ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Dan Levin. Trabajadores agrícolas temen ser deportados por denunciar condiciones laborales en Canadá

canadá

SUMMERLAND, Canadá — Desesperado por mantener económicamente a su familia, Hilario Mendoza aprovechó sin titubeos la oportunidad de salir de México para ir a trabajar en la recolección de cerezas en una granja de Columbia Británica, en Canadá.

Sin embargo, las condiciones climáticas resultaron tan adversas que en muchas ocasiones solo trabajaba tres horas por día, mucho menos de las 40 horas por semana prometidas en el programa canadiense para trabajadores extranjeros temporales. Cuando no podía ir al campo, esperaba en condiciones de hacinamiento con otros 34 trabajadores en una pequeña casa, donde las camas se mojaban porque había goteras.

Después de meses de quejarse sin obtener resultados, inesperadamente lo enviaron de regreso a México.

“Nos abandonaron”, comentó Mendoza acerca de su experiencia durante 2014 en la granja. “En México hay mucha más gente lista para trabajar en Canadá, así que nadie protege nuestros derechos”.

El programa de trabajadores agrícolas estacionales de Canadá se diseñó para resolver una escasez crónica de mano de obra mediante la contratación de inmigrantes de México y de otros once países del Caribe interesados en trabajar hasta por ocho meses al año.

Sin embargo, algunos críticos señalan que el programa casi no cuenta con supervisión y coloca a los trabajadores en una situación vulnerable ya que los patrones pueden explotarlos, en muchos casos no reciben las prestaciones laborales que les corresponden conforme a la legislación canadiense y corren el riesgo de que los deporten si se quejan por las condiciones de trabajo.

“Este programa es una especie de segregación racial”, advirtió Chris Ramsaroop, integrante de Justicia for Migrant Workers (Justicia para los Trabajadores Migrantes), una organización con sede en Ontario que se dedica a defender los derechos de los trabajadores.

“Los trabajadores inmigrantes trabajan y viven conforme a derechos legales distintos de los que tienen los canadienses”, agregó Ramsaroop. “La mera existencia de los programas de trabajadores extranjeros temporales permite al gobierno canadiense negar libertades y protecciones básicas con base en la situación migratoria”.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

¿Se justifica la violencia?

milagros

En este artículo de Carmen de Carlos, publicado en la prensa española, se analiza el polémico caso de Milagro Sala, dirigente indígena argentina afín al kichnerismo, detenida a principios de 2016, que enfrenta varios procesos judiciales, acusada de asociación ilícita, incitar a la violencia, robo en banda, agresiones físicas, explotación de personas, vínculos con el narcotráfico, malversación de fondos públicos y delitos de sangre.

¿Estamos ante un caso de violencia cuya protagonista es una dirigente indígena, que debe merecer un rechazo absoluto?

¿Se trata de una lucha por los derechos de las poblaciones indígenas que debe ser apreciada como un ejemplo de valor y de coherencia con las propias convicciones?

La polémica está servida.

Texto completo en fuente original