ICSH

Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades


Deja un comentario

Noticias de revistas científicas indexadas en el blog de SAICSHU

En lo que va de año hemos privilegiado la información sobre revistas indexadas. Para muestra, las siguientes entradas:

Revista Laboratorio de Arte

Política y Sociedad, aceptada para su indexación en Emerging Sources Citation Index (ESCI)

RUNA, archivo para las ciencias del hombre

Comunicar, vol. XXIX, núm. 66, 1º trimestre, enero de 2021 Revista Perspectivas: Notas sobre Intervención y Acción Social

Invitación al monográfico transversal Arte, Tecnología y Colonialidad

Memoria Americana. Cuadernos de Etnohistoria

Publicado el primer número de Yeiyá. Revista de Estudios Críticos

Revista Ciencia y Desarrollo

Revista Andina

Revista Histórica


1 comentario

Revista Laboratorio de Arte

Laboratorio de Arte es una revista de investigación fundada en 1988 por el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, que la coedita con la Editorial Universidad de Sevilla, en versión electrónica e impresa. Está dedicada al estudio de la Historia del Arte sevillano, andaluz, español e iberoamericano, desde la Antigüedad hasta nuestros días. Se dirige preferentemente a la comunidad científica y universitaria, tanto nacional como internacional, así como a todos los profesionales del Arte en general. Su periodicidad es anual, publicándose artículos originales e inéditos caracterizados por su calidad, que previamente han sido evaluados mediante el sistema de pares ciegos.

Más información


1 comentario

Política y Sociedad, aceptada para su indexación en Emerging Sources Citation Index (ESCI)

Política y Sociedad es una revista de publicación continua con formato electrónico editada por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense.

 De carácter interdisciplinar, abarca el conjunto de las Ciencias Sociales. Selecciona sus artículos con estrictos criterios de calidad, novedad y relevancia. Lleva una parte monográfica y otra miscelánea.

Ha sido aceptada para su indexación en el Emerging Sources Citation Index (ESCI), la nueva edición de Web of Science.

Acceso al último número (vol. 57, núm. 3, septiembre-diciembre de 2020)


Deja un comentario

Arturo Pérez-Reverte. Ojo con los abuelos: el caso de García Atadell

No había leído completas las memorias de Arthur Koestler. Sólo la primera parte, Flecha en el azul, así como el librito Un testamento español y sus novelas El cero y el infinito y Espartaco. Novelista y ensayista, como saben, Koestler fue miembro del partido comunista y espía de Moscú en la guerra de España. Y como en estos tiempos, gracias a mi amigo Lorenzo Falcó, ando zambullido en aquella época tan bárbara e interesante, decidí zanjar cuentas pendientes con Koestler rematando el relato de su vida. En ésas andaba hace días cuando, ya casi al final, encontré un párrafo que, relacionado con otro libro leído del mismo autor, motiva hoy esta reflexión. Algo que da en qué pensar, y mucho. O, por lo menos, a mí me da.

En Un testamento español, que leí hace años -ahora acaba de reeditarse bajo el título Diálogo con la muerte-, Koestler narra sus penalidades durante la Guerra Civil tras ser apresado por los nacionales. Estuvo a punto de ser fusilado, y esos días de espera lo convirtieron en testigo privilegiado de la vida carcelaria y las implacables ejecuciones de presos, sus compañeros, sacados de sus celdas para llevarlos al paredón. Es un relato de horror, en el que Koestler manifiesta la natural simpatía por sus compañeros de infortunio. Entre esas simpatías incluye la que siente por dos presos a los que llama Byron y El Tísico, éste último «político republicano muy conocido, Byron había sido su secretario. Desde hace tres meses esperan a ser fusilados», e incluso califica a uno de ellos como «hidalgo español». Luego añade: «Me era más difícil dejar a Byron y al tísico que a todos mis amigos y familiares». Y de esa forma logra transmitirnos la sensación de afecto y solidaridad con ellos, la injusticia de su situación y el horror de la suerte que les aguarda.

