ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


4 comentarios

Manuel Ferrer. No nos callarán

La entrada anterior del blog sobre el bombardeo de la ciudad de Cabra (Córdoba) durante la Guerra civil española levantó ampollas entre quienes han dado crédito a las versiones manipuladas de la historia, convertida en un pugilato entre malos y buenos. Y eso a pesar de que el autor de ese breve texto se limitó a consignar el escueto dato, incontrovertible, y a opinar que esa acción bélica carecía de justificación estratégica, lo cual no necesita siquiera una mínima argumentación para quienes conocen el desarrollo militar de los acontecimientos entre 1936 y 1939. Parece que la coletilla final (“se entiende así que algunos historiadores la hayan enjuiciado como un crimen premeditado contra población civil indefensa”) pudo sublevar a los inquisidores de la ‘única’ verdad histórica.

Admito que el comentario de un lector a quien consideraba un buen amigo me ha dejado estupefacto: “no quiero formar parte de nada con una persona que equipara los crímenes del fascismo fascista [sic] con los de la República”. No cabe duda del talante totalitario y excluyente del autor de esa sorprendente afirmación, tan rabiosa que le llevó a descubrir una nueva modalidad de fascismo, al parecer aún más extrema: ‘el fascismo fascista’.

Y, sin embargo, pese a reacciones destempladas como la que acaba de referirse, perseveraremos en nuestro empeño por desvelar verdades, gusten o disgusten a inquisidores que se sienten poseídos de la verdad y que, sin formación histórica, insultan y descalifican a quienes hemos dedicado una vida entera al cultivo de ese saber.