ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Jairo Hernán Uribe Márquez, Bitácora de cubanías, Manizales, Colectivo Babilonia, 2017

bitácora

Presentación a cargo de Martín Rodas

La isla de Cuba ha sido un referente imprescindible en nuestra formación cultural, social y política. Recuerdo mis épocas en la universidad cuando rumbiábamos con sones y salsa vieja antillana en sitios clásicos como La Fania, Tico Tico, La Bamba, El Paragüero, la legendaria taberna Kien o en las casas de nuestros compañeros de estudio. En estos territorios las conversaciones estaban amenizadas por El Gran Combo, La Fania All Star, Héctor Lavoe, Celina y Reutilio y muchos de los mejores artistas del son.

Las tertulias siempre tenían un cariz político, con alusiones a Cuba y su revolución, temas que siempre hacían parte de nuestras agendas. El Che, Fidel y Martí eran nuestros guías y alimentaban esas ansias de libertad y lucha social que enardecían nuestros corazones jóvenes y ardientes (en todos los sentidos).

Cuba se convirtió para nosotros en la utopía que reflejaba una isla encantada que había tenido la valentía de rebelarse contra el imperio y que estaba habitada por unos seres maravillosos que desde al arte y la cultura hacían resistencia a los embates del mismo, herido en su orgullo y soberbia.

Entre los tertuliantes de esas interminables y gozosas jornadas se encontraba Jairo Hernán Uribe Márquez, compañero de estudios de Derecho en la Universidad de Caldas, y quien con su experticia en las músicas latinoamericanas, especialmente las de Cuba, nos daba lecciones magistrales sobre melodía cubana, de la cual es gran admirador.

Con Jairo he tenido una amistad larga y profunda que nos ha llevado a ser cómplices en múltiples proyectos nimbados de locura creativa reflejados en producciones audiovisuales, literarias, editoriales y de diversa catadura intelectual y vital. Ahora él nos brinda un hermoso texto en donde conjuga sus experiencias y conocimientos sobre Cuba desde experiencias familiares, intelectuales y sobre todo humanas, en donde las vivencias son la clave para desarrollar un hilo que se entrelaza bellamente en imágenes poderosamente evocadoras del impacto que ha tenido la isla en nosotros, y en el alma de Jairo Hernán, especialmente.

“A los amigos  (‘caballeros de la fortuna’)/con quienes  renovamos el pacto  de nuestra amistad pirata/una noche de tragos en el bar-eto-1” es la dedicatoria del autor en el libro y que resume un sentimiento que se labró a golpes de tambor, maracas, guacharaca y corazón… como un tam, tam… que sigue resonando desde aquellos memorables tiempos en que la revolución estaba ad portas y que por cuestiones que todavía me son difusas se quedó en las goteras de Manizales esperando a que algún adalid discípulo del Che, de Fidel o de Martí llegara con su orquesta, “mandar a parar y acabar la diversión” de la perversa y sempiterna injusticia que todavía campea en nuestros territorios y sufrido pueblo.

Una de las prolíficas actividades de Jairo la ejerce como bloguero de su página Babelia, mediante la cual presenta de manera permanente información y contenidos culturales de la escena local, regional, nacional e internacional; en este sitio se puede acceder al contenido del libro mediante el acceso abierto y sin ninguna restricción.

_____

 

Zaguán

Un día de febrero, viernes de carnaval, un amigo vino a deshacer un antiguo idilio. Vino a contarnos su experiencia personal de la Cuba fallida, la Cuba derrotada, la Cuba postrada y podrida. Pero también vino a pedirnos una explicación (o por lo menos una ilustración) sobre nuestra persistencia en las leyendas doradas de la isla, su hechizo inveterado, la magia imposible (pero omnipresente) de su iconografía y de sus músicas y todas nuestras arbitrarias nostalgias. Es por eso que me propongo reescribir y reinventar algunas de mis memorias con fondo cubano para ofrecérselas a este paisano incrédulo, a fin de poder gritar: ¡Cuba existe, carajo!

