ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Convocatoria para libro evaluado por pares. América Latina: la convulsión como norma

américa latinaEnvío de capítulos: hasta el 28 de febrero de 2020, adjuntando texto editable en formato Word, curriculum vitae y documento de autorización para su publicidad y autenticidad firmado de manera caligráfica.

El envío se hará a la dirección de correo electrónico cienciaenproduccion@gmail.com.

Una vez preaceptado el capítulo para su evaluación de pares ciegos, se hará llegar un documento de autenticidad y derechos en favor de la comunidad científica.

Más información de la convocatoria


Deja un comentario

Haze, el rapero de Los Pajaritos, se toma en serio la Universidad

haze

«En 2010, tenía 32 años y decidí preparar la Prueba de Acceso a la Universidad para Mayores de 25 años -recordó Haze-. Detrás, una carrera musical de éxito. Enfrente, una crisis económica. Delante, un sueño, una ilusión: ser universitario». Y explicó que llevaba sin estudiar doce o trece años: «Compré unos fluorescentes, un estuche, y dentro del estuche metí algunos bolígrafos y una regla que me encontré en la calle (¡ésta!)».

Haze quería hacer Filología Hispánica («me encanta leer y escribir y no había tenido la suerte de estudiar a Góngora, Bécquer o Juan Ramón Jiménez») y necesitaba una nota media de siete con cincuenta y nueve para conseguirlo. Aunque admitió que tuvo miedo al fracaso, le sobró casi un punto. «Ocho con cuatrocientos treinta y cuatro» fue la nota que sintetizó su esfuerzo y dedicación a los libros y a la regla que encontró en la calle tras más de una década sin estudiar.

Haze tenía 32 años el primer día de clase y la edad de sus compañeros de clase rondaba los 18 años. Algunos lo reconocieron como «el cani de mierda de Los Pajaritos», pero eso no fue obstáculo para que entre 2011 y 2015 lograra traba amistad con algunos de sus compañeros. «El tiempo pasaba, horas y horas de estudio, preciado tiempo, dedicado ahora a un propósito más noble, terminar mi grado universitario. No obstante -contó Haze-, asignaturas como latín, gramática histórica o sintaxis fueron la menor de mis preocupaciones entonces, pues llegó un momento en el que ya no podía seguir pagando la hipoteca de mi casa. Detrás, una carrera musical de éxito. Enfrente, una despreciable hipoteca. Delante, exámenes, evasivos exámenes -añadió-. Y sí, a pesar de los pesares, pude vender la casa, saldar mi deuda con el banco y terminar mi carrera con un sobresaliente ocho con cinco».

_____

Apenas hace unos días, Haze ha recogido el premio extraordinario fin de estudios en Filología Hispánica por su máster sobre el narcotráfico en México, en la Universidad de Sevilla.

¡Chapó!

_____

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Héctor Barnés. La burocracia en la vida del docente

burocracia

Cualquier profesor sabrá rápidamente de lo que hablamos si nos referimos a la burocratización del trabajo del docente. Actas y actas sobre cualquiera de los aspectos de su trabajo, de las reuniones de ciclo a los encuentros con los padres, memorias de evaluación, autoevaluación, unidades didácticas, reuniones de orientación educativa, informes individualizados para cada alumno, programas de diversidad, más evaluaciones y otros papeleos ocasionados por la falta de personal administrativo que obligan al profesor a pasar gran parte de su tiempo –hasta el 25% en algunos casos como sugiere un artículo de La Nueva España– rellenando papeles. Se trata de una labor que empieza justificándose por la obligada rendición de cuentas del trabajador y que termina imposibilitando que este dedique su tiempo a asuntos más productivos como la investigación y la preparación de las clases.

“En España existe una tendencia a crear sistemas de control que han demostrado servir para poco y que han generado un incremento notorio del trabajo burocrático de los profesores”, se lamentaba en la revista ANPE Javier Carrascal, secretario estatal de organización de dicho sindicato de enseñanza. “El incremento de las tareas burocráticas y administrativas para los equipos directivos y los docentesno ha supuesto una mejora de la calidad de la enseñanza ni de los resultados de nuestro sistema educativo”, concluía. Es una queja común, y de ella también se hacía eco la profesora Luisa Juanatey en Qué pasó con la enseñanza. Elogio del profesor (Pasos Perdidos).

Los académicos se pasan cada vez menos tiempo pensando, leyendo y escribiendo y más tiempo rellenando formularios

La situación es aún peor si nos fijamos en el ámbito universitario, en el que, en pos de apuntalar una supuesta meritocracia, el control de los profesores se ha traducido en una desmedida cantidad de trabajo burocrático forzado por la supervisión de organizaciones como ANECA. “Existe una creciente desconfianza en el personal docente investigador, y de hecho también en el administrativo y de servicios, que conlleva un control permanente de todos ellos, la continua realización de informes y actas, y la obligatoriedad de seguir unos procedimientos largos, costosos y en la mayoría de casos inútiles”, explicaba en una columna publicada en El País Ricardo Chiva Gómez, catedrático de Organización de Empresas en la Universitat Jaume I.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Convocatorias de la Revista Interdisciplinar da Mobilidade Humana

REMHU

El número 58 de la Revista Interdisciplinar da Mobilidade Humana – REMHU, de abril de 2020, incluirá un dossier sobre el tema: “LA SOCIEDAD CIVIL Y LAS MIGRACIONES INTERNACIONALES” (fecha límite para la entrega de los artículos, 15 de enero de 2020).

