ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

FLACSO-Ecuador: convocatoria de contratación de profesor invitado

flacso

DEPARTAMENTO DE ANTROPOLOGÍA, HISTORIA Y HUMANIDADES

El Departamento de Antropología, Historia y Humanidades convoca a selección de un  profesor invitado.  Las condiciones para este contrato son las siguientes:

REQUISITOS:

  1. Tener título doctoral (Ph.D. o equivalente) en Historia y/o en Ciencias Sociales. El título de doctorado (Ph.D. o su equivalente) debe provenir de una de las instituciones que constan en el listado de instituciones de educación superior e institutos de investigación con reconocimiento internacional publicada por la SENESCYT.
  2. Experiencia en docencia e investigación en Historia, con énfasis al menos en tres de las siguientes áreas temáticas: a) Historia de la ciencia; b) Historia política; c) Historia económica y/o; d) Metodologías de investigación histórica.
  3. Tener al menos tres años de experiencia docente a nivel de postgrado en instituciones de educación superior o similares.
  4. Haber obtenido como mínimo el 75% del puntaje de la evaluación de desempeño en sus últimos dos períodos académicos.
  5. Haber publicado al menos tres piezas de relevancia académica en revistas o editoriales indexadas.
  6. Haber participado en proyectos de investigación al menos por dos años.
  7. Dominio oral y escrito del idioma castellano y al menos en otro idioma.

CONDICIONES:

  1. El contrato tendrá una duración de un año (de julio de 2018 a junio de 2019, ambos inclusive). El profesor tendrá la categoría de invitado y estará adscrito al Doctorado en Historia de los Andes y a la Maestría de Investigación en Historia.
  2. El salario estará en el rango de U$ 3.464 a U$ 4.025 mensual, con una modalidad de contratación en relación de honorarios profesionales. A este monto se descontarán los valores correspondientes a impuestos nacionales establecidos por el organismo correspondiente de Ecuador.
  3. El profesor contratado no podrá tener contrato a tiempo completo con otra universidad o institución nacional o internacional durante la vigencia del contrato con FLACSO.
  4. El profesor contratado tendrá las siguientes obligaciones:

a) Dictar cinco (5) cursos durante el año de contratación, incluyendo la atención a los estudiantes. Los cursos son los siguientes:

  • Seminario Doctoral 1
  • Seminario Doctoral 2
  • Debates de la Historia de la Ciencia
  • Taller de tesis 1
  • Taller de tesis 2

b) Trabajar en las instalaciones de FLACSO Sede Ecuador, en la calle La Pradera y Diego de Almagro, Quito. Los gastos derivados de un posible traslado a Quito correrán por cuenta del interesado.

POSTULACIÓN:

  1. Enviar una carta de motivos para presentarse a esta convocatoria.
  2. CV actualizado.
  3. Un artículo académico.
  4. Constancia de participación en investigación.

CRONOGRAMA DEL PROCESO:

Convocatoria hasta el 13 de abril de 2018
Recepción de carpetas hasta el 13 de abril de 2018
Evaluación de postulantes 14 al 30 de abril de 2018
Entrevistas interesados/as 2 al 15 de mayo
Resultados 16 al 31 de mayo de 2018

 

RECEPCIÓN DE DOCUMENTOS:

Las postulaciones se receptarán con sobre cerrado en la siguiente dirección:

–          Convocatoria profesor invitado Historia
Departamento de Antropología, Historia y Humanidades
FLACSO Ecuador, Calles San Salvador E7-42 y La Pradera, edificio Biblioteca FLACSO, piso 6.

–          O en forma virtual (documentos escaneados) al correo electrónico:doctoradohistoria@flacso.edu.ec. Persona de contacto: Lorena Rosero.


1 comentario

Manuel Ferrer Muñoz. En el Reino de los Papeles

burocracia

Una advertencia preliminar, para que nadie se lleve a engaño: vivo y trabajo en el Ecuador desde hace cinco años, y no puedo sino pregonar las excelencias de un país que me abrió generosamente los brazos.

Lo anterior no quita para que, con espíritu constructivo y deseos de contribuir a que las cosas mejoren, rompa una lanza en favor del sentido común que en ocasiones parece ausentarse de muchas instituciones ecuatorianas, colapsadas por la torpeza de unos procedimientos que estorban su normal desenvolvimiento.

