ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades

Félix de Azúa. España no es un país civilizado, sino un país domesticado

Deja un comentario

Recogemos aquí algunos fragmentos de la entrevista realizada por Pablo Blázquez. Al final del texto se facilita el enlace que permite descargar el texto íntegro.

_____

Una vez dijiste: «Hay algo muerto en la sociedad política actual».

La democracia, el único sistema en el que podemos vivir, sea bueno o malo, pero en cualquier caso la mejor opción, está muy agrietada y corre peligro. Da la impresión de que hay, digamos, agentes interesados en que se acabe con las libertades. Y por agentes, hablo de submundos que no están muy localizados. La acumulación de capital más brutal que ha habido en el siglo XX viene del narcotráfico, del contrabando de armas y de guerrillas yihadistas que venden el patrimonio islámico. Y es un dinero que, por otra parte, nadie sabe dónde está. Y no está precisamente debajo de un colchón. ¿En qué bancos está, entonces? ¿Quién lo controla? Sean quienes sean, toman decisiones políticas. O más bien, compran esas decisiones.

Se cumplen 40 años de la Transición. ¿Cuál es tu balance?

Hay cada vez más gente que la pone en duda. Y, o bien son extraordinariamente ignorantes, en caso de que sean mayores, o, si son jóvenes, son perfectamente estúpidos. Basta mirar un poco lo que ha sido este país para darse cuenta de que la Transición ha sido el único periodo en los últimos tres siglos en el que se puede vivir en España con cierta tranquilidad. Desde Carlos IV, este país es un desastre. Una catástrofe. Y de repente, por puro milagro, en el año 78 empieza a forjarse eso que llamamos la Transición. No es una transición como tal, sino la instauración en España de la civilización. España no era antes un país civilizado, sino un país domesticado. Ahora, podría llegar a ser civilizado, pero todavía no lo es. Por el momento, ya tenemos una España liberal, ilustrada y laica, que no es poco.

Siempre has sido muy crítico con el nivel educativo de los españoles.

Es monstruoso. He estado dando clase en universidades extranjeras, y también 30 años en universidades españolas. La diferencia es abismal. Se puede comprobar muy fácilmente, con un detalle: basta comparar a los erasmus que vienen del extranjero con los españoles. Y eso que los que vienen a España suelen ser los más frívolos (ríe). Porque los que quieren trabajar se van a Alemania.

Texto completo en fuente original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .