ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades

Rafael J. Álvarez. El refugiado sirio zancadilleado denuncia que España no le permite traer a su familia

Deja un comentario

siria

 

Al recoger este artículo, publicado en El Mundo, 18 de diciembre de 2015, queremos llamar la atención sobre la insensibilidad, la indiferencia y la carga de prejuicios de la mayoría de los 331 comentarios que se colgaron en la publicación.

Permítannos recoger unos cuantos, como botón de muestra (los demás pueden descargarse a través del enlace que aparece al final).

En vísperas de unas fiestas tan entrañables, como las Navidades, que constituyen una invitación para que todos los hombres se sientan hermanos, la lectura de esos comentarios llena de vergüenza y de asco. Pero sería una cobardía ignorar lo que piensan muchos de nuestros conciudadanos, con los que nos rozamos a diario y de los que recibimos tantas veces sonrisas que quieren ser amables y bondadosas.

Ahí van tres ejemplos de ese rosario de disparates, en los que se mezcla ignorancia con xenofobia y espíritu estrecho:

  • Esta gente se cree que somos una ONG que tenemos obligación de mantener y darle cobijo a todos los que quieran venir. Lo siento pero España tiene demasiados problemas con su gente y no necesita más. Como todo emigrante hay que pasar por unas leyes y no querer saltar a la torera con denuncias y obligaciones.
  • Este señor ha sido un combatiente de uno de los dos bandos y se ha ido a mitad de partida y ahora quiere vivir por la cara en España, subsidiado por los demás. Yo no quiero personas así en España, y menos si no sabemos contra quién ha estado usando sus armas antes ni por qué su mujer no se vino con él.
  • Cada quien lucha por sus intereses y si tiene que morder la mano que lo ayudó para lograr sus propósitos lo hace. Los musulmanes no tiene la cultura del agradecimiento, es más, les das de comer y mañana te ponen una bomba. Lo cierto es que no se le está discriminando ni dando un trato especial para perjudicarlo, Solo se siguen los procedimientos normales para esos casos. Si son muy exigentes y llevan a situaciones inhumanas como dicen los buenistas, pues cambien la ley y prepárense para la inundación.

_____

Y ahora, el artículo que suscitó esas reacciones bochornosas:

 

Con aspecto abatido y confiando todo entendimiento a su traductor, Ossamah Abdul Mohsen, el refugiado sirio acogido en España después de sufrir una agresión de una periodista en la frontera entre Serbia y Hungría, ha denunciado hoy las «trabas imposibles» que el Gobierno español le pone para reagrupar a su familia y el incumplimiento de la promesa gubernamental de la concesión de su estatus de asilado con protección internacional tras lograr huir de la guerra en Siria.

En una rueda de prensa conducida por Miguel Ángel Galán, director del Centro Nacional de Formación de Entrenadores (Cenafe), donde Ossamah trabaja actualmente, el refugiado ha expresado su angustia por la situación de su mujer y dos de sus hijos, que el próximo 1 de enero deberán abandonar el piso de Turquía donde viven y quedarán en la calle.

Ossamah vive en Getafe (Madrid) con dos de sus hijos, pero tiene a la otra mitad de su familia en una «situación límite» en Turquía, a la espera de poder reagruparlos.

Según los documentos aportados por el director de Cenafe, el Ministerio de Asuntos Exteriores autorizó a la Embajada española en Ankara (Turquía) a tramitar un «visado de residencia de carácter extraordinario» para los tres familiares de este entrenador profesional de fútbol que huyó este verano con su familia de los bombardeos y la guerra terrestre que asola su país.

Sin embargo, la documentación exigida por la Embajada en Ankara en un documento fechado el pasado 3 de diciembre es «imposible de aportar», en palabras de Ossamah. En concreto, la oficina consular española pide pasaportes en vigor (el hijo mayor lo tiene caducado) y certificados de penales, dos documentos que sólo puede tramitar la embajada Siria en Ankara. «Y ni yo ni mi familia podemos entrar allí por razones políticas. No nos atienden».