Es de sobra conocida la endemoniada burocracia que rodea la creación y la gestión de una empresa en Ecuador: una maraña regulatoria que, como ha destacado Alberto Acosta-Burneo en un reciente artículo, adquirió un inusitado volumen durante la última década, en la cual “proliferaron los requisitos, reportes, permisos y trámites”. Así, un emprendedor ecuatoriano destina 666 horas al año para cumplir sus obligaciones tributarias, casi el triple del tiempo calculado en Colombia y en Perú para esas mismas tareas.

También la vida cotidiana de quienes vivimos en Ecuador está torturada por continuos reclamos de la administración, que convierten tareas sencillas, como la matriculación de un vehículo, en una sumatoria de enredos y recolección de documentos que, además, implican un abusivo desembolso económico.

Ciertamente se ha avanzado mucho, pero es que el punto de partida era sencillamente catastrófico. Aún hoy, trámites que se limitan a la entrega y correspondiente recibo de documentos pueden durar horas, cuando el sentido común hace pensar que bastarían escasos minutos, si se adoptaran protocolos racionales y si los funcionarios estuvieran mejor capacitados.

Si un extranjero padece el robo de su cédula de ciudadanía, para reponerla debe afrontar un calvario que, sin dificultad, se prolongará durante medio año y reclamará el acopio de una documentación que ya obraba en poder del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, que, sin embargo, vuelve a solicitarla.

Si al robo de la cédula se suma el de la licencia de conducir, el purgatorio va camino de convertirse en infierno, porque, para obtener una nueva licencia se requiere exhibir la cédula, sin que baste este documento debidamente notarizado. La pescadilla se muerde la cola y el desafortunado que fue víctima del robo de su documentación se adentra en un círculo vicioso sin salida posible.

El número de ejemplos demenciales podría multiplicarse hasta el infinito. Pero me remitiré al espectáculo circense que afectó el pasado 6 de marzo a miles de profesores de universidades públicas, quienes, en su condición de servidores públicos, y para dar cumplimiento a una de las resoluciones derivadas de la consulta popular del pasado mes de febrero, debían entregar una declaración jurada de no poseer bienes en paraísos fiscales. Lo simpático del caso es que los docentes de algunas universidades fueron notificados a las 3 de la tarde, con la advertencia de que, en el caso de no haber registrado esa circunstancia ante notario antes de las 5 de la tarde, serían separados de sus cargos. Ciertamente, esa disposición constaba ya en el Registro Oficial de la Ley Orgánica para la Aplicación de la Consulta Popular del 19 de febrero de 2017, pero fallaron todos los mecanismos para socializarla entre los afectados.

Fue todo un ejercicio de terrorismo psicológico, sembrado de rumores, que alarmó a muchos miles de docentes y supuso la pérdida de decenas de miles de horas de trabajo. Sólo los notarios hicieron su agosto. Lo paradójico de esa jornada paranoica fue el aviso tardío del Ministerio de Trabajo de que ese requerimiento sólo afectaba a los profesores incorporados a sus puestos después de septiembre de 2017.

Resulta difícil creer en la eficacia práctica de una medida como ésta, que sólo posee un valor cosmético y que en absoluto contribuirá a rebajar los elevadísimos niveles de corrupción que padece el país. Cuesta trabajo no tomarse a broma la hipótesis de que docentes con unos salarios que oscilan en su mayoría entre los 1.000 y los 3.000 dólares sean evasores fiscales en potencia y expertos en la imposición de capitales en paraísos fiscales. Si ésa es una de las líneas de la estrategia que va a seguirse para acabar con la corrupción, desde aquí auguro un fracaso completo, porque no se logra matar moscas a cañonazos.

Cuando redacto estas líneas, nadie desde las instancias del Gobierno ha ofrecido una disculpa. Y es lógico que sea así, porque, al imperar una cultura que convierte al ciudadano en borrego, simple cabeza de ganado, los detentatarios del poder actúan a su arbitrio y capricho.

Algunos no perdemos la confianza de que el actual Gobierno vaya enderezando una situación intolerable, que premia la ineficiencia cuando ésta va asociada a la obediencia rendida, y castiga la libre expresión cuando ésta es calificada de contestataria. Pero también es cierto que la esperanza es lo último que se pierde.