Pero oigan. Cosas de la vida. Ahora, al leer la última parte de las Memorias de Koestler, pues allí menciona nombres reales, he sabido al fin quiénes eran los infelices republicanos, el político y su secretario, sus amigos de cárcel condenados a muerte por los franquistas. Él mismo revela el nombre del Tísico: «Fue ejecutado tres días después de que me soltaran. Se llamaba García Atadell y había sido líder de un grupo de vigilantes de Madrid». El nombre, debo confesarlo, me saltó a la cara como un disparo. Para ser exacto, como los disparos en la nuca, torturas, robos y violaciones, que el Tísico amigo de Koestler, o sea, Agapito García Atadell, tristemente célebre en los anales de la Guerra Civil, y su secretario Byron -de nombre real Luis Ortuño-, ejecutados tres días después de la puesta en libertad del escritor, habían estado practicando con entusiasmo durante la época en la que García Atadell ejerció como -eufemismo delicioso- «líder de vigilantes en Madrid». Todo eso, claro, no lo cuenta Koestler porque lo ignoraba, pero está en los libros de Historia, que detallan cómo García Atadell creó una organización de terror al frente de la Brigada de Investigación Criminal, también llamada Brigada del Amanecer, que con beneplácito del Gobierno instaló una checa en el Paseo de la Castellana donde se torturó, violó y mató sin control ninguno, tanto a derechistas como a republicanos que no eran de su cuerda. Hizo una fortuna con lo robado a sus víctimas, y cuando con su ayudante Ortuño, en plena guerra pero con el bolsillo lleno, quiso huir al extranjero, fue capturado casi de casualidad por los franquistas. Que, ojo por ojo en este caso, le dieron las suyas y las del pulpo. Garrote vil.

El asunto contiene, a mi juicio, un aspecto educativo. Como escribí alguna vez, en la guerra y postguerra civil cayó gente buena de ambos bandos: españoles honrados que luchaban por sus ideas o se vieron atrapados, a su pesar, en aquel disparate sangriento. Pero cuidado. Allí no todos fueron héroes, ni gente digna. Los 200.000 hombres y mujeres asesinados en ambas retaguardias, no murieron solos. Alguien tuvo que asesinarlos. Y muchos nietos que hoy recuerdan con orgullo o dolor a sus abuelos como luchadores de una u otra causa, ignoran que no todos fueron héroes de trinchera o víctimas inocentes. También hubo carniceros emboscados, ladrones, gentuza miserable como García Atadell y sus infames secuaces. Y políticos que los dejaban actuar. Las leyendas son bonitas, y el afecto filial es comprensible. Pero la realidad tiene su propia lectura. Los españoles tuvimos abuelos admirables en ambos bandos, y también sucios oportunistas y abyectos criminales. Aunque el tiempo, la ignorancia y la simpleza de las redes sociales adornen hoy las cosas de otra manera, hay que tener cuidado con la siempre compleja memoria histórica. Así que ya saben. Mucho ojo con los abuelos.

Texto en fuente original


Deja un comentario

Javier Barraycoa. El otro “genocidio” catalán: el martirio de los templos y el arte sacro

El ya fallecido Juan Bassegoda Nonell, director de la Cátedra Gaudí, en un artículo escribía: “Nunca en la dilatada historia de Cataluña se había producido un conjunto de daños tan sistemáticamente organizado [contra el patrimonio artístico]”. Al igual que se ha creado el tópico de que Companys nunca tuvo responsabilidad alguna en los asesinatos de la retaguardia republicana en Cataluña, también se ha ido forjando un estereotipo de que gracias a Companys y la Generalitat se salvó el patrimonio artístico de Cataluña. Pero todo es mito.

Salvo el rescate in extremis de Montserrat, la Catedral de Barcelona y poco más, la Generalitat lo que hizo fue legitimar el “genocidio de los templos”. El gobierno de Companys emitió, por ejemplo, el Decreto del 23 de julio de 1936 por el que se constituía en cada localidad de Cataluña un comité, presidido por el alcalde y bajo la salvaguarda de las milicias, para velar por el patrimonio del pueblo. Con otras palabras, a los comités se les concedía vía libre para hacer lo que quisieran.

