ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades

La insensibilidad de FLACSO-Ecuador ante el drama de las costas de Libia

1 comentario

flacso

Acabo de ver rechazada, sin más explicaciones (sólo el acostumbrado “lamentamos informarle”), la propuesta de ponencia que, con el título “Normativa de la Unión Europea y Legislación española sobre Inmigración y Extranjería. Su aplicación en la Comunidad Autónoma canaria”, presenté para el III Congreso Latinoamericano y Caribeño de Ciencias Sociales, cuya celebración se prevé en FLACSO-Ecuador del 26 al 28 de agosto de 2015.

Lo notable del caso es que uno de los ejes temáticos de ese congreso es precisamente “Estudios estratégicos, seguridad y conflicto”.

La insensibilidad de los organizadores del congreso adquiere particular realce cuando esta decisión me ha sido trasladada dos días después del desastre del barco pesquero hundido frente a las costas de Libia, con casi mil personas a bordo que trataban de ingresar clandestinamente en las fronteras de la Unión Europea.

Al parecer, poco interesa en FLACSO-Ecuador el análisis de una normativa que propicia unos desastres a los que he dedicado mi atención durante casi diez años desde el Centro Europeo de Estudios sobre Flujos Migratorios de Las Palmas de Gran Canaria (Canarias, España).

Puede que la lejanía del drama –el mar Mediterráneo cae tal vez demasiado distante para los esquemas mentales de los organizadores del Congreso- haya aconsejado la exclusión de una ponencia con la que hubiera deseado poner el dedo en una llaga lacerante que desprestigia a uno de los bloques políticos más influyentes del planeta.

Para FLACSO-Ecuador, parecen importar poco África o el Mediterráneo, o el hecho dramático de que la cifra de personas que se ahogaron se acerque a 900.

Un pensamiento en “La insensibilidad de FLACSO-Ecuador ante el drama de las costas de Libia

  1. Yo no creería que la razón del rechazo a su ponencia sea exactamente la insensibilidad de los organizadores del evento ante la situación de África y el Mediterráneo, pero algo es cierto: la falta de explicaciones al rechazo de la ponencia da pie para pensar cualquier cosa. Como usted, presenté una propuesta de ponencia en el mismo evento (distinta mesa de trabajo, pero los mismos organizadores) y también me sorprendió e indignó verla “lamentablemente” rechazada. La causa de mi indignación no es otra que la ausencia de motivos y explicaciones en la notificación que recibí vía correo electrónico, pocos minutos antes que acabara el día 20 de abril, fecha limite establecida por el mismo comité (luego de posponer un par de veces) para tal fin. El hecho que la fecha de notificación se haya aplazado dos veces (inicialmente el 30 de marzo y luego el 15 de abril) habla poco bien de la organización de este evento, pues si la causa de tal aplazamiento fue la recepción de un mayor número de propuestas de las que tenían previstas, no es excusa para “jugar” con los tiempos de los aspirantes. Ahora imagínese el escenario que lleguen más asistentes de los que esperaban ¿también correrán las fechas del evento? Claro está, de que debemos entender la flexibilidad del proceso, dada la liquidez y banalidad de nuestro mundo contemporáneo. Pero por otro lado, aquí hay una situación innegable: la escasa flexibilidad y extremadamente rigidez de la organización de este evento, que sin más motivos, “lamenta” rechazar propuestas sin indicar a sus aspirantes las razones de las mismas. Por otro lado, sabemos que el mérito académico se define por su irrefutabilidad. Seguramente el comité encargado de seleccionar aquellas propuestas se adaptaban mejor al tema del evento tendrán mil y una razones académicas (de forma y contenido) para haber rechazado su propuesta y la mía. Sin embargo, dado el hermetismo académico, mucho más sellado y excluyente por esta latitudes (y longitudes valga decir), jamás sabremos cual de esas mil y una razones primó para que “lamentablemente” nos rechazaran la propuesta ¿Por qué? Porque seguramente la mayoría de personas encargadas de esta labor, PhD como usted, tienen suficientes razones, irrefutables a sazón de su mérito académico, que no se pueden cuestionar. En conclusión, no queda más que “lamentar” que ellos (los organizadores de este evento) no disfruten de nuestra participación, que se pierdan lo que podría ser un intenso debate que va más allá de la burbuja irreal que supone la academia rígida y hermética de la Fiasco, y seguir intentando buscar nuevos y mejores espacios de participación para visibilizar nuestro temas, seguramente incómodos para algunos cuantos intelectuales, pero sin lugar a dudas, interesantes para el resto de mortales que como usted y como yo, día a día intentamos pensar un mundo mejor desde la acción práctica y no desde la oratoria de escritorio. Cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.