de creatividad exquisita, que serán constantes en todo el libro. También aparece muy pronto un sentido del humor cómplice, que es permanente en los veinte relatos. Encontramos, por ejemplo, que “la madrugada se escondía para dar paso a un nuevo día”, o nos sentimos cómplices con la mujer difunta que, en su ataúd, sonríe al sospechar “que tal vez sus acompañantes también estarían muertos antes de la siguiente cosecha”. Los textos deben ser leídos con la atención al detalle y a los matices en los que la autora ha mostrado su maestría.

Los primeros seis cuentos ocurren en los años de violencia política en Colombia, entre 1948 y 1958, y son un recordatorio de que ésta fue un flagelo principalmente de los campos y de sus gentes más pobres y aisladas. El primer relato nos presenta a Críspula el día de su muerte y su funeral, como ejemplificados en la sonrisa de la protagonista y en el episodio de la tarta que será el motivo inmediato de su muerte.

En medio de las diferencias políticas, hay personajes flemáticos como Don Manuel —no solo los ingleses son flemáticos y calculadores—, o “Resignación”, la madre que prepara la visita de un hijo que nunca llega y que, así, la hará sufrir.

En la mente del lector quedará el menor de los dos hermanos Beltrán, al que terminan importándole del hermano mayor solo sus botas de cuero; sin ninguna duda, ésta es de las escenas más poderosas escritas en la literatura de Colombia sobre la violencia y la pobreza de las gentes.

El nombre de una persona es casi que su mismo yo, y revela mucho de ella. Entonces hay razón para preguntarse por qué “Los de la montaña” no querían que nadie supiera sus nombres. La respuesta implícita es que la violencia podría acabar con sus nombres, con ellos. Pero el ritmo de la música y el anís es más fuerte que la prudencia, y lleva a uno de los de la montaña a pronunciarlos. Sin embargo, cuando Jacqueline nos los dice, ¡estos nombres no nos dicen nada! Es como si la historia real de las personas nos estuviera vedada a quienes no vivimos la violencia.

Otro cuento especial sobre el tema de la violencia es el de “Julieth”. Ella y sus hermanos y el padre terminan asimilados y devorados por los enfrentamientos entre narcos y guerrilleros. Quien relata la historia con cara de “acordeón desgastado” es la madre. Qué amarga la realidad de muertos de una familia a causa de otro miembro de la misma familia; cómo sería de dura para tantas de las madres. Y quizás ellas agotaron lágrimas y maldiciones o rezos, como parece ser el caso de la madre del cuento, porque ella no nos dice nada así.

La religión, las campanas, los rezos, anunciaban la madrugada en los pueblos; en las ciudades grandes actuales, el bullicio de autos, bocinas, griterías desde las 4 de la mañana va absorbiendo de manera creciente sonidos como los de las iglesias. ¿Acaso, en su lenguaje en apariencia sencillo —solo en apariencia— Jacqueline está diciéndonos en “Retrato de una madrugada” que los homicidios y las violencias en las ciudades están dejándonos sin anuncios de nuevos días y sin mensajes de esperanza?

La ciudad puede condenar a las personas no solo a vivir entre cuatro paredes, sino a que al mirar hacia afuera lo único que veamos sea otra pared. “En busca del tiempo olvidado”, éste se refiere al de las enredaderas y las veraneras, el palo de icaco, el abuelo y su reloj, a las paredes de cal, al tiempo de voces y verdades, que ha sido reemplazado por el tiempo de una pared muda.

La ciudad y su multitud de empleados. “Los zapatos” nos pasean por la vida laboral de una joven que mantiene su visión soñadora en medio de las dificultades. Que ella deba ponerles cartón para tapar las suelas rotas suscita la solidaridad respetuosa de sus compañeros de trabajo. Tal vez no toda humanidad está perdida en la ciudad.

