ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


1 comentario

Manuel Ferrer. La importancia de pensar

pensador

En la misma entrevista realizada a Tal Ben Shahar, que recogimos en una reciente entrada en nuestro blog, se contienen estas otras palabras, que invitan a una reflexión a fondo: “la revolución de la informática y las redes sociales supone un desafío sin igual para nuestros cerebros; [y, sin embargo,] nuestro cerebro no ha cambiado y, encima, lo sometemos a infinitas distracciones: en un solo día recibimos más información que una persona media en toda su vida hace un siglo. Tenemos que aprender a lidiar con esa sobrecarga”.

Por eso, si queremos contribuir a enriquecer el pensamiento de nuestros contemporáneos, hemos de cerrar de vez en cuando ojos y oídos al mundo virtual que amenaza devorarnos y cultivar la interacción con nuestros semejantes, cara a cara, para aterrizar en el mundo real y recuperar la sensatez.

Recibo visitas de colegas amigos que vienen a conversar, y disfrutamos esas charlas tranquilas, paseando por el campo o charlando en el pequeño antejardín que hay a la entrada de mi casa, en un diminuto pueblo de la Axarquía, en la provincia de Málaga (España). Ese contacto con la naturaleza, con la gente sencilla de este pintoresco lugar, constituye una terapia que a más de uno le ha permitido reconstruir su escala de valores, que se había deteriorado por tanto ruido virtual y tanta conversación insustancial pseudoacadémica.

La puertas de mi hogar están siempre abiertas a quienes desean reponer fuerzas en un ambiente tranquilo y quieren aventurarse por las sendas de la tranquilidad y de la meditación.

Pronto escribiré este lema a la entrada de la casa, aun a sabiendas de que mis vecinos se preguntarán por el significado de esas palabrotas: non multa, sed multum.


Deja un comentario

José Saturnino Martínez García. Mercaderes y fariseos en la Universidad

mercaderes

Seleccionamos un párrafo de este interesante artículo, que nos ha parecido particularmente relevante:

El sistema lleva a una corrupción sutil, pues la investigación ya no es algo que se organiza de forma libre a partir de la inquietud por conocer, sino de forma estratégica, pensando en qué es lo más fácil de publicar, lo que está más de moda, seguir con la ortodoxia, tanto en cuanto a temas como en cuanto a orientaciones teóricas. Y todo esto sin entrar en que la presión competitiva lleva aparejado el aumento de la mala praxis.

El texto íntegro puede ser consultado en fuente original