Hombres cultos como Ventura Gassol (ex seminarista y miembro de la cúpula de ERC) apenas pudieron hacer nada. Él era Consejero de Cultura y había creado una junta de Museos para salvar lo poco que quedaba de patrimonio artístico. Pero Gassol tuvo que huir a Francia amenazado de muerte por los anarquistas. La Junta de Museos se disolvió y se creó la Comisaría de Museos, que se dedicó a incautar todo tipo de patrimonio religioso o civil, o simplemente robarlo.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Azaña, aquí y ahora

El pasado 8 de octubre se cumplieron los ochenta años de la muerte de Manuel Azaña Díaz-Gallo Muguruza Catarineu, quien tenía, por sus abuelas, raíces vascas y catalanas. Concepción Catarineu Pujals, nacida ya en Alcalá de Henares, des­cendía de una familia originaria de Arenys de Mar. Huérfano desde muy joven, Azaña vivió parte de su infancia en el viejo caserón fa­miliar alcalaíno bajo la tutela de la abuela ­Catarineu.

Fue uno de los mejores prosistas españoles del siglo, dotado de una gran sensibilidad ­artística: “Gredos, el valle del Manzanares, el pinar de Balsaín… apropiándome por la emoción de tales lugares he sido más rico que ­todos los potentados del mundo”. En ocasiones parecía un esteta extraviado en el mundo de la política: “La Morcuera (el paisaje del Guadarrama) me interesa más que la mayoría parlamentaria y los árboles del jardín más que mi partido”. Se definía como “liberal, intelectual y burgués”. Su hábitat natural habría sido la Francia de la III República o el parlamentarismo británico, más que el pa­sional ruedo ibérico en el que le tocó lidiar, esa “República sin republicanos”, con una clase media endeble y dividida, acosada por unas izquierdas proclives a la revolución y unas derechas con tendencias fascistas, unas y otras dispuestas a recurrir a la violencia. Azaña necesitaba a los militares para frenar a los obreros y a estos para parar a los militares, y tuvo que ver, impotente, cómo ambos se ­enzarzaban “desde 1934 en una carrera ciega hacia la catástrofe”. Su fracaso y el de la Re­pública que personificaba fueron los de una España que no supo encontrar un marco de convivencia.

Texto completo en fuente original


Deja un comentario

Taller de Cuento de Letralia: Antología Nº 1

SAICSHU ha cerrado ya las inscripciones para el Taller de Escritura Creativa que se desarrollará hasta junio, aunque se ha dejado abierta la opción de asesorías personales para quienes se hallen interesados en esta capacitación y no hayan podido integrarse en alguno de los grupos ya constituidos.

La experiencia reciente nos muestra la importancia de potenciar este tipo de habilidades en un contexto cada vez más lastrado por baremaciones burocráticas y pretendidas mediciones ‘objetivas’ de la labor que se realiza en el ámbito de las ciencias sociales y las humanidades, que asfixian a quienes aman su trabajo y desean exponer sus hallazgos y sus reflexiones más allá del encorsetamiento de asfixiantes sistemas de evaluación.

Por todo lo anterior seguiremos desarrollando y fomentando nuestra oferta en este sector y recomendaremos iniciativas como la que se expone a continuación.

_____

El Taller de Cuento de Letralia ofrece servicios de formación y aporta contenidos de valor a quienes decidan que es hora de potenciar sus aptitudes literarias. Con el tiempo se han sumado dos más, el Taller de Poesía y el Taller de Lectoescritura Poética, ambos a cargo de la escritora venezolana Gabriela Rosas. Los tres se dictan con atención personalizada (comienza en el momento en que el alumno se inscribe) y están dando muy buenos resultados. Y vienen más.

Estamos convencidos de que escribir buena literatura es un talento innato, pero al mismo tiempo creemos que es importante acceder a un conocimiento sistemático sobre el área en la que queremos incursionar. Por esto hemos construido el Taller de Cuento de Letralia atendiendo a lo que un cuentista contemporáneo necesita conocer: lo que define al género, la concepción de personajes, acciones y escenarios, las técnicas básicas y avanzadas, los experimentos e, incluso, el rumbo que debe dársele a un cuento una vez que está terminado para que llegue a su destino, que no es otro que los ojos del lector. Y todo matizado no sólo con nuestra orientación personalizada, sino además con material de apoyo de altísima calidad, desde magistrales cuentos hasta textos ilustrativos de grandes autores de todos los tiempos. Taller de Cuento de Letralia: Antología Nº 1 es el título del libro digital que acaba de publicar la revista de los escritores de habla hispana con textos de quince autores de diversas nacionalidades que concluyeron con éxito esta experiencia formativa coordinada por el escritor venezolano Jorge Gómez Jiménez. El libro es de acceso gratuito y está ya disponible para su lectura en la web o para su descarga en formato PDF.