“Corre que te alcanzo” es el relato más largo de esta antología y, a la vez, como lo sugiere ya el título, el más frenético. Es un logro de la autora haberle dado esta dinámica alrededor de los miedos que suscita la inseguridad en una ciudad tropical (y París como una invitada lejana). La angustia del tiempo perdido aparece también aquí, pero de una manera trastocada, alrededor de un reloj que no está atrasado, sino adelantado.

En París, ahora sí París, la entrega urgente de un sobre termina en la frustración de la mujer que corre y en la pérdida del sobre mismo. Qué angustia tanto atafago, y para nada. Pero es que en la ciudad el tiempo es más corto que en los campos, y las angustias igual de largas. Así se pone de manifiesto en la azarosa travesía de “El hombre del cigarrillo y la mujer que corre”.

“Los cordones cafés” está muy bien logrado. Retoma la violencia, pero en un despacho judicial. Un funcionario cínico desatiende la solicitud de reconocimiento del cadáver de un hijo. El funcionario, como tantos otros que nos encontramos cada día, es incapaz de ponerse en los zapatos de los demás, o en sus cordones, como diría Jacqueline.

“Memorias inconclusas de un encuentro” pertenece a los relatos largos en la ciudad. Es la historia de una infidelidad inconclusa, en la que termina con la peor parte una ilusa mujer. Otros afanes, otros infortunios.

En “La historia de una traición”, no se trata tanto de la traición realizada por la persona que ha adoptado a un perro, como la de la vida misma en la ciudad, con sus autos locos, sus impersonalidades.

El marco del siguiente relato es una ciudad caribeña. “Una mala noche” lo es para la mujer que muere, pero no para otra persona que realiza un trabajo “normal” para ella. No sabemos si es una venganza política, un ajuste de cuentas entre mafiosos, un accidente, y no importa: la autora nos hace testigos de estas violencias urbanas.

“La paradoja del ratón” constituye un tributo de agradecimiento, en especial por la pandemia del virus COVID 19, a estos pequeños amigos, en otras épocas portadores de la peste. Y es que la naturaleza no tiene ni consciencia ni voluntad y, sin embargo, en ocasiones se encarga de sostener los esfuerzos de curación de la humanidad.

Ojos, bombillas rotas, escaleras deterioradas, mendigos, olores, rincones, todo esto, y el sufragio encontrado en el buzón del correo alimentan la “Paranoia” de un hombre de ciudad grande y caótica. Es una violencia muy diferente a la narrada en los cuentos de la violencia política.

Los últimos pensamientos de desvarío de un anciano serán para el tranvía de su niñez. La solidaridad de una joven de ciudad no es suficiente para evitar el destino de este abuelo de alguien.

“Hoy, casi sin proponérmelo como un ideal de fantasía, he abierto una ventana en mi vida. Algunos lo llaman cambio, yo lo nombro elección”, nos dice la autora en el penúltimo relato, en el que recrea la historia de su vida, las epifanías que la condujeron a escribir para los demás, para nosotros. Constituye una invitación a pensar en nuestro recorrido vital, en las epifanías que hemos tenido, en dónde estamos.

Alejandro Vivas Benítez


Deja un comentario

Julio César Londoño, Historia de Cali Ilustrada para niños grandes, Santiago de Cali, Alcaldía, 2021

Llega a nuestras manos este librito ingenuo, escrito por un artista del lenguaje, que nos aproxima a un conocimiento sumario, pero atractivo, del pasado de esa hermosa ciudad colombiana. Los dramáticos sucesos de abril del pasado año inspiran esta reflexión sobre la idiosincrasia de una urbe apasionante, llena de contrastes y en continua búsqueda de su identidad: por eso la necesidad de contemplarse en el pasado, para acercarse a una tímida comprensión de un presente tan atormentado.