Acceso al libro


Deja un comentario

Manuel Ferrer Muñoz. Red de Científicos Españoles en Ecuador: sus primeras andanzas

red

Cuando empecé la lectura de un libro de mi buen amigo Arturo Luque –Ecuaintegra.Tejiendo redes, construyendo puentes: miradas a la Red de Científicos Españoles en Ecuador. Hoja de ruta para (e)migrar-, recientemente publicado por la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina, nada más adentrarme en sus primeros renglones, me acometió la perplejidad. ¿Constituye Ecuaintegra, como sugiere el título, la plataforma analítica desde la que se afronta la investigación sobre las redes que culmina en este ‘manual de instrucciones’, demasiado parecido a ratos a una ‘guía turística’?; ¿o se trata más bien de un balance de la experiencia acumulada y del trabajo realizado por la Red de Científicos Españoles en Ecuador, también citada en el kilométrico título, pero ausente prácticamente en el cuerpo del libro y casi relegada a la condición de medio instrumental que sirvió para recabar información de algunos de sus miembros para una encuesta?

Sorprende mucho que, si como parece, la Red Ecuaintegra es el espacio desde el que se han llevado a cabo las observaciones y el análisis plasmados en estas páginas, sólo se la mencione en el primer renglón de la Presentación, sin que aparezca referenciada en ningún otro lugar del texto. Del mismo modo resulta extraño que, a la vista del papel clave que ha desempeñado la Red de Científicos Españoles en Ecuador para este estudio, dejen de reseñarse las circunstancias de su puesta en funcionamiento y de sus primeros pasos, y simplemente se la registre como una de las líneas que hay que explorar (p. 10), de donde se infiere que, de modo un tanto contradictorio, no ha sido explorada a cabalidad en este trabajo.

Considero un imperativo moral esforzarme por suplir las carencias tocantes a la Red de Científicos Españoles en Ecuador, aunque sólo sea en parte, con objeto de ‘humanizar’ y ‘encarnar’ lo que el texto recoge en cuestionarios y tablas y cuadros estadísticos: y éste es el propósito de este escrito que comparto al Centro de Estudios Sociales de América Latina, en la confianza de que, como el autor del libro, aceptarán esta crítica constructiva: a fin de cuentas, el Dr. Luque no es historiador y tiene todo el derecho del mundo a desconocer los enfoques más cercanos de quienes investigamos en sucesos -pequeños o grandes- que forman parte de la historia cotidiana de los pueblos, o que se integrarán en ella. Sí he de reconocer mi decepción por el hecho de que, a pesar de la estrecha amistad que nos une, el autor del texto no solicitara una colaboración que le habría prestado de mil amores: una omisión que, sin duda, es fruto de las prisas por dar a luz este trabajo; y ya se sabe: las prisas no son buenas consejeras.

Conste que hago este comentario y asumo esta iniciativa a título personal y desde mi experiencia inmediata y directa, pues fui yo quien promovió la Red, en febrero de 2018, después de contactos previos con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y con la Red de Científicos Españoles en México, que precedieron a las gestiones llevadas a cabo con el responsable de la Oficina de Empleo y de la Seguridad Social (OESS) de la Embajada de España en Quito, en las que destaqué la importancia de la acción conjunta y de la colaboración con otras Redes de Científicos Españoles que funcionan ya en otros muchos países (Estados Unidos, México, Reino Unido, Alemania, Suecia, Dinamarca, Italia, Bélgica, Irlanda, República Checa, Suiza, China, Japón y Australia).

Tras esos pasos preliminares, invité a muchos colegas de diversas universidades ecuatorianas a que se sumaran al proyecto. Si bien la respuesta inicial fue excelente, el correr del tiempo puso en evidencia el escaso sentido solidario de muchas de las personas que habían expresado su entusiasmo. Pocas parecieron dispuestas a remangarse y ponerse a trabajar, pues obviamente preferían beneficiarse del quehacer ajeno. No faltó algún autodenominado independentista catalán que antepuso su ‘sentido práctico’ a sus convicciones ideológicas, y no dudó en arrimarse a la Red, en la confianza de obtener ventaja del trabajo que otros empezaban a llevar a cabo.

