ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Manuel Ferrer. Según Lenin Moreno, el acoso sexual es acoso cuando viene de una persona fea

lenin acoso

Lo ha dicho así, con estas mismas palabras, el titular de la Presidencia de la República del Ecuador, que se atrevió a relativizar el acoso sexual y reducirlo a condicionamientos estéticos. Las mujeres que denuncian, dice textualmente el mandatario, “a veces se ensañan con aquellas personas feas”.

Lo que no se entiende es que, a pesar de las lógicas protestas de los grupos feministas, este señor siga ocupando pacíficamente el sillón presidencial o, al menos que no se haya producido un cataclismo en los medios de opinión. Ya se ve que, a la hora de la verdad, todo está atado y bien atado y nada sucede sin el concurso o la aquiescencia de los detentadores del Poder, expertos en ceder lo necesario para continuar su fructífera tarea de beneficiarios privilegiados de los recursos públicos, aunque la persona que se halla en el vértice de la pirámide no se caracterice precisamente por sus luces.

Se cree simpático Lenín con sus bromitas de pésimo gusto y carentes de gracia. Por eso lamenta con un deje de ironía la triste condición de los hombres, “sometidos permanentemente al peligro de que nos acusen de acoso”.

Quien suscribe estas líneas es hombre, y no ha tenido reparo en criticar el sectarismo con que se presentan a veces las reivindicaciones feministas: ver, por ejemplo, Escrache feminista a Pablo de Lora, o Silenciados. Por consiguiente, pienso que no se me puede poner la etiqueta de ‘maníaco feminista’.

Pero lo que el señor Moreno ha escrito es, por decirlo de un modo suave, una necedad intolerable, por más que ofreciera tardías disculpas públicas por su torpeza. Lo triste del caso es que las ocurrencias del amigo Moreno giran en torno a un delito que destruye miles de vidas.

Acceso al vídeo


Deja un comentario

Sara España. La degradación de la deuda ecuatoriana deja sin margen de acción al Gobierno que salga de las urnas en 2021

degradacion

La complicidad entre Lenín Moreno y Rafael Correa comenzó a resquebrajarse apenas un mes después de la sucesión, en 2017, cuando el presidente actual de Ecuador descubrió la “mesa servida” y el rastro de deudas que le dejó quien llevaba una década en el poder. Casi tres años después, no hay visos de que Moreno vaya a dejar al próximo candidato presidencial un terreno más saneado. En 2021 habrá elecciones en Ecuador y en 2022 el vencimiento de los bonos soberanos alcanzará tales montos que la calificadora Moody’s ha decidido desde ya rebajar la nota a la economía ecuatoriana —de B3 a Caa1— en una acción que deja sin margen de maniobra al Gobierno que salga de las urnas.

Texto completo en fuente original