Así lo explica Londoño:

El 28 de abril de 2021 se desató un «estallido social» nacional que tuvo como epicentro a Cali, «capital de la resistencia». Fue un suceso doloroso que dejó pérdidas enormes en vidas humanas, vandalismo y cierre de empresas y negocios. Pero fue también una vigorosa y creativa manifestación popular contra injusticias sociales estructurales y una oportunidad extraordinaria para que el país reflexione y corrija su rumbo.

Acceso al libro en formato digital


8 comentarios

Semillero Escrituras Creativas

El jueves, 7 de octubre, se presentó el libro Semillero Escrituras Creativas, coordinado por la Dra. Jacqueline Murillo Garnica, que recoge textos de una veintena de estudiantes del Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña, de San Pedro de Macorís, República Dominicana.

Se trata de un trabajo pionero, fruto del quehacer de un nutrido grupo de jóvenes universitarios, que durante tres años han perseverado en un esfuerzo constante e ilusionado, bien orientado y dirigido por la Dra. Murillo. Por vez primera, un proyecto editorial online ha dado voz y sentido a las inquietudes de un sector muy significativo de la juventud dominicana.

Con Semillero Escrituras Creativas se ponen en valor el talento, la sensibilidad, las capacidades literarias y la aguda y perspicaz mirada que dirigen a las realidades sociales dominicanas esos jóvenes literatos.

En sucesivas entradas del blog iremos aportando reflexiones y análisis sobre este extraordinario testimonio de una generación que, inmersa en una coyuntura histórica poco propicia al optimismo, puja por hacerse oír, consciente de que ya le corresponde asumir protagonismo en un contexto urgido de aportes de sangre oxigenada.

Acceso al texto

Acto de presentación del libro


Deja un comentario

Eduardo E. Domenech (comp.). Migración y política: el Estado interrogado. Procesos actuales en Argentina y Sudamérica, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 2009

Este libro, de algún modo, es una respuesta a aquella invitación teórica que hiciera el sociólogo Abdelmalek Sayad al sugerir que pensar la inmigración es pensar el Estado y es el Estado el que se piensa a sí mismo pensando la inmigración. La relevancia teórica y política de la cual goza actualmente la dimensión sociopolítica en general y el Estado en particular en la comprensión y transformación de los distintos aspectos que involucran a las migraciones internacionales es relativamente reciente. De hecho, en las teorías migratorias los aspectos políticos ocupaban un lugar secundario, en el caso de que ocuparan alguno. Buena parte de ellas, especialmente aquellas que explican las causas y el mantenimiento de los movimientos poblacionales principal o exclusivamente a partir de la intervención de factores de naturaleza económica, ignoraban el papel del Estado o sólo se lo consideraba entre los factores estructurales en los términos clásicos de atracción/expulsión.

Ahora bien, que ciertas investigaciones no contemplen la presencia del Estado cuando se piensa la migración, no significa que el Estado y su accionar estén ausentes. El isomorfismo entre las categorías de pensamiento de Estado, como las llama Bourdieu, y las categorías analíticas construidas o asumidas, implícita o explícitamente, es una muestra concreta de su efectiva –en su doble sentido, tanto “real” como “con efecto”– existencia, aunque se evite pensarlo. Asimismo, quienes asumimos la tarea de analizar la relación entre Estado y migración no estamos exentos -como dice Bourdieu- de “ser pensados por un Estado que creemos pensar”. En este sentido, la noción de “Estado interrogado” expuesta en el título resume la doble intención de indagar la visión del Estado y de cuestionar las construcciones sociales que promueve e impone sobre las migraciones y los/as migrantes.

