ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Manuel Ferrer. Las personas, no las instituciones

Etica

A raíz de la última entrada del blog, un miembro de RIIN expresó su perplejidad por la difusión que se daba a una actividad desarrollada desde el seno de una institución que había sido objeto de duras críticas en el propio blog, hace unos meses (véase el artículo Solidaridad universitaria).

La misma persona refería haber sido objeto de una auténtica burla de parte de la misma universidad, que, después de haberle notificado su contratación, incumplió su compromiso sin aportar explicación alguna.

Aunque el juicio que merece la institución irresponsable de esas actuaciones no puede ser benigno, laboran en ella personas de mucho mérito cuyo trabajo sería injusto silenciar o denigrar por el simple hecho de su vinculación laboral a aquella universidad.

Por la misma regla de tres, no cabe ensuciar el nombre de una institución por muchas que sean las bajezas morales de algunos o muchos de sus trabajadores. Todos acumulamos experiencias abundantes de los inevitables roces con personajillos ruines, cuya vileza les impide ver más allá de sus romas narices. Pero su miseria moral no se traslada a la institución que un día ¿aciago? les abrió sus puertas.