1 comentario

RUNA, archivo para las ciencias del hombre

La revista Runa, archivo para las ciencias del hombre es una publicación semestral del Instituto de Ciencias Antropológicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Está abierta a autores nacionales y extranjeros que desarrollen sus investigaciones en el campo de la antropología biológica, la antropología social, la etnología, la etnohistoria y el folklore, buscando fortalecer el intercambio académico en el marco de las Ciencias Sociales y Humanas. Publica artículos originales, conferencias, entrevistas, traducciones, comentarios de libros y debates. Según la sección, las contribuciones recibidas por la revista serán evaluadas por sistema de pares externos doble ciego.

Acceso al último número (vol. 1, núm. 2, 2020), Dosier: Debates acerca de la Antropología del Estado y las Políticas Públicas en contextos latinoamericanos contemporáneos


Deja un comentario

Sonia Goldenberg. Perú, el país ingobernable

En noviembre, Perú tuvo tres presidentes en diez días. Uno de ellos duró seis días. Y no sabemos si el actual presidente interino, Francisco Sagasti, llegará hasta abril, el mes en el que están programadas las elecciones generales. Y si lo hace, ¿quién lo seguirá? ¿Mi país es ingobernable?

Perú ha vivido ocho golpes militares en el siglo XX. Pero en las últimas dos décadas, el país se había convertido en una democracia relativamente estable, con disminución en los índices de pobreza y un crecimiento económico sostenido. Y, sin embargo, la corrupción se mantuvo profundamente enraizada. Cuatro presidentes recientes estuvieron o están siendo investigados por acusaciones de aceptar pagos ilícitos de Odebrecht, la megaempresa de construcción brasileña que corrompió a casi todos los países de la región. Una intensa campaña anticorrupción sosegó la indignación pública, pero exacerbó nuestro gusto por el canibalismo político.

Todos los esfuerzos de limpiar el pantano han terminado en caos. Y detrás de ese caos hay un enigma crucial: ¿Cómo combatir la impunidad cuando todo el sistema político está podrido, incluyendo a los mismos políticos que, se supone, deben generar los cambios necesarios? Es, naturalmente, una situación complicada, en la que se juega la estabilidad de la nación.

En este escenario, el drama peruano tiene una advertencia para América Latina, una región con corrupción muy extendida. Esto invita a los ciudadanos a desconfiar de cualquier campaña que se presente como una cruzada heroica para erradicar la corrupción prometiendo penas más severas para los funcionarios corruptos.

En Perú, la guerra política alcanzó un punto crítico en los últimos tres meses. Nada estaba fuera de la mesa en la lucha por eliminar a los rivales políticos, incluidas nuevas formas de golpes de Estado. No había necesidad de usar a las fuerzas armadas cuando la Constitución provee algunas lagunas convenientes. Por ejemplo, la oposición en el Congreso puede vacar con rapidez a un presidente con la causal de “incapacidad moral permanente”, un concepto ambiguo que podría referirse tanto a la aptitud mental como moral de un mandatario.

Pedro Pablo Kuczynski, un banquero de inversión retirado de Wall Street, fue elegido presidente en 2016 por un periodo de cinco años. Después de menos de dos años en el cargo, fue forzado a renunciar cuando iba a ser vacado por el Congreso. Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori y líder del partido fujimorista, había sido derrotada en las elecciones presidenciales por un margen muy estrecho y se negaba a aceptarlo. Entonces, usó la mayoría de su bancada en el Congreso para destituir a Kuczynski acusándolo de corrupción. Aunque Kuczynski, de 82 años, no ha sido acusado formalmente, ha permanecido en arresto domiciliario por más de dos años.

Así llegó al poder Martín Vizcarra, vicepresidente de Kuczynski, quien conspiró para destituir a su jefe. Al inicio, Vizcarra fue el peón de Fujimori. Pero, en nombre de una cruzada anticorrupción, destruyó al partido fujimorista. Sus índices de aprobación aumentaron y alcanzaron su punto máximo en septiembre de 2019, cuando disolvió el Congreso, una decisión radical que destruyó el equilibrio de poderes y aplastó a una oposición corrupta y desagradable, pero elegida democráticamente. Esto le permitió a Vizcarra gobernar por decreto durante más de seis meses.