En la Argentina, durante la década de los noventa se inicia una etapa de consolidación de los estudios migratorios con la introducción de nuevos enfoques disciplinares y aproximaciones teórico-metodológicas junto al desarrollo de nuevas temáticas de investigación sobre el fenómeno migratorio en diversas áreas geográficas del país. Es en esta etapa que el examen de la dimensión sociopolítica de las migraciones contemporáneas se complejiza y comienza a ser problematizada desde diferentes perspectivas teórico-metodológicas y disciplinares, reconociéndole al Estado un lugar central en la disputa por los sentidos y prácticas en torno a la definición de la “cuestión migratoria”. Durante esta década, bajo un contexto marcado por el auge de la ideología neoliberal y una mayor visibilidad social y política de la inmigración limítrofe, se conforma lo que podríamos denominar la segunda generación de estudios migratorios, cuyos antecedentes se retrotraen a la década del ochenta. Los trabajos que podrían reunirse bajo esta categoría, guiados por nuevas preocupaciones teóricas y enfoques metodológicos, se ocupan generalmente de los procesos migratorios contemporáneos en el país, las estrategias de los migrantes “recientes” y las relaciones y representaciones sociales que se producen y modifican con su presencia, considerando consecuentemente el punto de vista de los actores sociales involucrados. Estas preocupaciones motivaron estudios específicos, generalmente sociológicos o antropológicos de carácter cualitativo, en los cuales las migraciones son problematizadas en términos de o en relación al mercado de trabajo, las organizaciones de inmigrantes, los medios de comunicación, el racismo, la discriminación, la etnicidad, la/s frontera/s, el Estado, la nación, las políticas públicas, la ciudadanía y el género.

Los análisis más sistemáticos sobre las políticas migratorias desarrolladas por el Estado argentino en distintos períodos del siglo XX y las desplegadas en la región latinoamericana bajo procesos de integración regional surgieron en los años ochenta y fueron continuados en la década subsiguiente. A comienzos de la presente década, los cambios en la política migratoria argentina, especialmente a partir de la discusión y aprobación de la nueva ley de migraciones, volvieron a motivar una serie de trabajos sobre la nueva “política migratoria” y diversas dimensiones políticas relacionadas a las migraciones internacionales como ciudadanía y derechos humanos, renovando la discusión mantenida hasta el momento.

Este libro es producto de las reflexiones y discusiones que hemos mantenido como grupo durante los últimos tres años en el marco del Programa Multiculturalismo, Migraciones y Desigualdad en América Latina del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. La idea surgió en el marco de un proyecto de investigación sobre las políticas y discursos de los Estados argentino y boliviano frente a las migraciones internacionales en el contexto actual de regionalización e internacionalización de la política migratoria. Al comienzo, el propósito era publicar los avances y resultados de investigación obtenidos, pero luego decidimos reunir todos aquellos trabajos que de una u otra manera se estuvieron escribiendo durante nuestras reuniones grupales. Asimismo, el libro también es fruto del compromiso personal y el esfuerzo colectivo, no exento de tensiones, para concretar una publicación que expresara tanto la visión individual de cada autor/a sobre el tema tratado como el debate grupal al que dio lugar cada artículo. Todos los textos reunidos en este volumen fueron criticados y revisados en diversas instancias. Primero, cada artículo fue expuesto individualmente en las reuniones periódicas que mantuvimos durante el segundo semestre del año 2007. Luego, ya iniciado el año 2008, cada autor/a presentó la nueva versión de su texto revisado de acuerdo a los comentarios, observaciones o sugerencias recibidos. Después de otra minuciosa lectura y abierta discusión grupal, cada autor/a se abocó a preparar la versión final, la cual fue nuevamente revisada por otro/a integrante del grupo y en algunos casos actualizada por su autor/a.