Afortunadamente no tardó en cohesionarse un pequeño y entusiasta grupo, del que formaba parte Arturo, que fue allanando dificultades y desbrozando el camino. Diseñamos estrategias simples para mantener una comunicación efectiva y afectiva, y promovimos encuentros ocasionales que fueron creando lazos de amistad y facilitaron la discusión de cuáles debieran ser las prioridades.

Arturo -y Héctor del Sol, más tarde- serían puntales importantísimos de la Red todavía embrionaria. Con ellos sumaron fuerzas colegas queridísimos: Javier Álvarez Botas, Álvaro Jiménez Sánchez, Ignacio Angós, Juan F. Gallardo, Carlos Noceda, Vicente Ferrándiz, Pedro Carretero, Carlos Fernández, Cristina Pérez, Fernando Martín, Santiago Ballaz, Enrique de Gea, Miguel García… Algunos continúan colaborando y otros se han hecho a un lado, por razones varias que, en algunos casos, tienen que ver con su retorno a España.

Sí es cierto que tanto Arturo como yo, en cuanto miembros más activos de la comisión organizadora, percibimos con desaliento que las urgencias del día a día, el sentido de provisionalidad y los mil pequeños avatares de la compleja vida académica en Ecuador impedirían que la Red se extendiera al ritmo que habíamos proyectado. Y, persuadidos de esas limitaciones, ralentizamos el proceso de constitución formal que habíamos contemplado para el segundo semestre de 2018.

Pero se había logrado romper el hielo y consolidar un grupito activo. Además, conseguimos apoyo desde la ya mencionada OESS, si bien fracasaron los intentos de un encuentro personal con el Embajador que, a pesar de nuestra insistencia, nunca manifestó el mínimo interés por una iniciativa que está llamada a adquirir una importancia grande en la defensa de los derechos de la comunidad científica española en Ecuador y en la colaboración de sus integrantes en instituciones académicas ecuatorianas.

He redactado estas apresuradas líneas desde Benamocarra (Málaga), donde radico desde noviembre de 2018. No obstante el tiempo transcurrido y la distancia interpuesta, mantengo un contacto cercano con mis colegas de la Red, y admiro las capacidades de compromiso y de liderazgo de algunos de ellos -Arturo y Héctor, muy en particular-, que han empezado a dar sus primeros frutos a través de gestiones efectuadas con funcionarios de la OESS, sensibles a los retos que comporta para nuestros compatriotas la residencia en Ecuador, un país abocado a una crisis múltiple, permanente y profunda, que no augura un panorama precisamente optimista, a pesar de sus enormes posibilidades y de la calidad humana de muchos de sus ciudadanos.

Soy consciente del estancamiento que las actuales circunstancias han provocado en el proceso de expansión de la Red. Y entiendo que no será fácil revertir esa tendencia. Pero sí quiero trasladar a mis compañeros un saludo de aliento desde este rincón remoto del sur de España. Nunca los comienzos fueron fáciles; pero si hay voluntad de perseverar y convencimiento de que el empeño vale la pena, hay que seguir adelante, modulando tal vez entusiasmos primerizos y pasajeros y ciñéndose a las realidades del momento que, por fuerza, condicionan el quehacer de quienes afrontan nuevos retos.

También puede accederse al texto desde este otro enlace: https://jmcaste.blogspot.com/2020/06/red-de-cientificos-espanoles-en-ecuador.html


Deja un comentario

Participación indígena en los procesos de Independencia y Revolución Mexicana

participación indígena

Rojo Leyva, Víctor Manuel; Reyes Utrera, José Luis, y Rangel Aguilar, Adrián Fernando (recop.), Participación indígena en los procesos de Independencia y Revolución Mexicana, México, Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, 2011

Me causa especial satisfacción recomendar la lectura de esta recopilación de ponencias del Coloquio promovido por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas para conmemorar el Bicentenario del inicio de la Independencia Nacional y el Centenario del inicio de la Revolución Mexicana.