Además, la Embajada española les pide un certificado médico expedido por autoridades turcas.

Y también un documento acreditativo de «vínculo familiar» entre la mujer y los dos hijos con Ossamah, una certificación que sólo puede expedir la Embajada española en Beirut -que ha asumido la demarcación consular correspondiente a Siria-, adonde ningún miembro de la familia ha podido viajar en el plazo que las autoridades españolas dieron en sus exigencias: 10 días, que se cumplieron el pasado 13 de diciembre.

«¿Cómo voy a conseguir esos papeles en un país que está en guerra o en una embajada que no nos recibe. Hablo por todos los sirios a los que se les pide esto.Pido al señor Rajoy que facilite el visado y ayuden a traer a mi familia», ha dicho el refugiado ante un puñado de periodistas en la Ciudad Deportiva Villaverde mientras algunos futbolistas amateurs celebraban su entrenamiento del día.

Ante tales dificultades, Ossamah y Galán cambiaron la petición inicial de visado por la del cumplimiento de la «promesa que hizo el Gobierno español». Es decir, laconcesión del asilo con protección internacional, para lo que no necesitan los documentos que la Embajada española en Ankara les pide.

El refugiado ha agradecido al Gobierno español la rapidez con la que operó en septiembre para otorgarle un permiso de residencia de un año de duración y la concesión de un permiso de viaje para que fuera a recoger a su familia cuando ésta obtuviera el visado de residencia extraordinario.

Pero, tras esas dos gestiones rápidas, la familia parece haberse encontrado con obstáculos burocráticos.

«La Embajada no nos atiende al teléfono. Después de tres meses en España, la promesa de asilo no se ha cumplido. Ossamah y su familia huyeron de una guerra y una persecución política y son candidatos a la protección que da el asilo, que es un derecho. Las trabas para esa concesión no sólo afectan a Ossamah, sino a miles de personas. España se comprometió a acoger a 14.000 refugiados y lleva 12. Y uno de los cuales lo he traído yo», sostiene el director del Centro Nacional de Formación de Entrenadores.

Por su parte, el presidente del Consejo General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, ha solicitado a los ministros de Exterior, José Manuel García-Margallo, e Interior, Jorge Fernández Díaz, que agilicen los trámites requeridos para lograr la reunificación de la familia del refugiado.

Además de solicitar su reunificación familiar, Carnicer ha denunciado la actual situación del refugiado, que sigue sin protección oficial tras llevar tres meses en España.

Al otro lado de esta historia, el Gobierno español asegura que todo trámite pedido a Ossamah se ajusta a lo que exige la ley. «No podemos hacer la vista gorda ni saltarnos la ley. Cuando nos reunimos con Ossamah y sus asesores les explicamos los requisitos necesarios para el visado, que son los mismos para todos», asegura un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Gobierno cuenta que Ossamah obtuvo una autorización de residencia por circunstancias especiales y que la única posibilidad de obtener un visado de residencia para su familia era la de presentar los pasaportes, el certificado de penales, el aval médico y el vínculo familiar, «documentos que no se pueden obviar y que hasta el momento la familia no ha podido aportar».

El Departamento de García-Margallo no discute que algunos de los requisitos pedidos a Ossamah fueran difíciles de obtener y asegura que, ante ello, el propio Ministerio aconsejó al refugiado sirio la opción del asilo. Así, según Exteriores, Ossamah solicitó la «protección internacional en base a la Ley de Asilo y Refugio el pasado 9 de diciembre», un proceso que está siendo estudiado y pendiente de resolución.

De hecho, Exteriores afirma que si el Ministerio del Interior otorga la protección internacional a Ossamah «no habrá problema en hacerla extensible a sus familiares actualmente en Turquía».

Texto completo y comentaros en fuente original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.