ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Juan Pedro Cavero Coll. El yihadismo: sus causas, su evolución y su realidad actual

jihad

En este artículo se abordan las principales causas del terrorismo islámico —admitidas o no por quienes lo perpetran— y su evolución en las últimas décadas. Recordemos, de entrada, que no hay razones que justifiquen un acto terrorista y que, en muchos estados del mundo, el terrorismo es actualmente la primera o una de las principales preocupaciones de sus habitantes y gobiernos. En particular suscita gran zozobra el terrorismo islámico, tanto por su alcance global como por ser, desde hace décadas, el más activo de todos.

Numerosos países desarrollados, emergentes y subdesarrollados han padecido la profunda sensación de indefensión que conlleva el terrorismo, por haberlo sufrido en sus propias carnes. Nos encontramos, sin duda, ante una plaga de alcance mundial, pues desde 1970 hasta la actualidad se han perpetrado más de 150 mil atentados terroristas, explotado más de 75 mil bombas y consumado más de 17 mil asesinatos y 9 mil secuestros. Desde 2011, además, el número de atentados ha tenido un crecimiento exponencial.

(cfr. The Global Terrorism Database, Universidad de Maryland, Estados Unidos: https://www.start.umd.edu/gtd/about/)

Al escalofriante balance de víctimas hay que sumar las nefastas consecuencias sociales y económicas del terrorismo, así como su eficacia para generar problemas políticos. Resulta especialmente preocupante además que, en el caso del terrorismo islámico, la mayoría de los terroristas musulmanes —incluimos en este grupo a quienes perpetran las acciones y a los que las respaldan— traten de justificar sus agresiones reivindicando las esencias más puras del islamismo, segunda religión con mayor número de fieles en el mundo. Son, en la actualidad, más de 1.600 millones de creyentes y, según las previsiones, alcanzarán en 2050 los 2.800 millones.

(cfr. Pew Research Center, Washington: http://www.pewforum.org/2015/04/02/religious-projections-2010-2050/)

¿Acaso hay que ser terrorista activo o «pasivo» para ser un auténtico musulmán?

Texto completo en fuente original