En el Coloquio participaron destacados académicos e investigadores de 19 instituciones académicas: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), El Colegio de la Frontera Norte (COLEF), El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), El Colegio de México, A.C. (COLMEX), El Colegio de Michoacán A.C. (COLMICH), Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Universidad Autónoma de Coahuila (UADEC), Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Universidad Estatal de California (CSU), en Chico; Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH), Universidad de Georgetown (Georgetown University), Universidad de Guadalajara (UDG), Universidad de Texas (UT) en Austin, Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH) y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMICH).

Se trata de un tema al que dediqué buena parte de mi esfuerzo académico entre 1994 y 2003, y del que dan fe algunos trabajos míos (o coordinados por mí) cuya lectura recomiendo a quienes deseen profundizar en las peculiaridades del Estado nacional en México. Cito algunos de ellos, con sus correspondientes enlaces desde los que pueden descargarse, que considero especialmente adecuados para el caso:

La imagen del México decimonónico de los visitantes extranjeros: ¿un Estado-Nación o un mosaico plurinacional? (I), México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 2002

Mayas yucatecos en el siglo XIX: las insuficiencias de su condición de ciudadanos en el imaginario estatal”, Historias (Revista de la Dirección de Estudios Históricos del INAH), 53, septiembre-diciembre de 2002, pp. 19-47

El primer régimen federal mexicano frente al mundo indígena”, Enlaces (Revista de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Puebla), núm. 9, nueva época, primavera-verano de 2001, pp. 15-35

Igualdad e indianidad: una de las paradojas del México decimonónico”, Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales (Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, División de Estudios de Posgrado), año XLIV, núms. 182-183, mayo-diciembre de 2001, pp. 159-193

Los pueblos indios y el parteaguas de la Independencia de México, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1999

Nacionalidad e indianidad: el papel del indígena en el proceso de configuración del México independiente”, Anuario Mexicano de Historia del Derecho (Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas), XI-XII, 1999-2000, pp. 259-277

Pueblos indígenas y Estado nacional en México en el siglo XIX, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1998

El Estado mexicano y los pueblos indios en el siglo XIX”, Anuario Mexicano de Historia del Derecho (Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas), X, 1998, pp. 315-333

El Constituyente de 1856-1857 y los pueblos indios”, Enlaces (Revista de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Puebla), núm. 5, nueva época, invierno de 1997-verano de 1998, pp. 9-20


Deja un comentario

Imaginarios y representaciones sociales; estado de la investigación en Iberoamérica

imaginarios y representaciones sociales

Informamos de que se ha liberado el acceso por Internet a los contenidos de esta valiosa investigación, que recomendamos a los usuarios y lectores del blog:

Aliaga, F., Maric, M., Uribe, C. (Eds.) (2018). Imaginarios y Representaciones Sociales. Estado de la investigación en Iberoamérica. Bogotá, Colombia: Ediciones USTA. ISBN: 978-958-782-145-1.

Resumen

Existe una serie de fenómenos que se enmarcan en procesos de construcción de sentido compartido en que operan figuras simbólicas, estructuras de pensamiento, memorias colectivas, formas arquetípicas, entre otros elementos, que van construyendo, de-construyendo y haciendo circular lo que se ha denominado como ‘imaginarios y representaciones sociales’. En esta línea, el objetivo general de esta publicación es identificar la investigación en torno a los imaginarios y las representaciones sociales en Iberoamérica, así como establecer tipos de investigación y determinar triangulaciones entre enfoques teóricos e investigación aplicada.

