ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades

María Jamardo. Las 72 horas en las que Pedro Sánchez intentó doblegar al Estado de Derecho

Deja un comentario

Las dos enmiendas con las que el Gobierno trata de alterar las mayorías del Consejo General del Poder Judicial para elegir a los magistrados del Constitucional. Después de que el déspota logre que entren en vigor esas disposiciones, habrá desaparecido en España la independencia del Poder Judicial. Adiós, Montesquieu… y adiós, Estado de Derecho. ¡Bienvenido el bolivarismo barato y totalitario de Maduro!

_____

Pedro Sánchez no tiene límites. Con la reforma legal, por la puerta de atrás y vía exprés, con la que el Gobierno socialista cumplía con el pacto alcanzado con sus socios de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), el presidente del Ejecutivo inauguraba la era de una serie de atajos legales que, más allá de la polémica inicial, de la protesta enardecida de la oposición y del malestar manifiesto de ciertos sectores de las instituciones concernidas encerraba una verdadera marejada de fondo para la Constitución. La barrera de contención que, hasta ahora, ningún presidente democrático se había atrevido a debilitar, amenazada y cuestionada a golpe de enmienda, quedaba en manos del Estado de Derecho en la que ha sido, hasta la fecha, la semana más negra desde la instauración de la democracia en España.

La que ha recordado a aquellos poderes que, más allá de la voluntad de un Gobierno, estaban llamados a defenderla con los mecanismos a su alcance y, pese a que no lo hayan hecho, todavía, con toda la contundencia debida. El pasado jueves, en que el Congreso de los Diputados se dio cita para deliberar y votar, sin saberlo, sobre cuál será el futuro ‘encaje’ de Cataluña en España, empezaban 72 horas de infartoen un doble plano, jurídico y político, por tratar de evitarlo.

No en vano, la revisión de la Carta Magna ha sido, siempre, una de las bazas que Sánchez ha barajado como posible eje vertebrador para su último año de legislatura e, incluso, de su eventual y futura continuidad en el cargo si tras las generales de 2023 es capaz de reeditar el «Gobierno Frankenstein», de nuevo, con el apoyo de los separatistas catalanes, gallegos y vascos y de los partidos minoritarios. «Nosotros alumbramos la Constitución hace más de cuarenta años cuando la derecha estaba en otra cosa», aseguraba el presidente del Gobierno, arrogándose el mérito de una obra de consenso. Así las cosas, ¿por qué no iba a estar dispuesto a reformarla cuasi unilateralmente?

Texto completo en fuente original

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.