El libro se inicia con el capítulo titulado “La visión estatal sobre las migraciones en la Argentina reciente. De la retórica de la exclusión a la retórica de la inclusión”, de Eduardo Domenech, donde se analiza la visión que construye el Estado argentino sobre las migraciones internacionales en el contexto de la llamada “nueva política migratoria”, marcada por la discusión y aprobación de la nueva ley de migraciones y la implementación del programa de regularización migratoria difundido como “Patria Grande”. El segundo capítulo, “Mujeres migrantes, Estado y desigualdad social: la política migratoria argentina desde una perspectiva de género”, de María José Magliano, se ocupa del modo en que el Estado argentino, a través de la normativa migratoria, interpela a la “mujer migrante” y participa de los procesos de producción y reproducción de desigualdades de género. El tercer capítulo, “Las migraciones y el discurso multi/intercultural del Estado en Argentina”, de Sofía Soria, examina los sentidos, alcances e implicancias de aquellas nociones como “cultura”, “diferencia cultural”, “respeto”, “convivencia” que articulan el discurso estatal en torno a lo “multi/intercultural” a partir de una mirada sobre la relación Estado y migrantes, determinada históricamente por un relato nacional excluyente. El cuarto capítulo, “Agendas institucionales locales en torno a la nueva Ley de Migraciones: aspectos preliminares de su constitución. El caso de Córdoba”, de Claudia Ortiz, identifica algunos nudos problemáticos vinculados a las propuestas y prácticas que desarrollan las agencias estatales (municipales y provinciales) en la construcción de la agenda sobre migraciones internacionales e indaga las posiciones que asumen las organizaciones de migrantes, especialmente bolivianas y peruanas, implicadas en estas disputas locales. El quinto capítulo, “El Estado argentino y la emigración: cooperación, gobernabilidad y reciprocidad”, de Janneth Clavijo y Silvana Santi, examina la posición del Estado argentino y el giro que adoptó su discurso frente a la emigración en la coyuntura actual, marcada por motivos económicos antes que políticos, y en un contexto de regionalización de la política migratoria. El sexto capítulo, “Migraciones internacionales y política en Bolivia: pasado y presente”, de Eduardo Domenech y María José Magliano, ofrece un examen del discurso del Estado boliviano ante las migraciones internacionales durante el siglo XX y el que comienza a esbozarse a mediados de la presente década con el triunfo de la fórmula del MAS (Movimiento al Socialismo) en las elecciones de fines del año 2005, mostrando importantes continuidades y quiebres en y entre estas distintas etapas sociohistóricas. El séptimo capítulo, “Integración económica, desarrollo y migraciones en el MERCOSUR. Una aproximación crítica”, de Silvina Romano, analiza y discute la visión de desarrollo que subyace a las formulaciones teóricas y prácticas realizadas sobre las migraciones internacionales en espacios de integración económica como el MERCOSUR, así como su relación con los foros intergubernamentales regionales sobre migraciones, mostrando el decisivo arraigo que ha tenido el discurso cepalino. Finalmente, el octavo capítulo “El migrante unidimensional. El dispositivo jurídico migratorio en la Comunidad Andina de Naciones” de Fernanda Stang, analiza la normativa migratoria resultante del espacio regional andino con el propósito de mostrar la “unidimensionalización” y consecuente “despolitización” y “desculturalización” del sujeto migrante y del proceso migratorio en general que produce.


Deja un comentario

Francesco Gervasi (coordinador). Diversidades. Perspectivas multidisciplinarias para el estudio de la interculturalidad y el desarrollo social

Datos completos:

Gervasi, Francesco (coord.), Diversidades. Perspectivas multidisciplinarias para el estudio de la interculturalidad y el desarrollo social, Coahuila, Universidad Autónoma de Coahuila, 2016