Acceso al texto


Deja un comentario

Viaje alrededor de mi habitación, de Xavier de Maistre: literatura del confinamiento

maistre

Ya dijo Pascal que «todas las desgracias del hombre se derivan del hecho de no ser capaz de estar tranquilamente sentado y solo en una habitación», frase que cobra ahora singular vigencia. Y nada mejor que leer al gran autor de la literatura del confinamiento. Maistre se pasó cuarenta y dos días en arresto domiciliario por participar en un duelo.

Texto completo en fuente original

Reseña

Descarga del libro


Deja un comentario

Biblioteca en acceso abierto: “Afrontar las crisis desde América Latina”

biblioteca calas

CLACSO presenta la Biblioteca en acceso Aabierto “Afrontar las crisis desde América Latina”, del Centro Maria Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados (CALAS).

La colección aborda de manera crítica los conflictos más acuciantes en la región, promoviendo el diálogo de diversas disciplinas y puntos de vista en búsqueda de posibles caminos para afrontar las múltiples crisis. Los ensayos salen simultáneamente publicados por una red de cinco editoriales universitarias internacionales, pertenecientes a la Universidad de Guadalajara en México, la Universidad de Costa Rica, FLACSO (sede Ecuador), la Universidad Nacional de San Martín en Argentina y Bielefeld University en Alemania.

El libro que hoy recomendamos:

García Canclini, Néstor, Ciudadanos reemplazados por algoritmos, Alemania, Universidad de Guadalajara-CALAS, 2019

Descargar libro


Deja un comentario

Procesos de mundialización

WhatsApp Image 2020-04-06 at 19.48.24

La crítica coyuntura que vivimos, afectado el mundo entero por una pandemia cuyo desenlace esperamos con ansiedad y temor, invita a la lectura de esta obra colectiva de la que ya nos hemos ocupado en anteriores entradas del blog.

Datos editoriales: Carretero Poblete, Pedro A.; Luque González, Arturo, y Rueda López, Ramón (coordinadores), Procesos de mundialización, Cuenca, Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina, 2019

Acceso al texto completo


Deja un comentario

Se publica Así nos contaron la historia de Esmeraldas, de Manuel Ferrer Muñoz

Portada Así nos contaron

La Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina y la Editorial Rayku acaban de coeditar el libro Así nos contaron la Historia de Esmeraldas.

El texto es de libre acceso por Internet. Descarga.

_____

Índice

Agradecimientos 6
Prólogo 8
Introducción 11
Capítulo I. Enseñanza y aprendizaje de la historia. Una propuesta desde la Universidad Técnica de Esmeraldas Luis Vargas Torres 16
1. Notas preliminares 16
2. Marco teórico 19
3. Propuesta de desarrollo 26
4. Objetivos y metodología 28
5. Justificación de la propuesta 30
6. Reflexión final 32
Capítulo II. Esmeraldas, una provincia ausente 33
1. Un punto de partida 33
2. El extravío de las huellas del pasado 34
3. La historiografía esmeraldeña 36
4. Mirada desde Esmeraldas a Quito: una visión despechada 40
5. Esmeraldas y sus vecinos colombianos 49
6. A modo de corolario 51
Capítulo III. El culto a los héroes y el patriotismo en el Ecuador: el caso de Esmeraldas 52
1. Marco teórico interpretativo 52
2. La caricatura del héroe garciamarquiano 59
3. Los héroes en la historiografía ecuatoriana 62
3.1. Los referentes prehispánicos 62
3.2. Los héroes de los tiempos coloniales 70
3.3. Los próceres de la independencia 79
3.4. Los paladines republicanos 83
4. El panteón de héroes esmeraldeños 91
4.1. Los negros cimarrones 91
4.2. Luis Vargas Torres 94
4.3. Carlos Concha Torres 96
4.4. Héroes menores y héroes colectivos 99
5. El recurso al héroe como salvavidas 102
6. Recapitulación 105
Capítulo IV. Negros, mulatos, blancos y chachis de Esmeraldas. ¿Sinfonía de voces o algarabía disonante? 106
1. Introducción 106
2. Una ojeada a los grupos étnicos de Esmeraldas 108
3. El silenciamiento de los afroesmeraldeños 111
4. La sensibilidad del mulato 116
5. La prepotencia del blanco 118
6. El silencioso cayapa 120
7. Las luchas políticas y sociales en Esmeraldas de principios del siglo XX 121
8. Y, pese a todo, el orgullo de ser esmeraldeño 126
Epílogo 127
Referencias bibliográficas 129