Algunos temas que podrían ser abordados: papel de la sociedad civil organizada en la defensa de los derechos de los migrantes y los refugiados; criminalización de la sociedad civil en su acción solidaria junto a migrantes y refugiados; prácticas de acogida y solidaridad de la sociedad civil organizada con migrantes y refugiados; la acción de la sociedad civil en contraste con las políticas restrictivas de los gobiernos locales y nacionales; papel de la sociedad civil en la formulación de políticas públicas locales, estatales y nacionales; las organizaciones religiosas, feministas, LGBT, laborales, étnicas y su compromiso en la promoción de los derechos de los migrantes; acción de las organizaciones de la sociedad civil en contextos fronterizos y transnacionales; papel de la sociedad civil autóctona como soporte para la organización de una “sociedad civil migrante”, entre otros.

***

El número 59 de la Revista, de agosto de 2020, incluirá un dossier sobre el tema: “MIGRANTES y REFUGIADOS LGBT” (fecha límite para la entrega de los artículos, 15 de abril de 2020).

Algunos temas que podrían ser abordadosLGBTfobia y violencia contra refugiados LGBTI en los países de origen, tránsito y acogida; VIH / SIDA, estigma y salud de los migrantes LGBTI; Intersección de identidades trans en el movimiento migratorio, violencia y superación a través de la migración; Organizaciones de migrantes LGBTI y estrategias de diáspora LGBTI; LGBTI y derecho a refugio; Políticas públicas, actividades y servicios para la recepción e integración de migrantes y refugiados y LGBTI: desafíos y buenas prácticas; Resistencia, adaptación y seguridad interculturales LGBTI de migrantes pertenecientes a minorías de identidad; Medios de comunicación y refugiados / migrantes LGBTI; Invisibilidad de los migrantes y refugiados LGBTI.

Todos los artículos deben ser enviados directamente por el portal de la revista www.csem.org.br/remhu (entre 35 y 45 mil caracteres con espacio, incluyendo el resumen y palabras clave (3/5) en la lengua original del texto, el abstract y keywords en inglés).

Las normas bibliográficas y otras informaciones pueden ser encontradas en el sitio REMHU (www.csem.org.br/remhu) o en el sitio SciELO (www.scielo.br/remhu).

Para más información, http://remhu.csem.org.br/index.php/remhu/announcement/view/27, o remhu@csem.org.br.

 


1 comentario

Manuel Ferrer. Volver a casa

Cartel teatro

El próximo sábado se estrena esta obra de teatro, que está inspirada en acontecimientos históricos mezclados con algunos elementos remotamente autobiográficos.

Esta experiencia ha confirmado la utilidad del teatro como medio de aprendizaje de la historia. De hecho, esa representación sirve de prólogo a unas Jornadas Históricas que se celebrarán próximamente.


Deja un comentario

Bruno Martín. El acceso al conocimiento científico es un derecho humano

acceso

El activista canadiense John Willinsky propone un modelo editorial compatible con la ciencia abierta.

Todos los días crece el conocimiento científico. En las próximas 24 horas se publicarán cientos de estudios con los descubrimientos más recientes, pero la mitad quedarán recogidos en revistas académicas que solo se distribuyen a los centros de investigación capaces de pagar suscripciones millonarias. Cabe preguntar por qué una ciencia que depende en gran parte de la financiación pública no facilita todos sus resultados a la ciudadanía. El educador, autor, activista y catedrático de la Universidad de Stanford John Willinsky (Toronto, 1950) lleva dos décadas de cruzada por el acceso libre y universal a la información científica. Asegura que esta visión, la de la ciencia abierta, ya es posible en la era digital. Y, sin embargo, sus esfuerzos se han visto frustrados por el celo con el que las editoriales académicas se aferran a su arcaico modelo de publicación.

“El acceso al conocimiento es un derecho humano”, dice Willinsky durante una visita al Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC en Madrid. Habla pensando en los investigadores que no están afiliados a una buena biblioteca universitaria —como muchos del Sur global—, en los estudiantes y en los periodistas, pero también incluye al público y a profesionales de todas las disciplinas: “Hay astrónomos aficionados con un telescopio en el jardín, que quieren aprender sobre los últimos avances en astronomía, y hay médicos en la clínica, que no están seguros de un diagnóstico y necesitan más información”. Para él, la ciencia “podría tener un papel mucho más amplio” en la sociedad del que tiene ahora.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Elisa Silió. Los escolares finlandeses deciden ya cómo y qué aprenden

finlandia

El nuevo currículum de este país sobresaliente en PISA incide en que los alumnos sean responsables de su progreso.

Finlandia comparte en los últimos años el liderato en PISA con Estonia y los países asiáticos (Singapur, Japón y Taipei). Estos últimos logran el éxito a costa de maratonianas jornadas de estudio y deberes —muchos vuelven de la academia a las 10 de la noche—, la antítesis del modelo nórdico, que aboga por el tiempo libre, y que además es en un 95% público.

Cada 10 años el país nórdico aprueba un nuevo currículum de primaria (de 7 a 16 años, desde 2015 es obligatorio un año de preescolar) y ahora están implantando el de 2016, que da una vuelta más a su original planteamiento. En 2021 comenzarán con el de secundaria (de los 16 a los 18 años). Hace años muchos profesores optaron por cambiar los libros por portátiles, por eliminar exámenes y notas y por trabajar con proyectos, desterrando las asignaturas al uso. Una práctica que impactó a la prensa internacional por sus brillantes resultados. Pero ya no es una decisión particular. Se obliga por ley a aplicar el “aprendizaje basado en fenómenos” creando un plan para cada estudiante.

Texto completo en fuente original