ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades

Jorge Ortiz. ¿Qué le pasa a la socialdemocracia?

Deja un comentario

sicialdemocracia

El desconcierto cundía una vez más: la socialdemocracia, que decenio tras decenio había sido la línea política predominante en Europa, había llegado —y a duras pe­nas— a un escuálido 20,5 por ciento de los votos, el peor resultado que jamás hubiera tenido en Alemania. El peor de todos, a pe­sar de lo respetable de su candidato, Martin Schultz, y de la tenacidad de su campaña. Por eso cundía el desconcierto la noche del 25 de septiembre: ¿qué les está ocurriendo a los socialdemócratas europeos?, ¿por qué pierden una elección tras otra?, ¿por qué esa declinación tan rápida y constante, sin que al menos vislumbren una luz al final del túnel?, ¿será, tal vez, que su ideología agoniza?

Y es que la debacle en Alemania, al cabo de una campaña electoral que la canciller democratacristiana Angela Merkel la asu­mió como una estimulante marcha de la victoria, fue para los socialdemócratas euro­peos la confirmación de que van cuesta aba­jo, confundidos, desconectados de sus vo­tantes, sin encontrar su lugar en el mundo y con una imagen cada día más visible de ago­bio y soledad. Ya habían perdido en Fran­cia, en abril, cuando el Partido Socialista se quedó en un insignificante 6,36 por ciento, y en la Gran Bretaña, en junio, cuando los conservadores volvieron a ganarles a pesar de los constantes errores de cálculo político de sus líderes. Pero la derrota en Alemania, en septiembre, sin duda fue la más dolorosa.

Se entiende que así haya sido: después de los años terribles del nacionalsocialismo y de la Segunda Guerra Mundial, en la pri­mera mitad del siglo anterior, los alemanes han demostrado con claridad y persisten­cia que ahora son alérgicos a los extremos. 80,1 por ciento de ellos se identifican con el centro, según un estudio de la Funda­ción Bertelsmann. Cuatro de cada cinco. Bastantes más que los franceses, con 51 por ciento que se consideran centristas, o que los españoles, con 56 por ciento. Más aún, parece claro que la enorme mayoría de los alemanes comparte, a grandes rasgos, un modelo de sociedad basado en la econo­mía de mercado, el pluralismo político, las libertades democráticas y la dispersión del poder. Que es, ni más ni menos, lo que les dio una sociedad próspera, libre y segura.

Texto completo en fuente original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.