El golpe fue justificado por progresistas liberales y activistas anticorrupción como una medida necesaria para impulsar una reforma política. La corte más alta de la nación, el Tribunal Constitucional, aprobó la decisión en una votación de 4 a 3. Después se celebraron elecciones legislativas y, en marzo, se instaló un nuevo Congreso, tan corrupto como el anterior.

En noviembre, los medios noticiosos locales publicaron reportajes en los que se acusaba a Vizcarra de aceptar supuestos sobornos de constructoras cuando fue gobernador de la provincia sureña de Moquegua. Siguiendo las leyes del karma, el Congreso lo destituyó. Unos días más tarde, un juez le prohibió salir del país por dieciocho meses como consecuencia de las investigaciones por corrupción en su contra.

Texto completo en fuente original


1 comentario

Comunicar, vol. XXIX, núm. 66, 1º trimestre, enero de 2021

Dosier: Escuelas públicas para la transformación en la Sociedad del Conocimiento

Editores Temáticos

Dr. Ola Erstad – Universidad de Oslo – Noruega

Dra. Raquel Miño – Universidad de Barcelona – España

Dr. Pablo Rivera – Univ. Andrés Bello / Univ. de Barcelona – España

Índice

Prácticas educativas para transformar y conectar escuelas y comunidades

Educational practices to transform and connect schools and communities

Ola Erstad, Oslo (Noruega), Raquel Miño, Barcelona (España) & Pablo Rivera-Vargas, Santiago de Chile (Chile).

El reto de la enseñanza dialógica inclusiva en la escuela pública secundaria

The challenge of inclusive dialogic teaching in public secondary school

Chrysi Rapanta, Lisboa (Portugal), Mercè Garcia-Mila, Barcelona (España), Ana Remesal, Barcelona (España) & Cláudia Gonçalves, Lisboa (Portugal).

Proyectos STEAM con formato KIKS para el desarrollo de competencias clave

STEAM projects with KIKS format for developing key competences

José-Manuel Diego-Mantecón, Santander (España), Teresa-F. Blanco, Santiago de Compostela (España), Zaira Ortiz-Laso, Santander (España) & Zsolt Lavicza, Linz (Austria).

Agresividad, inestabilidad y educación socioemocional en un entorno inclusivo

Aggressiveness, instability and social-emotional education in an inclusive environment

Ana-M. Tur-Porcar, Valencia (España), Anna Llorca-Mestre, Valencia (España) & Vicenta Mestre-Escrivá, Valencia (España).

TIC y gestión del conocimiento en estudiantes de Magisterio e Ingeniería

ICT and knowledge management in Teaching and Engineering Students

Elena Ferrero-de-Lucas, León (España), Isabel Cantón-Mayo, León (España), Marta Menéndez-Fernández, León (España), Adrián Escapa-González, León (España) & Antonio Bernardo-Sánchez, León (España).

Seguimiento informativo y percepción del riesgo ante la Covid-19 en España

News consumption and risk perception of Covid-19 in Spain

Alberto Mora-Rodríguez, Murcia (España) & Inmaculada Melero-López, Murcia (España).

Twitter presidencial ante la COVID-19: Entre el populismo y la política pop

Presidential Twitter in the face of COVID-19: Between populism and pop politics

Juan-Luis Manfredi-Sánchez, Toledo (España), Adriana Amado-Suárez, Buenos Aires (Argentina) & Silvio Waisbord, Washington DC (Estados Unidos).

Representaciones mediáticas de los menores que migran solos: Los MENA en la prensa española

Media representation of minors who migrate on their own: The ‘MENA’ in the Spanish press

Juan-David Gómez-Quintero, Zaragoza (España), Jesús-C. Aguerri, Burgos (España) & Chabier Gimeno-Monterde, Zaragoza (España).

Meta-reflexividad para la resiliencia contra la desinformación

Meta-reflexivity for resilience against disinformation

Tea Golob, Novo Mesto (Eslovenia), Matej Makarovič, Nova Gorica (Eslovenia) & Mateja Rek, Ljubljana (Eslovenia).

Predicción del bienestar sobre el uso de pantallas inteligentes de los niños

Predicting wellbeing in children’s use of smart screen devices

Félix Ortega-Mohedano, Salamanca (España) & Fernando Pinto-Hernández, Madrid (España).

Acceso a los contenidos