_____

Introducción

Tal como el paradigma tradición/modernidad dominó el siglo pasado, el paradigma homogeneidad/diversidad es el marco  de referencia que predomina en la actualidad, para entender a las sociedades contemporáneas y los conflictos que en ellas se producen (Zapata-Barrero, 2008). Sin embargo, los paradigmas no surgen de la nada, sino que ellos mismos están enraizados en visiones y decisiones de carácter político-filosófico. Por ello, la declaración de la UNESCO de 2001 sobre la importancia de la diversidad cultural no es un hecho menor. Sin embargo, y dado que el presente libro se publica en México, es relevante enfatizar que fue la llamada “Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales (MONDIACULT) llevada a cabo en este país en 1982, que sentó las bases para la valorización de la diversidad cultural, convirtiéndose en el nuevo paradigma (finalmente adoptado en el presente siglo) sobre los principios orientadores de las políticas culturales, entre ellos: a) la identidad cultural, enfatizando la importancia de la promoción y valorización de la diversidad cultural, b) la dimensión cultural del desarrollo que valoriza los factores culturales para el desarrollo equilibrado, c) la cultura y la democracia, abogando por la descentralización de los espacios culturales y un acercamiento de la cultura a toda la población (que posteriormente evolucionó hacia la democratización de la cultura vía participación) y d) patrimonio cultural, defendiendo las obras materiales e inmateriales, aumentando así la protección internacional a través de las declaraciones de patrimonio inmaterial de la humanidad. Estos cambios, se instrumentalizan y visibilizan más, ya en el siglo XXI.

Si la realidad cambia y evoluciona, también deben hacerlo las ciencias sociales. Por eso, para adaptarse a la diversidad y todo lo que ello implica, las ciencias socia- les deben abandonar las prácticas demasiado cerradas en sí mismas, y al mismo tiempo fomentar el diálogo interdisciplinar y multidisciplinar, el cual permite una mejor y más profunda comprensión de la complejidad que supone la diversidad. Inclusivamente, para muchos autores, la globalización y la aceleración del tiempo y del espacio, han conducido a que la diversidad haya evolucionado hacia la superdiversidad o hiperdiversidad. Mientras la superdiversidad (Vertovec, 2007) supone la presencia o coexistencia de grupos con características socio-económicas y demográficas, étnica y culturales específicas en una entidad espacial determinada como la ciudad o el barrio; la hiperdiversidad implica no sólo la intensa diversificación de la población según criterios socio-económicos y étnicos, sino que también incluye los estilos de vida, actitudes y actividades (Tasan-Kok et al, 2014). Sin embargo, ya sea que se trate de la diversidad, la superdiversidad o la hiperdiversidad que señalan “cuestiones incrementales”, interesa también su contenido.

Acceso al texto


Deja un comentario

Michel-Rolph Trouillot. Silenciando el pasado

Hoy recomendamos un libro con “carnita” conceptual y, al mismo tiempo, bellamente escrito: Silenciando el pasado. El poder y la producción de la Historia, del antropólogo e historiador haitiano Michel-Rolph Trouillot. Aunque Silenciando el pasado se publicó en 1995, no se tradujo al español hasta 2017, por iniciativa de la editorial Comares.

En menos de 150 páginas, Trouillot expone y aplica su propuesta: analizar las relaciones ambiguas entre la historia como proceso y la historia como narrativa, a través de las prácticas de producción del silencio en las fuentes, en el ensamblaje de los archivos, en los relatos de pasado y en la producción de conocimiento historiográfico. Para trazar la ambigüedad e inestabilidad de la historia como proceso y, al mismo tiempo, como narrativa de ese proceso, Trouillot tiene que navegar, no sin riesgos, entre dos corrientes: la herencia positivista (para la cual la historia está basada en hechos verdaderos, previos y exteriores a lo que se cuenta de ella) y la herencia constructivista (la cual equipara el proceso histórico con su invención, sin reconocer su sobredeterminación y la materialidad exterior a la representación).

Además de los casos concretos tratados por Trouillot (el silenciamiento de la revolución haitiana y el aparente consenso alrededor de la figura de Cristóbal Colón), este texto resulta clave en una época en la que se ha descentrado la producción de narrativas sobre el pasado y, por ende, de silencios.

Enlace para descargar el libro completo


Deja un comentario

Joaquín Brugué Torruella, Simone Martins, Carmen Pineda Nebot [coords.]. ¿Una nueva democracia para el siglo XXI?