1 comentario

Entrevista a Manuel Ferrer Muñoz, autor de la obra Así nos contaron la historia de Esmeraldas

Foto-Manuel

La Editorial Rayku y la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina acaban de coeditar el libro Así nos contaron la Historia de Esmeraldas del historiador español Manuel Ferrer Muñoz, que cuenta con una amplia trayectoria investigadora en España, México y Ecuador.

(Descarga del libro aquí)

Después de una estancia de doce meses en Ecuador, como miembro del Programa Prometeo, el Dr. Ferrer se vinculó al país durante otros cuatro años y ejerció la docencia en diversas universidades ecuatorianas. Es autor de 24 libros, 30 capítulos de libros, 96 artículos y 50 ponencias en congresos.

  1. ¿A que hace referencia el título “Así nos contaron la historia de Esmeraldas”?

El libro se ocupa de la enseñanza de la historia de la Provincia Verde, y muestra cómo se manipula esa disciplina al servicio de los intereses de quienes en cada época administran las políticas nacionales y editoriales. En el caso de Esmeraldas hay, además, escasa profesionalidad en los enfoques con que se ha contemplado su pasado, y una preocupante limitación de fuentes primarias, muchas de las cuales han desaparecido, bien porque hayan sido objeto de saqueo, bien por la incuria de quienes tienen la responsabilidad de su resguardo, bien porque han sido puestos en venta de modo fraudulento.

  1. ¿Cuál es el propósito de este libro?

Se intenta llevar a cabo una aproximación, siquiera sea provisional, al análisis de los enfoques ideológicos y metodológicos que han presidido los trabajos historiográficos centrados en Esmeraldas. Este libro pretende romper lanzas por la profesionalización de la investigación histórica, y promover una visión más cercana y menos distorsionada de Esmeraldas en los libros de texto a través de los cuales se acercan nuestros niños al conocimiento de la historia nacional.

  1. ¿Cómo esta obra enriquece y fortalece la identidad e historia del Ecuador?

Queremos mostrar los prejuicios que han condicionado la imagen de Esmeraldas en el contexto nacional. Formulamos una crítica a la tradicional historia de héroes que relega al anonimato a las mujeres y a la gente corriente. Buscamos rescatar la historia cotidiana y el valor de los detalles pequeños. Nos importa mucho proponer un auténtico esfuerzo de respeto al pluralismo y al reconocimiento de los grupos étnicos que han dado a Ecuador su ser nacional. Nos proponemos, en fin, romper con visiones esencialistas del pasado que rehúyen el presente y se recrean en la contemplación de un pasado mitificado, intencionalmente depurado de cuanto pueda arrojar sombras sobre un panorama idílico. No es verdad que cualquier tiempo pasado haya sido mejor que el contemporáneo.

  1. ¿Cómo se concibe a la provincia de Esmeraldas desde una perspectiva geográfica y arqueológica?

El lugar periférico que ocupa Esmeraldas en Ecuador, confinante con Colombia, implica la configuración de un espacio que debería ser de mutuo enriquecimiento, por más que las últimas décadas hayan convertido en problemática esa cercanía. Un simple repaso a los orígenes de algunos destacados esmeraldeños, todos hijos de madres o padres colombianos, nos confirma la intensidad de esos vínculos. De otra parte, el daño causado por el prolongado y sistemático saqueo de los sitios arqueológicos de Esmeraldas es ya irreversible. Sí cabría propiciar un proyecto que implicara a las demás provincias costeras del Ecuador y permitiera la puesta en marcha de una muestra itinerante que expusiera a los ojos de sus habitantes el esplendor de las culturas que se desarrollaron en este territorio antes de su sujeción al dominio de otros pueblos invasores.

