ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades

Manuel Ferrer Muñoz. Ni es oro todo lo que reluce ni fascista lo que nos disgusta

Deja un comentario

Se ha puesto de moda atribuir el calificativo de ‘fascista’ a quien emite opiniones discrepantes de las que en un momento dado resultan mayoritarias en el contexto social. Es una reacción que se repite con machacona insistencia cuando llega a oídos de algunos de los modernos inquisidores -o de sus escuchas- algún comentario crítico con posiciones asumidas por formaciones políticas que se dicen de izquierda; y es que, al parecer, sólo ellas poseen la legitimidad para representar los intereses de los ciudadanos. De ser así, tal vez habría que eliminar del registro de partidos políticos a todos aquellos que, por una u otra razón, pueden ser caracterizados con la etiqueta de ‘derechistas’.

Recientemente, a propósito de un texto que, con el título  La alarmante deriva hacia el totalitarismo en España, se publicó en este blog, se ha recibido un comentario que elude entrar en el tema, mezcla afirmaciones incorrectas con medias verdades, y distorsiona de modo manipulador las intenciones del autor de aquella entrada. Ésta es la literalidad de esas notas firmadas por Xabier:

Llamo la atención para quien lea entradas como ésta, que su contenido refleja la posición de la derecha española, una derecha genéticamente tan reaccionaria que, de hecho, procede directamente del franquismo, con el que nunca rompió.
El diario que se cita, ABC, es un diario monárquico, es decir partidario del régimen heredado de la dictadura, impuesta tras un golpe de Estado que dio lugar a la terrible guerra, en la que los golpistas contaron con la ayuda de la Alemania nazi y la Italia fascista. Todo lo cual fue saludado por dicho diario.
Sin duda, hay muchas cosas que criticar al actual gobierno, que no ha puesto en marcha las medidas que necesita la mayoría de la población -quienes vivimos de nuestro trabajo-, pero nunca desde esa perspectiva tan reaccionaria
.

Xabier, que asume la autoría de esas reflexiones, vuelve a la carga unos días después:

Y cuando se afirma “con todas sus consecuencias” en la frase final (“Tal vez estemos llegando al caso de promover una resistencia civil, con todas sus consecuencias”), sepan que afirmaciones como ésas son en el caso español una velada amenaza fascistoide.

A esas sesudas consideraciones supuestamente basadas en un riguroso análisis histórico, y a esas admoniciones proféticas habría que objetar lo que sigue:

1) El comentarista no afronta en ningún momento el tema de que se trata en el texto que constituye el objeto de su crítica: la manipulación del Poder Judicial y la proyectada ley sobre Educación cuya tramitación se propone llevar a cabo el actual Gobierno de España al margen de la comunidad educativa.

2) Atribuye a la ‘derecha española’ un origen franquista, con palmario desconocimiento de las características de los sistemas de partidos políticos vigentes durante la Restauración y la Segunda República.

3) Asimismo parece ignorar la trayectoria histórica del diario ABC anterior al franquismo, y asienta la peregrina tesis de que, por ser un diario monárquico, es partidario del ‘régimen heredado de la dictadura’. Evidentemente que ABC simpatiza con la institución monárquica: ¿cómo no va a sintonizar con la monarquía parlamentaria una publicación que, desde hace más de un siglo, ha hecho gala de sus fervores monárquicos? Además, ¿acaso ese régimen no fue refrendado plebiscitariamente por los españoles?; ¿habrá, pues, motivo alguno de avergonzarse por profesar esas simpatías?

4) Ver en la resistencia civil una ‘velada amenaza fascistoide’ revela unas anteojeras ideológicas que impiden al implacable crítico apreciar el valor de ese recurso pacífico como instrumento para oponerse a quienes lleguen a detentar el poder político, apropiándose de él de manera ilegítima (permíteme, Xabier, que te sugiera consultar en el diccionario el significado de ‘detentar’). ¡Si Gandhi levantara la cabeza! ¡Si los alemanes hubieran abierto los ojos para apreciar la deriva totalitaria de un Hitler aupado por las urnas a la presidencia del Gobierno alemán!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .