ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


9 comentarios

Gravísimas prácticas de corrupción en la Universidad Técnica de Esmeraldas Luis Vargas Torres

corrupcion

Desde este blog hemos denunciado graves casos de corrupción en la universidad ecuatoriana: Universidad Nacional de Educación, Universidad de Guayaquil, Yachay, Universidad Técnica del Norte… Hoy toca el turno a la Universidad Técnica de Esmeraldas Luis Vargas Torres, que en su momento fue intervenida a causa precisamente de la difusión indiscriminada de este tipo de prácticas, que vuelven a rebrotar sin el menor rubor y sin que, aparentemente, nadie reaccione.

Como en casos anteriores, las mañas que aquí se recogen han sido objeto de una investigación rigurosa y han sido sustentadas en pruebas sólidas e irrefutables. Por eso sería deseable que las autoridades académicas de la UTELVT, seguramente conocedoras de estos abusos, corten por lo sano y adopten las más estrictas medidas en lugar de encubrir a las personas responsables de esas actuaciones inmorales.

Es nuestro propósito lograr que se sepa -y que se actúe en consecuencia- que en la Carrera de Ingeniería en Sistemas Informáticos de la UTELVT se realizan cobros abusivos por favores tales como homologaciones arbitrarias de estudios de carreras de otras universidades con los de la UTELVT, pases de ciclos injustificados e irregulares, graduación de alumnos reprobados o comercialización de exámenes complexivos que son puestos en venta antes de su aplicación.

Los profesores deben allanarse a las solicitudes de la directora de esa carrera porque, de no hacerlo, pasan a engrosar las listas de candidatos a cambiar de aires al término del ciclo escolar.

Por supuesto, Ingeniería en Sistemas Informáticos no es la única de las carreras de la UTELVT donde se registran estos vergonzosos usos. Y si la mencionamos aquí es porque hemos podido recabar pruebas testimoniales irrefutables. Ojalá nos lleguen otros testimonios documentados de otras carreras que podamos difundir entre la comunicad académica y transmitir a Senescyt y al CES.

Si no se interviene a tiempo, la educación superior pública en Esmeraldas seguirá padeciendo inmoralidades sin cuento, y los estudiantes que se forman en ese recinto universitario se formarán en la práctica de antivalores, sin que valga la mentirosa excusa de imputar a la gente de fuera -los orgullosos serranos de Quito- el triste deambular de una institución que debería ser modélica y que, desafortunadamente, tiene tras de sí una lamentable historia de vergüenzas y de escándalos.