  1. ¿De qué manera el estado influyó en la economía y diversidad cultural de Esmeraldas?

Hay que reconocer con tristeza que la ruptura de vínculos con España no atrajo la menor prosperidad a la provincia, ignorada siempre por los nuevos gobernantes que, urgidos por problemas inmediatos, contemplaban a Esmeraldas como un lugar remoto, apenas comunicado con el resto del país, conminado a una economía de subsistencia y habitado por una mayoría negra difícilmente asimilable a la modernidad. En consecuencia, Esmeraldas quedó marginada y recluida en los rincones más oscuros y recónditos de los libros donde se narra la historia nacional del Ecuador. La puesta en sordina por la historiografía oficial de los sucesos desarrollados en Rioverde el 5 de agosto de 1820, que precedieron al 9 de octubre guayaquileño, habla por sí misma de esa voluntad de silenciar lo esmeraldeño. Y todo ello a pesar de la generosa contribución de Esmeraldas al triunfo del proyecto liberal encarnado por Eloy Alfaro durante el tránsito del siglo XIX al XX.

  1. ¿Qué personajes se destacan a lo largo de la historiografía de Esmeraldas?

Los primeros, paradójicamente no esmeraldeños, fueron los esclavos que, tras el naufragio del navío que los conducía a Perú, en 1553, lograron escapar y se adentraron en el territorio que pronto sería conocido como Provincia de Esmeraldas: no obstante la exaltación de esos personajes,  la conciencia que la actual población afrodescendiente posee de sus propios orígenes apenas consiste en una vaga identificación con las hazañas de aquellos cimarrones elevados a la condición heroica, sin que la referencia a la primigenia África llegue a calar de un modo concreto en su memoria ni en su tradición. Más que mencionar a héroes individuales cuyos méritos han sido magnificados en exceso por la historiografía tradicional -Luis Vargas Torres, Carlos Concha Torres, por ejemplo-, nos interesa resaltar las hazañas de héroes colectivos, como las peladoras de tagua que, en 1915, reivindicaron sus derechos como trabajadoras, o los pontoneros que, en pleno auge del banano, plantearon una huelga que paralizó los embarques.

  1. ¿De qué manera esta obra se relaciona con la literatura?

En el capítulo IV se acomete el análisis de unos textos literarios que hemos considerado claves para recrear la sociedad esmeraldeña de las décadas tercera y cuarta de la pasada centuria: entre ellos destacan dos relatos de ficción -de Adalberto Ortiz, uno, y el otro de Nelson Esupiñán Bass- que ejemplifican de modo emblemático la utilidad de la literatura para la reconstrucción del pasado, sobre todo cuando, como ocurre en el caso de Esmeraldas, escasean las fuentes históricas o resultan de escasa ayuda las pocas existentes. Con apoyo en esos escritos y en algunas producciones históricas de diversos autores esmeraldeños se ha tratado de confeccionar un mosaico integrador de las diversas comunidades étnicas que ocupan el territorio de la provincia: afroesmeraldeños, mulatos, blanco-mestizos y cayapas

  1. Finalmente, ¿qué opinión le merece la filosofía y labor que desarrolla la Editorial Centro de Estudios Sociales de América Latina?

Le diré que, en el caso concreto que nos ocupa, la posibilidad de editar este texto en formato electrónico, con libre acceso, permitirá una difusión incomparablemente más amplia que la que han alcanzado cuantas investigaciones históricas sobre Esmeraldas se han llevado a cabo hasta el momento. Por consiguiente, no tengo sino palabras de agradecimiento y expresiones encomiásticas que dirigir a los responsables de la editorial, que cumple un servicio invaluable. Piensen, por ejemplo, en el número de lectores que se acercarán al libro durante estas duras semanas de confinamiento, a causa del coronavirus, en tantísimas partes del mundo.

Accesos a la entrevista en fuentes originales:

El Blog de JM Castellano

Ecuador Universitario