Datos completos:

Brugué Torruella, Joaquín; Martins, Simone, y Pineda Nebot, Carmen [coords.], ¿Una nueva democracia para el siglo XXI?, Buenos Aires, CLACSO, 2020

_____

Este libro es una estupenda compilación de reflexiones, enfoques y experiencias sobre nuevas aproximaciones en el campo de la democracia, en los distintos espacios de configuración de un nuevo contrato social, que se expresan en la implementación de innovadoras modalidades ligadas a la participación ciudadana y los procesos deliberativos, la transparencia y el buen gobierno, los riesgos y posibilidades que enfrentamos en este cambio de época.

Quien tenga esta obra en sus manos encontrará muchas respuestas a preguntas clave sobre los rumbos y las opciones colectivas implementadas para enfrentar los retos democráticos: reflexiones que nos llevan al límite de lo posible en un contexto de volatilidad, incertidumbre e inevitables cambios en nuestros sistemas político-administrativos.

Pero también es un libro que invita a plantearse nuevas preguntas e interrogantes, nuevos cuestionamientos, que podrán sin duda nutrir con sentido y robustez futuros planteamientos, intervenciones, e investigaciones en el desafío cotidiano por configurar las bases y elementos para una nueva democracia para el siglo XXI.

Acceso al texto


1 comentario

Cunill, Caroline, y Glave Testino, Luis Miguel (coords.). Las lenguas indígenas en los tribunales de América Latina

_____

Cita completa:

Cunill, Caroline, y Glave Testino, Luis Miguel (coords.), Las lenguas indígenas en los tribunales de América Latina: intérpretes, mediación y justicia (siglos XVI-XXI), Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, 2019.

Más allá de personajes de alcance casi mítico, como la Malinche en México o Felipillo en el Perú, la figura del intérprete de las lenguas autóctonas ha sido marginada en la historia de la América hispánica. Partiendo de una serie de estudios de casos ubicados en escenarios tan diversos como Santafé de Bogotá, los pueblos mayas de Yucatán, el valle central de México, las regiones mapuches, quechuas o aymara-hablantes de los Andes o Villa Alta en Oaxaca, el libro analiza el papel que desempeñaron los intérpretes de las lenguas autóctonas en los juzgados americanos a lo largo de casi cinco siglos de historia.

___

Reseña de Carlos D. Ciriza-Mendívil, en Revista Complutense de Historia de América, 46, pp. 267-269 (https://doi.org/10.5209/rcha.69426)


Deja un comentario

Eduardo Rinesi. Universidad y democracia

Datos editoriales completos:

Rinesi, Eduardo, Universidad y democracia, Buenos Aires, CLACSO, 2020

Eduardo Francisco Rinesi (Rosario, 1964) es un filósofo, politólogo y educador argentino. Miembro del grupo de intelectuales del Espacio Carta Abierta y del Directorio de la AFSCA durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. ​ Entre 2010 y 2014 se desempeñó como rector en la Universidad Nacional de General Sarmiento.

Los Estados deben garantizar, a través de políticas públicas activas y de las asignaciones presupuestarias correspondientes, el derecho efectivo de todos sus jóvenes, y más en general de todos sus ciudadanos, a realizar estudios superiores, y también el derecho de los pueblos (independientemente de que cada uno de los hijos de ese pueblo elija para sí, para su vida, un destino universitario o no: es obvio que la Universidad, para los ciudadanos, debe ser un derecho, no una obligación) a contar con universidades que formen los profesionales y produzcan los conocimientos –y lo uno y lo otro, desde ya, en los más altos estándares de calidad, sea como sea que esta bendita ‘calidad’, después, se mida– que esos pueblos necesitan para desarrollarse y para realizarse. Una universidad democrática, un sistema universitario democrático y un Estado con una política de educación superior democrática son una universidad, un sistema universitario y un Estado atentos a esta doble obligación.

Acceso al texto